Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Un artículo de Jorge Martín, profesor de Humanidades
Domingo, 15 de octubre de 2017

Unionismos en Europa: la otra cara de la Europa de los separatismos

Guardar en Mis Noticias.

 

[Img #6173]

 

En la Europa de los nacionalismos centrífugos, los separatismos atomizadores y los secesionismos debilitantes, también existen movimientos políticos y sociales cuyo objetivo es aunar esfuerzos e integrar naciones cuyos vínculos históricos o culturales son antiguos y sólidos: dos casos significativos, por encontrarse, uno en la punta occidental y, el otro, casi en la oriental del continente europeo, son el del iberismo y y el del unionismo moldavo.

 

El iberismo

 

Desde que Alfonso III concediera al asturiano Vimara Pérez el título de conde de Portu Cale en el año 868 poco después de su conquista, las trayectorias histórica e Portugal y España estuvieron estrechamente ligadas hasta mediados del siglo XVII. Tras su separación en 1640, habrá que esperar hasta el siglo XIX1 para ver cómo surgían con fuerza, tanto en un país como en el otro, figuras y movimientos políticos que propugnaban, bien la unión, bien una mayor integración fiscal, monetaria, administrativa, etc. proyectos que se han recuperado en plenos siglo XXI2.

 

Unionismo moldavo

 

Durante la segunda mitad del siglo XV, el príncipe de Moldavia Esteban el Grande logró establecer su dominio sobre territorios donde hoy se habla rumano, pero que se hayan divididos entre países como Ucrania, Rumanía y la actual República de Moldavia. Anexionada Besarabia por Rusia en virtud al Tratado de Bucarest del 28 de mayo de 1812, los rumanos de uno y otro lado nunca renunciaron a la reunificación, acontecimiento que se produciría casi 100 años después, en 19183. Con el Pacto Molotov-Ribbentrop, no obstante, Besarabia volvía a manos rusas. A principios de 1990 este territorio declaró la independencia pasando a convertirse en República de Moldavia. Si bien, una parte de la población se considera a sí misma como específicamente moldava, existen pujantes movimientos que defienden la reunificación con Rumanía, dada la común identidad rumana y que, de producirse, dicho territorio pasaría a formar parte de la Unión Europa. La presencia del antiguo presidente de Rumanía, Traian Basescu, en un acto del principal partido unionista moldavo, el Partido de la Unión Nacional, constituye un espaldarazo para este proyecto unionista.

 

Otros unionismos: del Mediterráneo al Atlántico Norte

 

La enosis

 

Como en el caso de Moldavia, también la Guerra ruso-turca de 1877-1878 y la paz subsiguiente constituiría un importante hito de cara al nacimiento de la República de Chipre. En 1878 quedaría bajo la influencia del Imperio británico para ser anexionada el 5 de noviembre de 1914. Los británicos ofrecerían Chipre a Constantino I de Grecia en 1915 a cambio de su entrada en la guerra mundial del lado de la Entente (también estuvo Rumanía vacilando si entrar del lado de la Entente a cambio de Bucovina y Transilvania o de los Imperios Centrales a cambio de Besarabia), pero el germanófilo monarca griego la rechazó. A raíz del Tratado de Lausana (1925) Chipre pasa a convertirse en colonia del Imperio británico y no será hasta la firma de los Acuerdos de Zürich y Londres en agosto de 1960 cuando nazca la República de Chipre.

 

Los anhelos de unión con Grecia han sido constantes entre la población griega de la isla (en 1960 se estima en casi el 80 % de la población) así como en diversos sectores sociales, políticos y económicos de la Grecia continental cuyas esperanzas quedaron frustradas en 1974 a raíz de la invasión turca de la isla y su división.

 

La entrada de Chipre en la Unión Europea - en 2012 ostentó la presidencia de la misma 4 – gracias, en buena medida, al decidido apoyo de Atenas ha reconducido la lucha por la enosis en favor de unas relaciones más estrechas entre ambos países, condicionadas, no obstante, por la amenaza que supone Turquía y la necesidad de integrarla en el esquema europeo para propiciar la estabilidad en la región.

 

La Unión escandinava

 

En la década de 1840 nacía entre estudiantes universitarios el movimiento escandinavista que buscaba la unión Dinamarca, Noruega y Suecia. Ya en 1839 Hans Christian Andersen había escrito el poema “Yo soy escandinavo” y aun en el himno nacional noruego se puede oír “The enemy threw away his weapon […] we went to the south; now we three brothers stand united, and shall stand like that!”, tres hermanos que no son otros que los países antes mencionados.

 

Estas románticas manifestaciones llegarían, no obstante, a materializarse en proyectos más serios cuando, en mayo de 1873, se crea la Unión Monetaria escandinava formada por Suecia y Dinamarca, a la que se añadiría Noruega dos años después, constituía uno de los primeros hitos de la profunda cooperación entre los países escandinavos – además de en el camino hacia la Unión Europea -.

 

Aunque deshecha para 1914, la Unión Monetaria supuso un referente para la cooperación entre los países nórdicos que, en la década de 1950 formalizarían iniciativas y organismos como el Pasaporte de la Unión Nórdica o el Consejo Nórdico.

 

Algunas voces 5 y movimientos pretenden ir más allá de la mera cooperación y formalizar una Federación Nórdica que haría de la misma, se estima, la décima potencia económica mundial y tener, en el seno de la UE, un papel de contrapeso tan importante como Polonia o España en relación a Francia y Alemania.

 

Gunnar Wetterberg, historiador y economista sueco, miembro de la Royal Swedish Academy of Sciences afirma, al respecto 6:

 

“Elsewhere in Europe, similar areas with the same culture and language have long since formed countries and states: England and France in the early Middle Ages, Spain in the 15th century, the United Kingdom in the 17th century, Germany and Italy in the 19th century… only the five Nordic countries have stubbornly remained separate”.

 


 

Notas:

[1]  Rocamora Rocamora, José Antonio  “Un nacionalismo fracasado: el iberismo” publicado en Espacio, tiempo y forma. Serie V, Historia contemporánea, Nº 2, 1989, págs. 29-56

 

[2] La Razón, 16 de septiembre de 2012 http://www.larazon.es/historico/4869-y-si-el-futuro-de-espana-estuviese-en-la-union-con-portugal-ULLA_RAZON_487847

 

[3] El rumano, 6 de septiembre de 2017 El impacto de la Revolución rusa en Rumanía: la unión de Besarabia en la prensa española http://www.periodicoelrumano.es/el-impacto-de-la-revolucion-rusa-en-rumania-la-union-de-besarabia-en-la-prensa-espanola/

 

 

[4]  El Mundo, 9 de junio de 2012 Chipre: La isla dividida toma las riendas de la UE, pese a Ankara http://www.elmundo.es/elmundo/2012/01/16/union_europea/1326733776.html

 

 

[6] EUOBSERVER 3 de noviembre de 2010 The United Nordic Federation  https://euobserver.com/opinion/31188

 

 

[5] Independent, 19 de mayo de 2016 Scandinavia should be made into one big country, says Norwegian billionaire  http://www.independent.co.uk/news/world/europe/scandinavia-should-be-made-into-one-big-country-says-norwegian-billionaire-a7037991.html

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress