Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Juantxo García
Martes, 14 de noviembre de 2017
Textos imprudentes, material para pensar

UNA ENTREVISTA DE URGENCIA A JORGE GARCÍA-CONTELL

Guardar en Mis Noticias.

Entrevista de Juantxo García para La Tribuna de Cartagena

[Img #7114]

 

Afirma la contraportada de Textos imprudentes (2002-2017 Ediciones Fides, Tarragona, 2017), publicado recientísimamente por el editor Juan Antonio Llopart, que Jorge García-Contell es un valenciano nacido en 1962, licenciado en Derecho y miembro del Ilustre Colegio de Abogados de Valencia, Máster en Derecho Constitucional por la Universidad de Valencia y padre de familia numerosa, ya que has colaborado en que vengan al mundo la friolera de seis vástagos...

 

-¿Imprudencia hasta sus últimas consecuencias, Jorge…?

 

Más que imprudencia, a muchos les va a parecer una verdadera locura... Lo bien cierto es que en una familia como la mía no existe el aburrimiento. Por otra parte, tengo grandes esperanzas en que mis hijos sepan mejorar —en la medida de sus posibilidades— este cochino mundo que ha construido mi generación.

 

-Puestos a etiquetarte, me atrevería con la imprudencia de afirmar que estamos frente a "un tipo políticamente incorrecto, sección elegante"...  ¿Voy desencaminado?

 

Sí, sí... políticamente incorrecto sin duda alguna. La corrección política es una gran mordaza que se fabrica con el miedo y la resignación a partes iguales. En cuanto a la elegancia, no creo poder enjuiciarme a mí mismo, pero desde luego intento siempre evitar la vulgaridad.

 

-Jorge, presentaste tu libro en las Jornadas de la Disidencia, que la editorial catalana Fides celebró en Madrid los pasados 10, 11 y 12 de noviembre, tu libro. ¿Cómo te fue?

 

Creo que más que bien. Considero un éxito que, en un país como España donde se lee bastante poco, un centenar largo de personas madruguen un domingo para asistir a la presentación de un libro y muchas de ellas salgan con un ejemplar bajo el brazo.

 

-¿Qué es y, sobre todo, qué pretendes con tu libro?

 

En esos quince años que se indican en el título he colaborado con unas cuantas publicaciones, revistas en papel o digitales, donde he venido publicando artículos de opinión sobre actualidad política y social. Ahora he recopilado cuarenta y seis de ellos, que en conjunto transmiten mi denuncia y preocupación por la deriva de la sociedad española. En realidad, no es que los españoles seamos muy originales: nuestra crisis no es más que la concreción de la crisis de la civilización europea, que parece haber olvidado su razón de ser.

 

-El prólogo del filósofo argentino Alberto Buela no es casualidad…

 

Es cualquier cosa menos una casualidad. Alberto Buela es un filósofo magistral, pero no se encierra en una torre de marfil. Como introductor de la metapolítica en Hispanoamérica, siempre está de guardia —permíteme la expresión para aceptar y responder a los desafíos del mundo presente. Yo lo definiría como un maestro del rigor y del compromiso.

 

[Img #7113]-Dedicas en tu libro dos trabajos, de 2002 y de 2004, respectivamente, a cuestiones relativas al nacionalismo y creo que alguno más. Estamos finiquitando 2017 y quisiera saber tu opinión, no de ayer, sino de ahora mismo, sobre la situación en Cataluña y, de rebote, en Valencia…

 

Lo que se plantea mal suele salir mal y, en ocasiones, muy mal. El Título octavo de la Constitución fue un tiro que los españoles nos disparamos en el pie. Algunos, pocos realmente, juristas y políticos ajenos a aquello que entonces se llamó “el consenso” previeron y advirtieron que el Estado de las autonomías acabaría desencadenando una tormenta perfecta, como así ha sido. Lo peor es que los errores cometidos en Cataluña comienzan a repetirse en Valencia. En pocos años, si nadie lo remedia, acabaremos lamentando no haber puesto coto al micronacionalismo.

 

-Jorge, los imprudentes, políticamente incorrectos y desafectos a la cosa españoles, publican libros, tienen hijos e incluso plantan árboles. ¿Están incapacitados, sin embargo, para evacuar un frente nacional, bloque nacional y social... o cosa parecida? ¿Tan bien se vive en las catacumbas?

 

Es necesario… ¿qué digo necesario? es urgente articular algún tipo de coordinación, o colaboración, o como se quiera llamar, entre quienes consideran que el Estado-nación es un bien preciosísimo a conservar. Sobre todo, porque los principales perjudicados por su desaparición serían los sectores sociales más débiles y desfavorecidos. Quienes tienen la lucidez de diagnosticar el mal están obligados a colaborar con generosidad para sanar al paciente.

 

-Hemos tenido que esperar más de medio siglo para tener tu primer libro en las manos y quiero pensar que no vamos a tener que esperar otro medio siglo para el segundo. ¿Tienes algo entre manos?

 

Desde luego, sigo publicando artículos en publicaciones como la santanderina “Galerna” y la revista de metapolítica “Nihil Obstat”; tal vez vuelva a realizar una nueva selección de “textos imprudentes”. Además, estoy trabajando en un borrador de ensayo sobre la modernidad como patología.

 

No quiero cerrar esta sucinta entrevista para La Tribuna de Cartagena sin recomendar vivamente la lectura de estos Textos imprudentes. No porque tengan un evidente marchamo respondón al relato dominante, que comparto, sino porque (y esta es su gran virtud) explica lo sucedido en España y fuera de ella estos últimos tres lustros. Dicho de otra manera: un excelente libro de historia.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress