Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Dr. Germán Merino
Sábado, 9 de septiembre de 2017

"Mearse de risa"

Guardar en Mis Noticias.

[Img #4988]“Mearse de risa”... es algo tan extendido que hasta existe una frase hecha. Y sí, es un hecho generalizado. Pero que sea general no significa que sea normal. Un sistema urinario normal debe poder contener una risa, una tos, un estornudo... ¿Por qué fracasa el sistema?.

 

El suelo pélvico, el periné, es el conjunto de músculos, ligamentos, fascias, que tapizan el suelo de la pelvis en su porción inferior más declive. Popularmente tenemos la idea que el suelo pélvico es la musculatura de los esfínteres, la que apretamos cuando aguantamos la orina o intentamos retener un gas. El suelo pélvico es un potente entramado de músculos que tapizan el interior de la pelvis, y los esfínteres son una pequeñísima parte de ellos. Los esfínteres son, básicamente, la punta del iceberg del gran Suelo Pélvico.

 

Generalmente, tendemos a imaginar el suelo pélvico como un grupo de músculos que cuelgan de la pelvis, como una hamaca. El suelo pélvico no cuelga allá abajo, aislado. El suelo pélvico forma parte de la esfera abdómino-pelviana, concretamente, es la parte de abajo de esa esfera. La parte superior de la esfera abdómino-pelviana es el diafragma, músculo respiratorio. Las paredes las forman los abdominales y la columna vertebral, y la parte inferior es el suelo pélvico. La esfera funciona como unidad, es como un globo elástico. Cuando presionamos una parte de ella, la otra se abomba. La presión desde arriba se expresa abajo. La contracción desde abajo, conduce la presión hacia arriba.


Diafragma, abdominales, suelo pélvico. Los tres grupos musculares forman una unidad, trabajan en equipo. Los tres están implicados en los problemas del suelo pélvico. Los tres se deben trabajar ante cualquier problema en el periné. Las incontinencias y demás “patologías” se manifiestan en la musculatura de los esfínteres. Los esfínteres son los que ceden, pero no son necesariamente los que tienen el problema. Digamos que los esfínteres son “avasallados” porque la esfera abdómino-pelviana se ha desprogramado y no funciona como unidad.Por eso, cuando hablamos de trabajo de suelo pélvico, hablamos de reeducación abdómino-pelviana, es decir, reeducación de los componentes de la esfera abdómino-pelviana.

 

La rehabilitación, la mejora, la tonificación del suelo pélvico se basa en la reeducación de la esfera abdómino-pelviana y en reeducar a los abdominales, al diafragma y al suelo pélvico, para que vuelvan a trabajar en equipo y se protejan los unos a los otros.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress