Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Josele Sánchez
Viernes, 27 de octubre de 2017
El sillar robado en San Ginés de la Jara que apareció aún no se sabe ni dónde, ni cómo

Javier Lorente citado a declarar en calidad de investigado

Guardar en Mis Noticias.

[Img #6572]

 

La de cosas raras que pasan en Cartagena y sólo en Cartagena. Esta trimilenaria ciudad tiene, según voy comprobando día a día, una novela detrás de cada suceso: incógnitas por desvelar, curiosas casualidades, malos que parecen buenos, más buenos que parecen malos y todo bajo una atmósfera de política corrupta capaz de ambientar el mejor de los guiones del cine negro americano.

 

Todo esto viene a cuento de la penúltima historia con la que me doy de bruces. Les pongo en situación: una lápida romana es arrancada de uno de los muros del Monasterio de San Ginés de la Jara. Corren los últimos días del ya lejano año 2.005 y un frío que pela congela hasta la imaginación de los agentes encargados de investigar el expolio.

 

Hasta aquí todo normal, todo normal si entendemos por normalidad que el patrimonio arqueológico de Cartagena, propiedad de todos los cartageneros, pueda sufrir cualquier expolio sin que nadie responda políticamente por ello. El ayuntamiento (presidido entonces por una alcaldesa de muy triste recuerdo y que los avatares y la lentitud de la justicia nos trae últimamente de nuevo a la actualidad informativa) pone la correspondiente denuncia. Y los días van pasando. Las afrentas continuas con la ciudad del Segura hacen que el cartagenero se pase el día despotricando contra los murcianos: y razones no les faltan pare ello, pero qué  bien le viene esto a los caciques de turno, en este caso, a la cacique en cuestión. “Es bueno que los cartageneros estén siempre a la greña con los murcianos, así no se meten en lo que les robo, ni en lo que les hago” -debe pensar la entonces alcaldesa-.

 

[Img #6573]Pocas semanas después ya nadie se acuerda de un triste bloque de piedra caliza gris en el que podía leerse la inscripción C.NVMISIVS.C. ¿A quién puede importarle un trozo de piedra del siglo I antes de Cristo? Y la vida sigue. La Barreiro recalifica terrenos, destroza edificios modernistas, se carga parajes protegidos, da de comer a los amigos (da de comer caviar del esturión pescado en el mar Caspio) y mete sus manos en Novo Cartago… no hay vecino, en toda la histórica ciudad portuaria, que no tema el poder que puede llegar a ejercer la Primera Dama.

 

Bueno, pues miren ustedes por dónde, doce años después, un individuo del mundo de la cultureta, el típico pseudointelectual o pseudoartista, que necesita para sobrevivir ir arrimándose siempre al sol que más calienta, un artista –dice él- (en mi pueblo a la gente así se le llaman besaculos) al que no se le conoce oficio ni beneficio, un payo que aparece en todos los saraos relacionados con el mundo del arte (siempre que ofrezcan vino de honor y canapés pagados por alguien) hace refrescar la memoria de políticos y funcionarios del Ayuntamiento. Un secretito al oído de la recién nombrada alcaldesa (esta del Parido Socialista) Ana Belén Castejón, revoluciona los despachos del viejo Palacio Consistorial: “Yo podría localizar el sillar desaparecido”. La frase la pronuncia el supuesto artista progre de marras que nunca da una puntada sin hilo: algo querrá a cambio, lo que sea, que le patrocinen una exposición, que le encarguen una esculturilla o que le nombre coordinador de la próxima chorrada que se le ocurra a un concejal de estos que se enteran de lo que es la cultura el día que comienzan a cobrar del erario público. Parece ser que El Culturetas -por momentos convertido en Indiana Jones en busca del arca perdida-, puede que sea un vago, un capullo integral; pero no es un tonto. Y ambición no le falta. La misma frase que le dijo a Ana Belén Castejón se la susurra a otro oído femenino capaz de retribuirle después, acaso mejor que la alcaldesa, su feliz hallazgo: se lo han dicho, según me cuentan, nada más y nada menos, que a Noelia Arroyo (con mando en plaza del Partido Popular). Y se lía parda. Si dos mujeres ambicionando el mismo hombre pueden montar una guerra civil, imaginen lo que debe ser dos mujeres (no las habrá más ambiciosas desde Almería hasta Alicante) detrás de conseguir el sillar que alguien expolió, al descuido, doce años atrás, en el Monasterio de San Ginés de la Jara.

 

No se pierdan el final (final del primer capítulo porque esto va para serie por entregas) de la historia. El sillar no va a ser ni para una ni para otra. Las dos féminas temibles de la política del terreno han de comerse sus palabras con todo los que habían presumido, cada una por su lado del gran hallazgo que iban a publicar en breve.

 

Ahora resulta que la piedra labrada en forma de paralelepípedo aparece, ¡cagate lorito!, en un museo de San Pedro de Pinatar, vamos, lo más alejado que podíamos encontrar del lugar de donde fue sustraída y, además, en un Museo tan insignificante que ni siquiera consta en la red de museos y museítos de la que presume tener la Comunidad Autónoma.

 

La prensa del sistema, la de toda la vida (ese periódico cuyo nombre coincide con lo que prometes decir cuando te citan a declarar en un juzgado) titula así una noticia publicada ¡ojo con las fechas que son importantes! el 29 de agosto del presente año: “Tras varios meses de investigación y en colaboración con la Guardia Civil ha sido hallada la pieza, que será evaluada por la Dirección General de Bienes Culturales para comprobar su estado”. Un titular tan consistente como un potaje de garbanzos. Y dice, después, en el cuerpo de la noticia: “Finalmente, técnicos de Cultura hallaban esta mañana la pieza que desde al menos el siglo XIX estaba incrustada en uno de los muros de San Ginés de la Jara”.

 

Quiere decirse, pues, que esta Comunidad Autónoma, o este Ayuntamiento, o donde de narices dependan, tiene técnicos que no sólo saben evaluar la procedencia, historia y autenticidad de una pieza sino que, además (y como diría nuestro paisano Federico Trillo) ¡manda huevos! encuentran joyas extraviadas de nuestro patrimonio cultural. Vamos, que no sé para qué se denunció el expolio a la Guardia Civil. Ni investigación ni leches. Se ve que, en esta tierra, si dejas salir un par de horas antes a los técnicos de cultura, camino de sus casas van encontrando piedras robadas.

 

Algo huele mal, ¿verdad? Pues voy finalizando la primera entrega.

 

El 25 de agosto de este año, sólo cuatro días antes de la publicación de esta noticia, se celebra un sarao a los que tanta afición les tiene El Culturetas, (ya pensaban ustedes que había desaparecido de la trama). Este sarao, además, lo organiza El Culturetas y se trata de una paellita en el Monasterio de San Ginés de la Jara y cuatro gilipolleces de esas que convierten, unas cervezas entre cuates, en toda una jornada cultural a la que acude siempre un concejal con cara de circunstancias.

 

Y saben quién aparece como patrocinador del tinglado: ¡el Ayuntamiento de San Pedro de Pinatar!, municipio a tomar por el saco del lugar de la celebración. ¿Qué carajo pinta el Ayuntamiento de San Pedro de Pinatar patrocinando una movida festivo-cultural- organizada por El Culturetas? ¡Coño!, la piedra de marras apareció en ese museo, vayan sacando conclusiones.

 

Les dejo, por el momento. Y les adjunto una fotografía de Javier Lorente, artista local, asistiendo al Juzgado de Instrucción número 5 de Cartagena, imputado por el juez por esto de la piedra que va a aparecer, que no aparece y que al final termina apareciendo en el museo de San Pedro del Pinatar. O, si hacemos caso al periódico que ofrece la noticia (un periódico de los que la alcaldesa Castejón considera prensa seria) una piedra que se encuentran paseando por las calles de no sé qué ciudad, los técnicos de cultura de no sé qué institución.

[Img #6574]

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
7 Comentarios
Fecha: Miércoles, 1 de noviembre de 2017 a las 13:10
Tiberio
Cartagena milenaria en cultura, también milenaria en corrupción contemporánea. No se les puede votar a estos sinvergüenzas. Hay que hacer un partido nuevo con gentes honradas y apartar a estos sinvergüenzas malnacidos. Ya lo exponía un articulista la calidad de estas personas sin honor y sin honradez.
Fecha: Lunes, 30 de octubre de 2017 a las 09:19
Elena
Estamos deseando saber más de ese tipo. Se atribuye meritos ajenos como el que más y se arrima al sol que más calienta. Una persona separatista de Pozo Estrecho y muy anticartagenero. Que esta noticia permanezca para siempre en internet para que cualquiera sepa de qué va este y sus amigos que ya han salido a defenderle, desprestigiando a la Tribuna de Cartagena.
Por mi que lo juzguen y lo metan preso.
Fecha: Sábado, 28 de octubre de 2017 a las 12:04
Victor
La verdad es que os atreveis con gtodo porque meterte con este individuo, muy mala perona y muy peligroso, es buscarse un mal enemigo. Claro que nadie va a parar a Josele Sánchez si le pega a Hidrogea como no lo ha hecho nadie. Desenmascarar a este vividor es todo un acto de servicio a Cartagena. Otra vez La Tribuna de Cartagena publica lo que todos los cartageneros pensamos sobre él pero que nadie se atreve a decirlo
Fecha: Sábado, 28 de octubre de 2017 a las 11:58
Alicia
Ja ja ja, qué bueno, Ya era hora que alguien pusiera en su sitio a este mequetrefe socia-listo que lleva viviendo del cuento toda su vida. Por cierto, no sé si te estas cobrando, Josele, la deuda pero que sepas que este payaso fue de los que más campañahizo llamándote mentiroso en las redes sociales cuando publicaste la noticia del CETI en el hospital naval y luego,cuando demostraste con pruebas que era cierto se escondió como lo que es, una sabandrija
Fecha: Viernes, 27 de octubre de 2017 a las 18:03
María Dolores
Tiene su guardia pretoriana presta a salir en su defensa. Eso sí, sin argumentos. Lo del patrocinio del ayuntamiento de San Pedro del Pinatar para su paella festera es de Rue del Percebe. Deseando saber más.
Fecha: Viernes, 27 de octubre de 2017 a las 09:59
Arturo
Tremenda y merecida tarascada la que le da a Josele Sánchez a "El Culturetas" (me ha encantado el apodo) un Javier Lorente qué es lo más vago, lo las lomas rastrero y lo más pedante qué hay en todo Cartagena que va por el mundo de artista y lo que es es un cantamañanas
Fecha: Viernes, 27 de octubre de 2017 a las 08:10
juanete20
Esperando la segunda parte.

La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress