Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Jorge Martín
Domingo, 5 de noviembre de 2017

Tras la carga de la Caballería alada: la batalla de Parkany

Guardar en Mis Noticias.

[Img #6829]El Museo Lázaro Galdiano atesora una medalla emitida en 1684 que conmemora una de las más importantes victorias de Europa y la Cristiandad: la batalla de Parkany.

 

 

En agosto de 1682, el sultán otomano Mehmet IV iniciaba una campaña cuyo fin era la toma de Viena, capital del Sacro Imperio romano-germánico: la destrucción de este – con ayuda de Francia y el principado de Transilvania – no solo tendría como consecuencia la consolidación del poder otomano en el Sureste de Europa, sino que dejaría a sus expensas Centroeuropa y el área nororiental. Quizá hubiera sido el trampolín para saltar sobre Italia y la misma Francia que le prestó ayuda financiera y militar. No es de extrañar que, en 1684, Inocencio XI lograra forjar una coalición, la Liga Santa, de la que formarían parte, entre otros estados, la República de Venecia, la Mancomunidad polaco-lituana y, desde luego, el Sacro Imperio.

 

Cuando los turcos llegaron a las puertas de Viena, la relación de fuerzas no invitaba a prever la victoria cristiana, pero, contra todo pronóstico, la carga de la caballería cristiana, especialmente de la conocida como Caballería alada del rey polaco Juan Sobieski III, deshizo al ejército musulmán.

 

Tras la clamorosa derrota turca, buena parte de las tropas otomanas, se retiraron a la actual Eslovaquia, en torno a la ciudad fortificada de Parkany hasta donde serán perseguidas por las tropas de la Liga Santa. En Parkany (actual Stúrovo), entre el 7 y el 9 de octubre, las fuerzas de la Confederación polaco-lituana y del Sacro Imperio, derrotaban a las fuerzas dirigidas por el Gran Visir Kara Mustafá en una batalla que supondrá la liberación de Hungría, incluyendo, la fortaleza de Buda y la ciudad de Pest (1686), así como la de Belgrado (1688). Stúrovo, más que la propia batalla de Viena, supondrán el principio del fin del dominio otomano sobre el Este de Europa.

 

La victoria de Parkany será todo un éxito, también, para el Papado que querrá celebrar el acontecimiento con la emisión de una medalla conmemorativa, una de las cuales, está custodiada en el madrileño Museo Lázaro Galdiano.

Fabricada en bronce dorado, en el anverso aparece el busto de Inocencio XI, mientras que en el reverso la imagen de la Virgen María y el Niño preside la escena de lo que parece un campo de batalla sobre el que,  a su vez, se despliega un gran estandarte. El papel jugado por los polacos en esta campaña es puesto de relieve a través de la leyenda que aparece en este lado de la medalla, la cual alude a que los turcos fueron derrotados en Parkany por el rey Juan III de Polonia.

 

El  estandarte que aparece en la medalla se ha identificado con el tomado a los turcos por el rey polaco y que donó al Papa, el cual, a su vez, lo envió al santuario de Nuestra Señora de Loreto (Italia). En la Santa Casa se levanta la capilla de los polacos, la cual está decorada, entre otras escenas, con un fresco que representa la victoria de Sobieski en la batalla de Viena. En otro importante cuadro expuesto en los Museos Vaticanos y que da nombre a una de sus salas, la Sala Sobieski, se representa al monarca polaco en la Batalla de Viena, en un monumental óleo pintado por el célebre Jean Matejko (1838-1893). Es en este cuadro donde la virgen de Loreto adquiere protagonismo al aparecer justo detrás del monarca, a través de una imagen que sostendría el monje capuchino Marco dÁviano.

 

Según la tradición, las tropas polacas habían descubierto bajo los escombros de asolado pueblo de Wishau, un cuadro de la virgen de Loreto que había escapado de las llamas. Lo que más honda impresión causó a Juan Sobieski es que, a pesar de ser muy anterior a 1683, unos ángeles sostenían una filacteria en la que podía leerse: “Por esta imagen de María, tú, Juan, vencerás – Por esta imagen de María, yo, Juan, venceré”. Esta imagen habría acompañado al rey, no solo durante la campaña de Viena, sino en las campañas posteriores – incluyendo, seguramente, en la batalla de Parkany -. El cuadro habría quedado custodiado en la capilla real situada en Zolkiew, sede de la corte de Juan III (actualmente, Zhovkva, Ucrania), en cuya iglesia de San Lorenzo se levanta el mausoleo de Juan III y la familia Sobieski.

 

Así, esta humilde medalla de bronce cargada de Historia, se convierte en celebración y símbolo de la lucha de Europa por la supervivencia y la libertad.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress