Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

www.latribunadecartagena.com
Miércoles, 20 de septiembre de 2017
Editorial de César Vidal

La inquisición de la ideología de género

Guardar en Mis Noticias.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Domingo, 8 de octubre de 2017 a las 11:05
Luis Pablo Pérez-Campos Martínez
Magnífico. Me encanta escucharlo.
Fecha: Jueves, 21 de septiembre de 2017 a las 05:56
Antonio
Es el resultado de la derrota de 1945
Fecha: Miércoles, 20 de septiembre de 2017 a las 20:58
Rubén
Hombre, yo más que con la Inquisición, un tribunal eclesiástico, más bien lo compararía con el Acta de Supremacía de la Inglaterra protestante de Isabel I porque ahí, efectivamente, sí intervenía el Estado inglés con todo su poder para suprimir el catolicismo de los territorios de "su graciosa" majestad.
Para que la gente se haga una idea de hasta donde llegaba el control y el terror estatista infundido por el Estado inglés hay que explicar que el Acta de Supremacía designaba obligatoria la asistencia a los servicios religiosos del nuevo culto. En caso de faltar, las sanciones iban desde los latigazos a la muerte. El Estado, no en vano, promocionaba un sistema de delaciones por el que aquellos que no denunciaban a sus vecinos podían acabar en la cárcel. En 1585, el Parlamento inglés dio un plazo de 40 días para que los sacerdotes católicos abandonaran el país bajo amenaza de muerte y se prohibió la misa incluso de forma privada.
El Acta de Supremacía montó un sistema de espionaje y delación vecinal que permitió un estricto control individual y de los movimientos y viajes de conocidos, parientes y viajeros. La represión logró borrar definitivamente de Inglaterra el catolicismo.

La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress