Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

El Espía Digital
Miércoles, 22 de noviembre de 2017
Una información de El Espía Digital para La Tribuna de Cartagena

El cuento de la injerencia rusa en Cataluña: la OTAN entra en escena con unos informes “muy secretos”

Guardar en Mis Noticias.

Tras la vergüenza de La Cospedal y "el Cipollino"

Después del espantoso ridículo de la ministra de Defensa, Dolores de Cospedal, y del propio M. Rajoy, los magufos que pretenden vendernos el cuento de la “injerencia rusa” en la cuestión catalana no han tenido más remedio que tirar por alto e implicar al que sin duda es el foco infeccioso de toda esta operación de intoxicación contra Rusia.

Por supuesto, no han faltado el coro de todólogos que amplifiquen en los medios el “peligro inminente” que representan los agentes del Kremlin, capaces de interferir en los resultados de la Liga de fútbol española o en la subida del precio de pan. Tampoco han faltado más editoriales y llamadas al “Rusia es culpable” y “Santiago y cierra España”. Y la sensación de bochorno y vergüenza ajena aumentando día a día.

Así, el diario español El País asegura que la OTAN dispone de informes sobre la presunta "injerencia rusa" y que, en consecuencia, la alianza pide a Madrid protegerse de ella, no sabemos si se prepara un 155 mediático o una colección de sobres para repartir con los magufos.

[Img #7413]Como venimos informando, en las últimas semanas el diario citado publicó una serie de informaciones acusando a medios rusos y a un presunto ejército de bots en redes sociales de encabezar un proceso de desinformación en España en relación al proceso independentista catalán.

"La OTAN dispone de informes de inteligencia que demuestran cómo las redes de injerencia rusa en Internet han centrado su actividad en Cataluña aprovechando el pulso soberanista", reza el artículo.

Por supuesto, como viene siendo habitual en las publicaciones de El País y otros medios,  el artículo escrito por el subdirector de ELPAIS no ofrece ningún enlace directo a los informes ni la fuente donde puedan ser contrastados los datos, si no que se limita a citar de forma circular otras informaciones suyas al respecto, o del Instituto Elcano, que a su vez cita a Atlantic Council, que a su vez es citado por ELPAIS, en un círculo vicioso que lo único que demuestra es que NO HAY PRUEBA ALGUNA, como reconoció Cospedal en su conversación con los humoristas rusos.

En esta ocasión, el diario español sitúa el origen de la información en el Centro de Excelencia de Comunicaciones Estratégicas de la Alianza Atlántica, al que atribuye la detección de "un viraje hacia asuntos relacionados con la independencia catalana" por parte de cuentas automatizadas en redes sociales cuya función es provocar "desinformación sobre conflictos en los que el Kremlin tiene participación directa". Lo de siempre y como siempre, que repite David Alandete convertido ya el e “Cansino Histórico” de la prensa española.

Pese a asegurar que el centro tiene “informes” sobre la supuesta operación de influencia, el artículo no ofrece ningún dato al respecto y se limita a referenciar otro documento según el cual entre agosto y marzo de 2017 se produjeron 32.000 mensajes de 11.600 usuarios –no se detalla en qué redes sociales– con menciones a la OTAN que procedían en un 70% de cuentas automatizadas. Un 84% de los mensajes al respecto que estaban escritos en rusos procedían de cuentas falsas o activas de forma remota, añade el artículo. David Alandete debe ser el único que ha podido consultar dichos informes confidenciales o, puede ser que se lo haya contado por teléfono José Mota o algún otro humorista haciéndose pasar por el secretario general de la OTAN, señor Stoltenberg..

"Desde septiembre, esas mismas redes han compartido mensajes sobre Cataluña, algo que reflejarán los próximos informes del Centro de Excelencia", afirma.

En su último episodio sobre esta presunta historia de injerencia rusa, El País vuelve a afirmar sin prueba alguna, que RT y Sputnik juegan un papel central en ese "proceso de injerencia de las redes prorrusas".

El Gobierno español, como sabemos por Cospedad (no se pierdan el video con los humoristas rusos, véanlo varias veces, que es un documento histórico) avaló la teoría sobre la presunta campaña de desinformación al asegurar tener constancia de la difusión automatizada desde servidores situados en Rusia y Venezuela de mensajes críticos con la labor de Madrid en el proceso catalán.

El Gobierno español reconoce que no dispone de ningún indicio que apunte a que el Kremlin está detrás de esta supuesta campaña. De hecho, el portavoz gubernamental, Íñigo Méndez de Vigo, aseguró el pasado 17 de noviembre que el hecho de que los servidores se encuentren en un determinado territorio no quiere decir que hayan sido utilizados por personas procedentes del mismo o situadas físicamente en él.

Como la pérdida del sentido del ridículo parece que se ha vuelto contagiosa, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) registró el pasado 16 de noviembre una petición en el Congreso de los Diputados para que el Gobierno explique en la comisión de secretos oficiales —a puerta cerrada— dichas pruebas.

El Centro de Comunicación Estratégica de la OTAN

Como el lector puede fácilmente imaginar, para tratar los temas de Rusia nada hay más neutral y riguroso que… la OTAN. Sabemos que esto parece un chiste, pero es lo que tiene este asunto: unos think tank elaboran el aparato “intelectual” de la supuesta injerencia rusa, que es cocinado por los magufos para elaborar las “noticias” que junto a los todólogos harán que tengan eco en todos los medios de difusión. Podríamos pensar que es demasiado tosco y absurdo, demasiado evidente… y así es. Pero estos artistas parten de una premisa: PENSAR QUE LOS CIUDADANOS SOMOS IMBÉCILES Y NOS CREEMOS TODO LO QUE NOS CUENTAN.

Imaginar que el Centro de Excelencia de Comunicaciones Estratégicas de la Alianza Atlántica pueda ser tenido en cuenta como “fuente” de información creíble sobre Rusia es tomarnos a todos por imbéciles. Y ya empieza a ser ofensivo.

El Centro de Excelencia de Comunicaciones Estratégicas es una organización militar de la Alianza cuya función es informar y capacitar a funcionarios y especialistas de la OTAN y sus países socios. Sobre todo, ofrece a la Alianza y a los Gobiernos que lo financian informes detallados "sobre la desinformación procedente de Rusia y otros países cuyos intereses puedan entrar en conflicto con los de EE UU y sus aliados europeos". Entre los países que lo financian están Letonia, Estonia, Lituania, Alemania, Italia, Polonia, Holanda, Reino Unido, Finlandia, Suecia y Francia. Dicen sus dirigentes, según el País, que si el centro dispusiera de apoyo de España, podría dedicar recursos a analizar e interceptar mensajes en español, catalán o cualquiera de las otras lenguas oficiales. Vamos, que lo que quieren es que pongamos euros encima de la mesa para que ellos sigan con su trabajo de anacletos electrónicos.

Según Janis Sarts, director de ese centro de excelencia, la intencionalidad última de las redes rusas no es alentar la independencia de Cataluña sino ahondar divisiones para debilitar a la Unión Europea y a la propia OTAN, organizaciones ambas de las que España forma parte. “La razón básica de esta actividad, en realidad, es crear confusión y agravar los problemas existentes, no lograr un resultado que favorezca a unos o a otros”, asegura en una entrevista. “Creo que consiste cada vez más en crear el caos. En eso son mucho mejores que en conseguir un determinado resultado, en crear caos y situaciones problemáticas que los países suelen sufrir”. ¿Pero no habíamos quedado que los rusos apoyaban a la Generalidad separatista, a “Cipiollino” y contra el gobierno “franquista” español?

El objetivo de los agentes de Moscú parece ser que es “debilitar a la OTAN”. ¿Y qué esperan? ¿Acaso piensan que Rusia va a aplaudir el despliegue de tropas de la OTAN en sus fronteras? ¿O el despliegue del llamado “escudo antimisiles” para lograr un desequilibrio estratégico en Europa”? ¿O que ría la gracia de las sanciones tras el golpe de Estado en Ucrania contra el Gobierno proruso? ¿O que se olvide del chusco papel de EEUU y la OTAN en Siria, dando cancha a “opositores” terroristas que acababan en Al Nusra, filial de Al Qaeda en la zona? ¿O que se olvide del boicot a los atletas rusos paralímpicos, el concurso de Eurovisión y la campaña de rusofobia imperante en la Europa occidental?

Dejen de tomar por imbéciles a los ciudadanos, porque no lo somos. Son los anacletos de tan siniestra organización como la OTAN, los magufos y todólogos que les sirven y unos políticos marionetas, los que realmente desinforman e intoxican, haciendo creer a la población ¡que vienen los rusos!, cuando el único peligro real son ellos y ya están entre nosotros…

Según Sarts, son redes que se alquilan: “Tras ellas hay lo que podríamos describir como actores relacionados con Estados que controlan algunos de esas redes bots. Pueden ser redes de 1.000 o 10.000 (o diez mil millones, ¿qué más da?, si no se puede comprobar) cuentas que, básicamente, se coordinan o se les orden que se coordinen”, afirma. Dice El País que hay un gran problema para combatir estas redes de desinformación, según un informe de la OTAN datado en noviembre: la red mayoritaria a nivel mundial es Facebook y muchas de sus interacciones son privadas. “Los investigadores sólo pueden seguir la punta del iceberg, es decir, páginas y grupos de usuarios públicos”, asegura el informe… Igual lo que se pretende es acabar con la privacidad en Internet. El plan oculto de los anacletos de la OTAN…

Lo curioso es que simultáneamente a esto, en el mismo día se publica un artículo titulado “La UE brindará ayuda militar a un Estado si sufre un gran ciberataque” que habla de los delitos cibernéticos, sus costes y la posibilidad de ciberataques que amenazan a los Estados europeos y da cuenta de un documento para aprobar por los ministros de Asuntos Europeos.

Dice el artículo: “En las 18 páginas de conclusiones que aprobarán los ministros no hay una sola mención a Rusia. Las mismas fuentes europeas aseguran que muchos ataques cibernéticos provienen de Rusia y de Corea del Norte, pero eso no significa que sus autoridades los ejecuten (…) En la práctica, resulta casi imposible probar que un Gobierno esté detrás de un ataque cibernético. Y las sanciones, que requieren unanimidad entre los países miembros, solo se adoptan cuando existen evidencias claras de esas irregularidades”.

Muy razonable. Pero lo curioso es que el artículo lo firma Lucía Abellán y se publica… en EL PAIS, que nuevamente parece ser el único medio que ha podido consultar dicho informe sin publicarlo y colocar enlace para poderlo contrastar.

Para finalizar, el mismo diario saca a colación los presuntos vínculos de Podemos con Rusia, manipulando como es habitual, puesto que si es posible sacar ejemplos de eurodiputados podemitas que han apoyado a Rusia en alguna cuestión también han votado en contra en otras ocasiones, pero esto último se le olvida decirlo al periódico. Y una media verdad ya sabemos que es una mentira, sea de RT o de ELPAIS. Por supuesto, Podemos ya ha negado por boca de su secretario de organización el disparate. Un disparate traído como siempre de algún think tank, en este caso, Atlantic Council, al que cita el periódico y vuelta a empezar el círculo vicioso de la intoxicación.

¿Pero todavía hay que recordar que hasta el momento lo único contrastado ha sido el espionaje a nivel mundial realizado por la NSA y otros servicios de inteligencia norteamericanos?

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress