Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Josele Sánchez
Miércoles, 22 de noviembre de 2017
Según la denuncia presentada, la actual presidenta del Banco de Santander estafó más de 50 millones a sus propios accionistas

El Gran pelotazo de Ana Patricia Botín: comprar por menos de 500.000 € y ganar 50 millones engañando a sus accionistas

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Exclusiva Banco de Santander

La tensión ya no puede seguir soportándose en el Banco de Santander tras la publicación por parte de La Tribuna de Cartagena de la querella por el asesinato de Emilio Botín y todo indica a que Ana Patricia Botín se verá forzada a presentar su dimisión como presidenta de la primera entidad financiera de España

[Img #7403]Ana Patricia Botín y algunos de sus más fieles colaboradores en el comité ejecutivo del Banco Santander, están acusados de un delito de administración desleal por la presunta estafa de 50 millones de euros a los propios accionistas de la entidad financiera.

 

Según la denuncia presentada, la presidente del Banco de Santander Ana Patricia Botín (a quien en los altos ambientes financieros denominan "Estrellita La Fantástica"), el vicepresidente segundo y abogado del Estado, Rodrigo Echenique (alias "El Alacrán") y el actual consejero y exsecretario general del Banco, Ignacio Benjumea, habrían aprovechado información privilegiada. En contra de los interés de los propios accionistas del Banco de Santander, se habrían apropiado personalmente de una finca en Mijas para cobrar una expropiación de terrenos sobre los que se construyó la autovía Málaga-Estepona.

 

Según la denuncia presentada por Inversión Hogar, SA (IHSA) Ana Patricia Botín y su equipo ocultaron a los accionistas del banco la apropiación de la finca y del justiprecio de la expropiación.

 

Tal y como les informamos desde La Tribuna de Cartagena, la finca se habría vendido ¡un día antes de que se publicase su expropiación en el BOE! a una sociedad testaferra, Las Vertientes de Calahonda, SL, que no estaba siquiera inscrita en el Registro Mercantil el día de la compra. El precio de compra fue irrisorio de 450.759€, cuando una tercera parte de la finca adquirida había sido justipreciada en más de 20 millones de euros por el Jurado Provincial de Expropiación de Málaga, valorando posteriormente la sociedad testaferra, ese tercio de finca en más de 30 millones de euros.

 

Para entender la denuncia por estafa contra Ana Patricia Botín, Rodrigo Echenique e Ignacio Benjumea, hay que remontarse hasta el año 1992. El denunciante es Inversión Hogar, SA (IHSA), una empresa que fue a la quiebra por culpa del Banco de Santander. Aquí no sólo hay una posible estafa a los accionistas del propio banco, una administración desleal y una utilización de información privilegiada por parte de los denunciados. Además hay toda una historia de amenazas mafiosas y chantajes miserables. En aquel tiempo, 1.992, el Banco de Santander había firmado una contrato con Inversión Hogar, SA (IHSA), empresa constructora que se encontraba en suspensión de pagos provocada por el propio Banco de Santander, (según sentencia de la Audiencia Provincial de Sevilla).

 

Según manifestaciones a La Tribuna de Cartagena del abogado de la empresa denunciante, Eduardo Martín-Duarte Rosa: “el citado contrato fue impuesto por el Santander a Inversión Hogar "El contrato se firmó coaccionados por el Banco de Santander que amenazó de manera evidente a la empresa con abocarla a la quiebra, una amenaza que era absolutamente verosímil habida cuenta de que el Banco ya les había provocado la suspensión de pagos en la que se encontraban”.

[Img #7404]

 

 

Así las cosas y para poder hacer frente a una deuda de 1.018 millones de las antiguas pesetas, la empresa Inversión Hogar, SA (IHSA) pactó la transmisión de una serie de inmuebles de su propiedad, localizados todos ellos en Andalucía (Mijas, Alcalá de Guadaíra, Manilva y Mairena de Aljarafe) al Banco de Santander, a cambio de 300 millones de pesetas. Un día antes de que el BOE publicara en la expropiación forzosa de la finca ubicada en Las Mijas para la construcción de la autovía Málaga-Estepona, el Banco de Santander la vendía.

 

Según el mismo documento, y en contraprestación por las fincas recibidas, el Banco de Santander se obligaba a asumir las deudas de los clientes de Inversión Hogar, SA (IHSA) e inyectaría 189 millones de las antiguas pesetas (1,13 millones de euros) en la compañía Atlantic Village, Ltd, empresa filial de HISA. Pero lejos de cumplir con sus obligaciones contractuales, el Banco de Santander se quedó con las cuatro fincas valoradas en más de 12.000 millones de pesetas (72 millones de euros) y no concedió el préstamos al que se había comprometido.

 

Testaferros. Las malas amistades de Ana Patricia Botín

 

 

Lo bien cierto es que, para llevar a cabo la presunta estafa, Ana Patricia Botín tuvo que valerse de testaferros, en esa vergüenza fiscal europea que sigue siendo el reducto para criminales del paraíso fiscal del Principado de Liechtenstein; nada más y nada menos que los hermanos Herbert y Heinz y Batliner, propietarios del VP Bank e investigados por evasión y blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico de los cárteles de Cali Y Medellín. Los hermanos Batliner, testaferros en esta operación de la actual presidenta del Banco de Santander, han sido y están siendo investigados por el Senado de Los Estados Unidos, por la Asamblea Nacional Francesa y por el BND alemán (el CNI germano). Son conocidas sus transacciones con personajes como el narcotradficante Pablo Escobar, del excanciller corrupto alemán Helmut Kohl, del exdictador de Zaire, Mobutu y del exdictador filipino, Ferdinand Marcos.

 

[Img #7406][Img #7405]

 

 

También contó Ana Patricia Botín, para esta supuesta estafa denunciada, con la colaboración necesaria de dos testaferros españoles de conocidas estirpes:

 

Jaime Queipo de Llano Comyn, conocido abogado fiduciario ligado al grupo Eurofinsa, que fue investigado por la Audiencia Nacional; relacionado con Mauricio Toledano, y con Gerardo y Víctor Ruiz, a quienes, a su vez, se les relacionan con presuntos sobornos a miembros del gobierno de Angola y contratos irregulares, tanto con la República Dominicana como con Panamá

 

Joaquín Alberto Arrupe Ferreira, abogado del Banco Santander y otras empresas del grupo.

 

 

Presuntos estafadores demandados y entidades conocedoras de los supuestos delitos

 

En realidad los demandados no sólo son Ana Patricia Botín y su equipo de trabajo en el Banco de Santander, Rodrigo Echenique e Ignacio Benjumea. Además, aparecen también como demandados en la denuncia presentada por Inversión Hogar, SA (IHSA), Matías Rodríguez Inciarte, vicepresidente tercero actual y otros directivos de la entidad (aunque de rango inferior).

 

De todo lo relatado hasta el momento, lo peor es el más absoluto silencio que ha seguido a la recepción de la demanda, tanto por parte del Ministerio de Economía (Secretaría General del Tesoro), de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), así como de la totalidad de los miembros de su consejo consultivo, el presidente y el secretario de la Asociación Española de Banca (AEB) y de la Sociedad Holding de Mercados de Bolsa en España (BME).

[Img #7410]Así mismo, ha sido comunicada con idéntica denuncia, la Corporación Black Rock en España (accionista mayoritario del Banco de Santander y cuyo concurso resulta prioritario para apartar a Ana Patricia Botín de la presidencia) y el Banco de España, organismo al que, por su vital importancia, nos referiremos a continuación.

 

 

El 31 de julio del presente año, se remitió la correspondiente denuncia ¡a 34 departamentos del Banco!, recibiendo contestación, el 18 de agosto, del Departamento Jurídico acusando recibo y anunciando su traslado al Banco Central Europeo, habida cuenta de la cantidad de denuncias y de la gravedad de los hechos denunciados, conforme a las competencias en todo lo referente a supervisión y en su caso, sanción, recogidas en el Reglamente de la UE 1024/2013, del Consejo de 15 de Octubre de 2013.

 

Por este motivo, con fecha 28 de agosto, Inversión Hogar, SA (IHSA), acusa recibo del escrito y solicita del Banco de España copia de la transmisión del expediente al BCE, con detalles del destinatario, para poder hacerle llegar documentación suplementaria.

 

Con fecha 13 de octubre 2017 se remite escrito de denuncia a Guillermo de la Dehesa Romero, presidente de AVIVA Corporación, en términos prácticamente idénticos a los de las denuncias anteriores.

 

Hace poco más de un mes, con fecha 19 de octubre, también se hace llegar copia de la denuncia a Bruce Carnegie-Brown, vicepresidente primero del Banco de  Santander y Presidente –a su vez- de Lloyd’s of London Limited, solicitándole, en la responsabilidad de las atribuciones de sus respectivos cargos, que de cumplimiento a las funciones en las Comisiones del Banco de Santander al objeto de que “proponga el cese inmediato de todos los consejeros directores generales y asimilados, que pudieran haber tomado parte en los hechos y/o que conociendo los hechos no han llevado a cabo ninguna actuación para su averiguación, depuración de responsabilidades, restitución de los bienes y la interposición de las denuncia correspondientes ante los organismos supervisores y judiciales competentes

 

 

Breve resumen de los hechos denunciados

 

Los hechos denunciados se estarían desarrollando presuntamente, con un plan preconcebido, en ejecución desde 1996 hasta la fecha de la denuncia, agosto de 2017, con actos continuados que obedecerían a una unidad de resolución y propósito fraudulento y posiblemente delictivo, para la consumación y obtención del espurio beneficio que podría superar la cifra de notoria importancia de 40 millones de euros, que sería equivalente al perjuicio causado al banco y a sus 3,9 millones de accionistas.

 

·         Inversión Hogar, SA (IHSA) presentó suspensión de pagos en 1999 que se tramitó por el Juzgado de Primera Instancia nº 20 de Madrid.

·         En el referido proceso concursal, el Banco de Santander era un acreedor ordinario más de Inversión Hogar, SA (HISA).

·         Durante la tramitación de la suspensión de pagos, Inversión Hogar (HISA) y Banco Santander firmaron un convenio obligacional de 11-12-1992, por el cual el banco se hizo con cuatro fincas propiedad de la entidad concursada. Entre ellas se encontraba una finca en Mijas (Costa del Sol, Málaga), que es la que guarda relación con los hechos que se denuncian.  La mencionada  finca de Mijas se valoró a efectos del mencionado convenio obligacional en la cantidad de 1,3 millones de euros (225 millones de pesetas).

·         Pese a que la citada finca de Mijas se valoró, exclusivamente, “a efectos del contrato” en 1,3 millones de euros (225 millones de pesetas), la misma había sido ya valorada por cantidades muy superiores, por una sociedad de tasación homologada y por el propio Banco Santander.

-       La empresa Tasaciones hipotecarias, SA valoró la finca en el año 1989, en más de 6,3 millones de euros (1.057 millones de pesetas), “con perspectivas de revalorización altas”.

-       El propio Banco de Santander había valorado la finca de Mijas, en abril de 1991 en más de 10 millones de euros (más de 1680 millones de pesetas), en una propuesta de hipoteca cuyo otorgamiento propuso a Inversión Hogar.

·         El día 9-6-1994, la finca de Mijas fue adjudicada al Banco Santander, en pago parcial de deudas, en escritura ante el Notario de Madrid D. Roberto Parejo Gamir, por el importe de 1,3 millones de euros (225 millones de pesetas), en que se valoró exclusivamente “a los efectos del contrato”.

·         El día 20-12-1996, la finca de Mijas fue transmitida por el Banco de Santander a la sociedad Las Vertientes de Calahonda, SL, por el irrisorio, burles y risible precio de 450.759 euros (75 millones de pesetas), ante el Notario de Málaga D. Julián Madera Flores.

 

·         Esta transmisión de finca realizada por el Banco Santander a Las Vertientes de Calahonda SL, por el precio de 450.759 euros (75 millones de pesetas) es el objeto de la denuncia, ya que la misma es, presunta y manifiestamente fraudulenta, como se verá seguidamente, por cuanto los dirigentes del banco aparentemente se pudieron aprovechar de información sensible, con ocasión de su cargo, al conocer que dicha finca sería inmediatamente expropiada y que el valor de la misma era muy superior, llegando a ser justipreciado el tercio (1/3) expropiado, en más de 20 millones de euros (más de 3.404 millones de pesetas).

 

Con dicha venta, los dirigentes del Santander se enriquecieron presuntamente, cometiendo un acto fraudulento en una operación vinculada y con conflicto de interés, utilizando una sociedad y personas interpuestas, Vertientes de Calahonda y sus accionistas fiduciarios, con información sensible o privilegiada, perjudicando al banco y a sus 3,9 millones de accionistas, entre 40 y 50 millones de euros y beneficiándose ellos de dicho importe, CON UNA CONDUCTA QUE CONTRAVIENE LA SANA, FIEL, LEAL Y DILIGENTE ADMINISTRACIÓN.

 

        

Los parámetros más destacables, que denotan EL FRAUDE de la venta de la finca de Mijas, por parte de Banco Santander, serían los siguientes:

 

  1. El precio de venta vil de 450.759€ por más de 481.000 m2 según el Registro o 518.000 m2, según el Catastro, que equivale a menos de 1€/m2, de terreno calificado urbanizable programado en la Costa del Sol.
  2. La palmaria urgencia de la compraventa, que se produjo el día 20-12-1996 “casualmente” un día antes de que el 21-12-1996 se publicase la expropiación en el BOE, cuando la expropiación ya se conocía con mucha antelación, al haberse declarado de utilidad pública el 1-3-1996 por RD 436/1996
  3. La situación jurídica de la sociedad compradora, Vertientes de Calahonda, que fue constituida el 12-12-1996, ocho días antes de la compraventa del 20-12-1996 y en dicha fecha no tenía personalidad jurídica ni capacidad de obrar, al no haber sido inscrita en el Registro Mercantil hasta un mes después (20-1-1997).
  4. La composición de la sociedad compradora, Vertientes de Calahonda, constituida por fiduciarios o “testaferros”, entre ellos, por ejemplo, una sociedad de Liechtenstein y un abogado apoderado del propio Banco Santander.
  5. La supuesta forma de pago del precio de la finca a una entidad bancaria: Pago de 150.253 € (25 millones de pesetas) en efectivo y los restantes 300.506 € (50 millones de pesetas) en un cheque no bancario y sin conformar, circunstancia que tiene mayor relevancia si se tiene en cuenta que el capital social de la compradora era de solo 300.506€ (50 millones de pesetas) que no alcanzaba siquiera para cubrir el irrisorio precio de 450.759€ (75 millones de pesetas).
  6. El otorgamiento de la escritura pública de compraventa sin garantías de cobro de parte del precio: los 300.506 euros (50 millones de pesetas), abonados mediante un cheque sin garantías de cobro, al no ser un CHEQUE MANCARIO o un CHEQUE CONFORMADO.
  7. La renuncia a la información registral por razones de urgencia.
  8. La no promoción inmobiliaria de la finca por la compradora, Vertientes de Calahonda, que la adquirió como mera operación especulativa inmobiliaria, sin intención de promoverla y destinada EXCLUSIVAMENTE para que los más altos dirigentes del banco, se hicieran con el importe de la expropiación, vendiendo el resto a un tercero.

 

A tenor de lo denunciado esta son las primeras conclusiones

 

 

De todos estos parámetros podremos concluir que la venta de la finca de Mijas por el Banco Santander a Vertientes de Calahonda, se llevó a cabo por un precio grotesco e irrisorio, con una forma de pago “peculiar” y con una urgencia inusitada. Todo ello, aparentemente, porque los dirigentes del banco no querían que la finca estuviese a nombre de Banco Santander el día de la publicación de la expropiación en el BOE, para que los derechos de expropiación no correspondiesen al banco, sino a ellos, a través de la compañía compradora fiduciaria y “testaferra” de los directivos del banco “dominus negotii” y así enriquecerse a costa del banco y de sus 3,9 millones de accionistas.

 

Comenzamos a desclasificar documentos confidenciales

 

Habíamos venido avisándolo desde hace días, para callar las bocas de quienes nos acusan de hacer periodismo inventándonos las pruebas o "tocando de oído".

Tenemos importante documentación confidencial que iremos desclasificando, progresivamente, y poniéndola a disposición de los lectores de La Tribuna de Cartagena, documentación que afecta tanto a operaciones irregulares de Ana Patricia Botín y su equipo, como en relación con la querella por el asesinato de Emilio Botín.

Para evitar las malinterpretaciones de quienes se empeñan en descalificar el extraordinario trabajo periodístico que venimos desarrollando desde La Tribuna de Cartagena, adjuntamos una primera batería de documentación -hasta ahora inédita- que se encuentra absolutamente protegida y en nuestro poder, toda ella fiel reproducción de documentos originales.

 

1.- Acuses de Recibo del Banco de España

2.- Denuncia a la Secretaría General del Tesoro

3.- Denuncia a la Comisión Nacional del Mercado de Valores

4.- Denuncia Banco de España- División Análisis de Idoneidad

5.- Cartas Consejeros Independientes Banco de Santander

6.- Escrito denunciando inacción CNMV

7.- Cartas AEB

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress