Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Daniel Negroles / @DNegroles
Martes, 14 de noviembre de 2017
fútbol. amistoso internacional

La falta de ganas, y con razón, pasó factura a España (3-3)

Guardar en Mis Noticias.

Paliza de viaje, dinero gastado y mal sabor de boca

[Img #7149]

 

 

La verdad es que hay partidos amistosos que no se deberían jugar. Éste fue uno. España empató en Rusia, nada más y nada y menos, y ya cumplió con su ruta de trabajo. Todos contentos y vuelta a lo que importa.

 

Hay muchos vividores en el fútbol y necesitan de estos amistosos absurdos para llenarse los bolsillos. Jugar en Rusia, un partido que no significa nada, supone una paliza de viaje y un gastazo de dinero para en definitiva no sacar nada de provecho. ¿Quién lo organiza? Los que tienen que justificar sus ingresos.

 

Lógicamente, son los primeros en deplazarse con la selección, bien trajeados y presumiendo de trabajo. Para más inri, van acompañados de supuestos periodistas, que se marcan un viaje a gastos pagados para contar tres estupideces, como decir por ejemplo los minutos que descuenta el árbitro, cuando se ve por la tele, o informar de los cambios que llevan a cabo los equipos, y muchas veces encima se equivocan.

 

En fin, España cumplió su ruta de trabajo y pasó el mal trago de jugar en Rusia, cosechando un empate a tres que supone...nada.

 

Los de Lopetegui arrancaron el partido dejando claro que era un amistoso y entrando en el juego de los rusos; es decir, un correcalles. A la Roja no le van los correcalles, ya que le gusta dominar el balón y encima no tiene físico para ello. 

 

No obstante, se adelantaron rápido en el marcador. Centro por banda derecha y remate de jordi Alba. Cero a uno. A raíz de dicho tanto, España pasó a controlar el esférico, como le gusta y llegó el segundo, anotado por Sergio Ramos, de penalti más que dudoso. Antes del descanso, Smolov redujo distancias con un buen tanto.

 

 

LOPETEGUI SE LÍA CON LOS CAMBIOS

 

Muchas variaciones en el comienzo de la segunda parte (tres defensas, con Callejón y Moreno en los laterales; tres en el centro y arriba Asensio y Rodrigo) y lo notó la Roja, ya que a los cinco minutos, y tras un saque de banda mal defendido, llegó el empate de Miranchuk.

 

Por suerte, otra pena máxima bastante extraña sirvió para que Ramos volviese a poner a España por delante.

 

Pero el partido volvió a ser un toma y daca. Balones de un área a otra y en éstas salió ganando Rusia, que aprovechó la falta de actitud de los de Lopetegui para establecer el empate a tres definitivo, nuevamente por obra de Smolov y tras otro fallo defensivo en un saque de banda. Final y gracias. Tres a tres.

 

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress