Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Noelia de Trastámara
Viernes, 8 de septiembre de 2017

De las "autonosuyas" a nación de naciones

Guardar en Mis Noticias.

 

Con la mal llamada democracia llegó la organización territorial que conocimos como el “café para todos”: la fragmentación de España en las autonomías o mejor deberíamos decir, siguiendo a Vizcaíno Casas, en las “autonosuyas”. El tentador pastel con el que repartir competencias, poder y con ello, riquezas.

 

Gracias al sistema electoral de esta democracia disfuncional, se permitieron partidos secesionistas que no tienen a mi juicio y al juicio de cualquiera que tenga un ápice de sentido común, razón de ser, facilitando con ello la posibilidad convertirse en llave o bisagra de pactos de gobierno a cambio de inversiones egoístas  y con chantajes de más competencias. ¿Quién le quita un caramelo a un niño caprichoso?

 

Se les dio poder y todos los derechos a unos que, valiéndose de ellos, apuestan de manera enfermiza por abolir desde el interior nuestra patria. No se necesita ser demasiado avispado para prever que la ambición secesionista nunca será saciada.

 

Esta misma semana, Puigdemont y toda su flota de energúmenos nos presentan su primer paso hacia la república de Cataluña, la Hacienda Catalana y con ella la potestad de  la recaudación de impuestos. Esto es una sintomatología inequívoca de lo que son estos burgueses con aspiraciones de dioses, que dejan claro nuevamente sus intenciones, intenciones que no percibe una gran mayoría de catalanes fruto de demasiados años de manipulación incrementando el odio a España desde edades muy tempranas.

 

Hoy nos llega el nuevo y flamante recién reelegido secretario general del PSOE, el Señor Pedro Sánchez, aquel que es capaz de cambiar la definición y en concepto de España según le compute en votos, con que existen no sé cuántas naciones en nuestro suelo: ¡Se vende patria! ¡Barata, barata! La tengo a cuartos, cuartos y mitad, a medias o enteras.

 

Tras tanto, los españoles que amamos España, esa mayoría silenciosa que de paciencia ya andamos algo escasos, asistimos estupefactos y expectantes a este nuevo desafío separatista catalán, el que aseguran desde el gobierno de la nación que no se producirá bajo ningún concepto, sin desvelar el cómo o el cuándo piensan impedirlo.

 

Españoles todos, no debemos permitir ni un segundo más un solo insulto hacia nuestra persona por el hecho de ser lo que somos, lo más grande que somos, ser Español. Orgullo patrio que me arde en las venas y me pide paso.

 

Porque la patria como la madre, con razón o sin ella.

 

Porque España no es ni mucho ni poco, España es TODO.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Lunes, 18 de septiembre de 2017 a las 22:30
Celso Noval Plaja.
Viví en España de 1954 a a 1967. Bajo el mando de Don Francisco Franco.
Me dan ganas de llorar de ver este lío que les está haciendo la masonería, a un pueblo ejemplar, como es el Español.
Que nos sirva de ejemplo aquí en México para no dejar a la porquería política masona, llegar a estos extremos.
Un abrazo Noelia y gracias por Tu participación también con nosotros.
Fecha: Viernes, 8 de septiembre de 2017 a las 22:00
María
Buenísima columna, con la verdad imperando y llena de amor por nuestra patria.

La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress