Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Noelia de Trastámara
Jueves, 19 de octubre de 2017

LA TRAICIÓN A ESPAÑA

Guardar en Mis Noticias.

No existe nación en el mundo que albergue más enemigos en su propio suelo. No existe patria en todos los confines de la tierra que sostenga tanto odio entre otras naciones, algunos contaminados por  falsas leyendas, otros porque aborrecen la grandeza de lo que un día fuimos y ahora no nos dejan a ser, otros simplemente por ignorancia.

 

España, nación de naciones, brazo De Dios en el mundo. Esa piel de toro de la que todos deberían sentirse orgullosos, incluso aquellos que no han tenido la fortuna de nacer en esta bendita tierra. Pero la postverdad se ha implantado sistemáticamente en los medios, omitiendo las grandezas de nuestra historia y mostrando solo las falsedades creadas entre conspiraciones, cobardías, traiciones y deslealtades.

Nos vemos sumidos en una soledad aberrante. Sentimos que nadie nos representa o lo que es peor, nadie es lo que dice ser. Máscaras insufribles que nos desconectan de la realidad en la que vivimos. Medias verdades soportadas en aquello que llaman diálogo o tolerancia disfrazando todo sentido coherente por el temor de salir de la línea de lo políticamente correcto, obedeciendo a quien sabe quién.

España no es el gobierno de turno, aunque éste nos haya representado una vez más por el mandato del pueblo mediante las llamadas elecciones democráticas, un despropósito y una tomadura de pelo elevada a la máxima, España es tierra forjada en sangre, fuego, duelos y pasiones. Tierra de crisol maltratada en su ancha verdad.

 

Reclamo para ti, patria mía, justicia y reconocimiento. Reclamo para ti, un grito al cielo donde están los luceros de aquellos que nos precedieron. La heroicidad no ha muerto en nosotros, tan solo duerme. A eso nos aferramos los que creemos que nuestra patria merece incluso el sacrificio máximo.

¡Madre de muchas naciones, hija de un solo Dios verdadero, que no empañen más tu buen nombre porque la paciencia nunca se encontró entre nuestras virtudes!

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Jueves, 19 de octubre de 2017 a las 11:17
Pedro Conde
Siento y me uno al amor patrio de Noelia de Tratámara.

La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress