Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Raquel González
Viernes, 27 de octubre de 2017
Cinco trabajadores de la Universidad acusaba a Orihuela de convocar sus plazas como «medida ejemplarizantes»

José Orihuela se va de rositas y la justicia archiva la querella por prevaricación

Guardar en Mis Noticias.

[Img #6578]El Juzgado de Instrucción número 1 de Murcia ha archivado la querella por prevaricación que cinco trabajadores de la Universidad de Murcia (UMU) presentaron contra el rector, José Orihuela. Al parecer, el titular del juzgado ha dictado el sobreseimiento provisional y el archivo de la causa al no desprenderse de las diligencias «la existencia de infracción penal alguna». En un primer momento su querella fue admitirá a trámite y los trabajadores acusaban a Orihuela de prevaricación por convocar un concurso  o medidas ejemplarizantes para cubrir las plazas que ya ocupaban. Una decisión que . para ellos significaba  un «castigo por el legítimo ejercicio de sus derechos laborales».

 

Como La Tribuna de Cartagena publicó en su momento, el grupo de querellantes explicaba en su demanda que en los últimos años todos ellos demandaron a la Universidad en la jurisdicción social para ver reconocidos sus derechos laborales. Lo que provocó que en el Consejo de Gobierno de julio de 2016 se aprobase la creación de las plazas de laboral que ellos ocupan  y que el rector denominó como «medidas ejemplarizantes».

 

El juez, en su resolución, sostiene que no ha quedado probado que esa convocatoria «obedeciera a un propósito ejemplarizante», sino que se acordó en cumplimiento de las sentencias laborales que se habían dictado en sus respectivos casos. Remarca que no puede considerarse «un acto jurídicamente injusto». Resulta curioso que para el juez esto no sea injusto y se sigan permitiendo que se vulneren los derechos de los trabajadores de la UMU que llevan años en condiciones tercermundistas.

 

Ahora va a resultar que no pagar la seguridad social de los trabajadores en prácticas de la universidad tampoco es injusto. Recordamos que la Universidad tiene una multa de más de 400.000 euros por este delito.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress