Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Editorial La Tribuna de Cartagena
Domingo, 10 de septiembre de 2017
PSOE y PP se alían para mantener el poder de la Compañía de Aguas

Hidrogea será quien gobierne en Cartagena

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Ayuntamiento de Cartagena Hidrogea

En política pocas cosas son casuales. En política, y cuando la política es en Cartagena en donde esto del “servicio público” alcanza los más bastardos intereses de todo el territorio nacional, todo pasa siempre por algo.

 

¿De verdad creen ustedes que la alusión de José López a una marisquería es lo que provoca su cese como primer  teniente de alcalde de la trimilenaria? Vamos, no me sean ingenuos: hacen muchos años que saben que los únicos reyes que existen son esos que mantenemos, a todo lujo de privilegios y con fiscales a su completa disposición de defensa, en el Palacio de la Zarzuela.

 

No sé bien si es este un Editorial o un “totum revolutum” en el que se mezcla toda clase de elementos imprescindibles para una novela negra: personajes siniestros, grupos mafiosos, embarazos a punto de llegar a término, previsión de partos, marisquerías, matones del tres al cuarto, pregoneros de fiestas y, sobre todo, los grandísimos intereses económicos de una empresa que vende el agua a precio de vino y que tiene la adjudicación de servicio público de Cartagena con condiciones propias de los tiempos en los que los señores poseían el derecho de pernada sobre las mujeres de sus vasallos.

 

Hidrogea ha mandado mucho en Cartagena (como en otras muchas ciudades) y ha ganado muchísimos cientos de millones de euros cobrando, a precio de usura, e imponiendo, de manera tácita o explícita, las propias reglas de juego de las que se beneficia.

 

Y alguien andaba detrás de ellos, pisándoles los talones e intentando poner al descubierto sus presuntas corruptelas. Lo hizo mientras estuvo en la oposición e intensificó el cerco durante los dos años en que ejerció el mandato de la alcaldía. Pero Pepe López, preso de su propia arrogancia y de dosis elevadas de ingenuidad, llegó a creer –cuando asumió la vara de alcalde- que era él quien mandaba en la ciudad de Cartagena. Pero no eran así las cosas. Hidrogea no iba a perder “un chollo” de tantos millones de euros sólo porque un destalentado (que llegaba a la política creyendo que el servicio público era eso de poner tus ideas a funcionar para mejorar la calidad de vida de tus conciudadanos) no acabara de entender que el alcalde de Cartagena no es el que manda sino, tan sólo, el encargado del amo del cortijo a quien debe guardar sus posesiones y liquidarle sus réditos. López se volvió loco, durante sus dos años de alcalde, intentando destapar alguna de las muchísimas irregularidades que hay en los sobrecostes de la adjudicataria casi perpetua de las aguas de la ciudad pero nada (o muy poco, para ser escrupulosamente exactos) pudo hacer al respecto.

 

Luchar contra Hidrogea (y si no que le pregunten al bueno de Marrcelo Correa) es más difícil que destronar a la saga de los Castros del poder revolucionario de Cuba.

 

Para que se hagan ustedes una idea, la concesionaria de aguas tiene cogidos a los cartageneros por los mismísimos testículos nada menos que desde que Felipe González llegó a la presidencia del gobierno de España. O dicho de otra manera mucho más didáctica: si se revisaran los libros de texto, los chavales estudiarían la “memoria histórica”, esa que pasa de largo los cuarenta años de Franco en el poder (que les quedan ya muy lejanos) y que se centrarían en la dictadura de Hidrogea en Cartagena, una dictadura que dura ya más de veinticinco años.

 

Hagamos un resumen de lo ocurrido estos últimos días:

 

El pasado ocho de septiembre la alcaldesa socialista, Ana Belén Castejón, aprovechando la ausencia de la ciudad de José López, cesa al líder del Movimiento Ciudadano como primer teniente de alcalde y responsable de las áreas municipales de su incumbencia, bajo el pretexto de haber ofendido gravemente la honorabilidad del PSOE (como si al PSOE le quedara un mínimo de honorabilidad que pudiera verse afectada por una ofensa) en el pleno del día anterior, precisamente el mismo día de mayor vergüenza en la historia democrática (¿democrática?) de Cartagena, cuando Ángel Tarifa fue agredido por el exconcejal socialista y hostelero especializado en las mejores cigalas de la zona, Manuel Torres. El agresivo socialista y su hijo, ambos con las peores artes de los “matones de barrio” intentaron provocar sin éxito a José López y acabó pagando los platos el pobre secretario de organización del Movimiento Ciudadano.

 

De la agresión poco o nada se ha hablado ya que, tanto a la muy preñada señora alcaldesa como al portavoz del Partido Popular, este liviano “incidente” no podía estropearles su jugada maestra.

 

Algo así como un mes antes la señora Castejón (a quien parece que el embarazo le ha dado por replantearse todo del modo más maquiavélico), decidió otorgar los dos títulos de pregoneros de las fiestas de Cartagineses y Romanos a quienes menos podía imaginarse. No, no es que el estado de buena esperanza de la señora Castejón le hiciera perder el juicio: al contrario, ha desarrollado al máximo su compleja capacidad analítica y vino a hacer aquello que a ella (personalmente) más le interesaba y lo que le dictaba su gran sentido de la supervivencia. Recordemos que, además de ser políticamente un cartel impresentable, el decidido apoyo de Ana Belén Castejón a Susana Díaz en las primarias del PSOE (creyendo que apostaba a caballo ganador), unido a las acusaciones de fraude en las primarias locales y a lo pésimamente que ha gestionado la casa socialista local, la convierten en un cadáver político por mucho que, también ahora, intente “bailarle los nanos” a la hija de Rafael González Tovar, probable nueva secretaria general de los socialistas de la Comunidad Autónoma.

 

Defenestrada pues y consciente de lo difícil que tendría ganarse la vida fuera de la política (ya que ni su experiencia profesional ni su expediente académico le acompañan, mucho más allá que para coger cita en las listas como demandante de empleo del INEM) la alcaldesa se lo está currando de lo lindo con los populares, que ya bromean sobre su insistencia –que casi raya en la mendicidad) para ser recolocada, dentro de dos añitos, en cualesquiera de esos despachos que el PP tiene para acoger cadáveres políticos con los que se tenga cierta deuda de gratitud.

 

Pues bien, como les venía contando, la  alcaldesa no para últimamente de repasar, unas y otra vez, las hojas del calendario y la situación le pinta muy fea: se ve pariendo en plenas fiestas y, en consecuencia, asumiendo provisionalmente el mando de la ciudad al primer teniente de alcalde José López.

 

¡Esto puede ser una catástrofe! exclama su servil jefe de gabinete.  Pepe López, junto al presidente López Miras, puede liarla parda.

 

Y tanto que puede liarla parda. A nadie que conozca un poco a José López sabe que aprovechará el acto para echar en cara al pregonero que no se haya acordado de la existencia de Cartagena hasta aquel mismísimo momento y podría montarse en la calle una como no se recuerda en la ciudad desde los tristes acontecimientos de la quema de la Asamblea regional.

 

El Partido Popular, guiado por su más que ambiciosa candidata a la alcaldía, la portavoz del gobierno Noelia Arroyo y los varones locales del PSOE se reúnen en torno a unas buenas cigalas, gambas del terreno y langostinos preparados con el mayor esmero por el “agresivo” Manuel Torres.

 

Y de esa comida sale la solución: hay que  quitar las competencias a López y si quiere romper el pacto que lo rompa. El Partido Popular no presentará una moción de censura. Y lo más importante: Hidrogea, dueña y señora del cortijo, bendice la operación.

 

Esta es la verdadera historia de la retirada de competencias a José López.

 

Miren ustedes, si quisieran romper un pacto con el líder del Movimiento Ciudadano por sus salidas de tono tendrían todos los días infinidad de ocasiones para hacerlo pues, entre las virtudes del exalcalde no figura, ni por asomo, el sentido de la ponderación, la prudencia ni el excesivo cuidado de las formas. Es cierto, José López a veces puede llegar a ser hasta muy maleducado, pero no es esto lo que incomoda a la compañía adjudicataria de las aguas. Lo que no puede seguir consintiendo el verdadero amo del cortijo es que José López es honrado, constante y curioso y las tres cualidades juntas le convierten en todo un enemigo a abatir, por lo civil o por lo militar, para la compañía Hidrogea.

 

Seguiremos informando con todo detalle.

 

Ahora van y lo cascan…

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
12 Comentarios
Fecha: Domingo, 17 de septiembre de 2017 a las 12:14
Carlos León Roch
Antes del escándalo del agua...
Sí, antes de que cientos de millones se fueran por el desagüe (¡nunca imagen más significativa!), y que nuestra agua fuera una del as más caras de España, El ayuntamiento de Cartagena asumía el Servicio de Aguas con unos pocos y modélicos funcionarios.
Hace "mil años" yo era concejal y recuerdo aquel Servicio ,encabezado por el inolvidable Colao...
Esto es simple nosltagia de una época en que el término "Servicio" tenía verdadero sentido...
¡Oh tempora,oh more!
Fecha: Domingo, 10 de septiembre de 2017 a las 23:26
EL GATO PARDO
Creo que ya esta bien, no vamos a terminar nunca con las corruptelas, todo por asegurarse un sueldo o entradas extras de dinero.Manuel Torres, exconcejal pagando las cuotas de los afiliados de su agrupacion socialista, para asegurarse su puesto, Espejo ni oficio futuro, Castejon lo mismo.No teneis dignidad, ni oficio, pero lo unico que os importa es vuestro futuro, a los sufridos nosotros pagadores de impuestos, que nos den.Ya Esta Bien.Indignos
Fecha: Domingo, 10 de septiembre de 2017 a las 21:11
Julián
Estoy muy de acuerdo con la editorial, hasta hoy tenía dudas, no dé a quién votar pues ya vote a Pepe Cavite, ahora voy a dar otro paso, me voy a afiliar al partido MOVIMIENTO CIUDADANO, y estoy seguro que algunos amigos míos cuando les explique todo esto optaran por lo mismo. Gracias al periódico, un saludo Julián
Fecha: Domingo, 10 de septiembre de 2017 a las 20:52
Anonimo
Deberia hacerse publico el desfalco que sotiene mensualmente sobre los propietarios de las 2 urbanizacones descentralizadas sin estar dentro de la concesion de Hidrogea inicial y que ha generado un sobrecosto de mas de 12 millones de euros estos 25 años, a estos propietarios.
Fecha: Domingo, 10 de septiembre de 2017 a las 19:07
Santiago
Señora Castejón: ¿Qué piensa usted hacer,junto al PP, ya sabe,el partido que cargo sobre las espaldas de los cartageneros el robo del Auditorio y Psjscio de Deportes?
Recibiendo órdenes desde Murcia y Ferraz. Así ,a seguir permitiendo que Hidrogea nos tsrife el agua a precios de escándalo.
Prefiero un alcalde quecdefuebda está ciudad. Aunque los modos muchas veces no sean adecuados, a un partido que tiene la corrupción hasta los tuétsnos. Bueno, partidos:PP y PSOE. Vergüenza de políticos .

Fecha: Domingo, 10 de septiembre de 2017 a las 19:02
lacaco
Excelente artículo. Enhorabuena al autor
Fecha: Domingo, 10 de septiembre de 2017 a las 12:56
jose casau
Estoy totalmente de acuerdo.Tengo que ańadir que ayer hablando con un amigo, me comento que dos veces de varias que ha estado en esa marisqueria, se encontro con la alcaldesa y varios Sres. Comiendo.
Fecha: Domingo, 10 de septiembre de 2017 a las 12:21
María Hernández
Exceletente información, toda esta trama me era desconocida, vaya treje manejes de unos y otros, qué asco de políticos!!!!!
Fecha: Domingo, 10 de septiembre de 2017 a las 12:08
Carlos
Esta Editorial refleja toda la verdad. Hay que ser muy torpe para no darnos cuenta de hasta qué punto manda en esta ciudad la empresa Hidrogea. Y los teneis muy bien puestos. Gracias por hacer un periodismo de verdad
Fecha: Domingo, 10 de septiembre de 2017 a las 12:04
Toñi
En todos sitios cuecen habas. Pero si esto es así como contais, Cartagena debe enterarse de lo que pasa con este cortijo Cartagenero. Estoy de acuerdo que López tiene que pulir un poco sus maneras. Pero cuando él quiere, se sabe hacer escuchar por los medios de información. Por mi parte, comparto vuestro articulo, con mis conocidos
Fecha: Domingo, 10 de septiembre de 2017 a las 11:53
La buena educacion
Más claro… AGUA.
Aunque es de agradecer que las cosas se hagan con mandan los cánones. Tal como recoge Leonardo da Vinci en el Codex Romanoff, en el que nos explica “cómo sentar a un asesino a la mesa.”
“Si hay un asesinato planeado para la comida, entonces lo más decoroso es que el asesino tome asiento junto a aquel que será el objeto de su arte, y que se sitúe a la izquierda o a la derecha de esta persona dependerá del método del asesino, pues de esta forma no interrumpirá tanto la conversación si la realización de este hecho se limita a una zona pequeña…
... Después de que el cadáver, y las manchas de sangre, de haberlas, haya sido retirado por los servidores, es costumbre que el asesin@ también se retire de la mesa, pues su presencia en ocasiones puede perturbar las digestiones de las personas que se encuentran sentadas a su lado, y en este punto un buen anfitrión tendrá siempre un nuevo invitado, quien habrá esperado fuera, dispuesto a sentarse a la mesa en ese momento”.
Fecha: Domingo, 10 de septiembre de 2017 a las 11:38
A. D.
Desde luego que en Cartagena hay un antes y un después desde el 1 de septiembre en que empezó sus ediciones La Tribuna de Cartagena. Ya nos hemos olvidado del periodismo del pesebre murciano de La Verdad y La Opinion y empezamos a acostumbrarnos a artículos como este. Dentro de poco lo veremos normal y se nos olvidara daros las gracias porque además esto es el periodismo y esto es lo normal yno lo que teníamos hasta ahora. Pero yo quiero seguir agradeciendo el coraje y la valentía que le echais un grupo de periodistas que habéis venido a hacer un gran servicio a esta ciudad, el autentico periodismo. Cuidado con Hidrogea, os buscais enemigos muy poderosos

La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress