Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Noelia de Trastámara
Domingo, 26 de noviembre de 2017

EL PATRIARCADO FRENTE A LA HISTORIA

Guardar en Mis Noticias.

La fundación del resentimiento femenino, en la forma inicial de odio sexista, se ha realizado a través de la construcción teórica del patriarcado, es decir, de la elaboración de una especulación sobre la historia que carece de apoyo documental o fáctico y adopta la forma de mito, fábula o leyenda sobre el origen de la supuesta opresión de la mujer y su sometimiento por los hombres, que ejerce un poderoso influjo sobre la sociedad. Se presenta la totalidad de la historia humana como la de la opresión y dominación de la mujer, ofreciendo una explicación fácil y simple de la experiencia de la humanidad como corresponde a la mitología.

 

En el bien trabajado libro " La demografía de Torrejón de Ardoz en el siglo XVIII", J.M. Merino Arribas, entre otros varios hechos que cuestionan la retórica sexista aparece uno de notable significación: en esa centuria las tumbas femeninas resultaban ser de más calidad, por lo general, que la masculinas, asunto que se repite monótonamente en estudios similares realizadas en otras poblaciones. Si lo eran es porque en la vida las mujeres de las clases populares debían ser consideradas con extraordinario respeto, afecto y amor, por delante de los varones. Este dato tiene antecedentes históricos llamativos, pues en la formación social celtíbera se encuentra exactamente lo mismo. Expone María del Rosario García, en "Antropología de una necrópolis de incineración de la Meseta"; texto incluido en " Los celtas en la península ibérica", destinado al estudio del asentamiento celtíbero de La Yunta en Guadalajara, que "las tumbas femeninas son más ricas en (ajuar) que las masculinas", habiendo armas en el 50% de los enterramientos de mujeres frente al 33% de los varoniles. En "La necrópolis celtíberas de Sigüenza: revisión del conjunto", María L. Cerdeño y J.L. Pérez de Ynestrosa, se expone que algunas tumbas mejor abastecidas de armas defensivas y ofensivas de dicha necrópolis, fechada en los siglos VII-VI antes de nuestra era, son enterramientos de mujeres. No debe interpretarse esto como que la Celtíbera fuese matriarcal, pues nada al respecto dicen los historiadores griegos y romanos, muy bien enterados siempre, sino que en ella no se daba el patriarcado, no existiendo discriminación por razón de su sexo sino más bien todo lo contrario.

 

La función de la mujer en la sociedad celtibérica no termina en los matrimonios, sino que hallamos en las fuentes algunas pinceladas que nos refuerzan que las mujeres hacían algo más que garantizar la supervivencia de la tribu. Uno de los datos más importantes nos lo ofrece Salustio cuando nos cuenta que, en una ciudad indeterminada, el Senado había recomendado prudencia en cuanto a la guerra. Las madres, al conocer el veredicto, comenzaron a relatar las hazañas de los héroes del pasado mientras se burlaban de los hombres encomendándoles las tareas femeninas mientras ellas tomaban parte en la guerra. Además de mostrar el carácter aguerrido y valiente de estas mujeres, este hecho también nos habla de la importancia de la transmisión del pasado y sus valores, cuya mantención quedaba a cargo no de las mujeres, sino específicamente de las madres. La salvaguardia de la ideología guerrera, una base fundamental en la sociedad celtibérica, pertenecía por tanto a un sector femenino. De la misma manera, esa burla en forma de propuesta de inversión de los roles de sexos nos confirma que de hecho, éstos existían, y que había labores propias de mujeres y propias de hombres, siendo todos ellos muy conscientes de ello.

 

No es ésta la única implicación de la mujer en cuanto a la guerra. En el asedio de Aníbal a Helmantica (actual Salamanca), las mujeres, lejos de amedrentarse, ayudaron a los hombres sacando armas a escondidas durante la noche para que pudieran defenderse. Durante las guerras cántabras, las mujeres degollaban a sus hijos para evitar que fueran esclavizados por los romanos, en una enorme muestra de amor a la libertad igual a la de sus congéneres varones. Estrabón, además, describe a las mujeres del norte peninsular como fuertes, robustas y valerosas, algo que seguramente pudiera extenderse a las pertenecientes a otras tribus. En situaciones extremas, podrían incluso llegar a combatir junto a los hombres para defender el poblado mostrándonos el respeto hacia la iniciativa femenina y su no exclusión de las funciones masculinas.

 El análisis de las fuentes sí que vemos que la mujer celtibérica estaba muy considerada socialmente y que su opinión e iniciativa era respetada en ciertos asuntos, algo que la diferenciaba de algunas de sus coetáneas tal y como vemos en el tono sorprendido que Estrabón y otros autores emplean al hablar de ella.

 

En todo caso, el patriarcado pudo llegar  cuando se introdujo el estado y la propiedad. Ello es una excelente exposición histórica de la naturaleza real de ese patriarcado que en nada o en poco se parece a la inventada a priori como hace el sexismo político.

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Domingo, 26 de noviembre de 2017 a las 17:12
fran
Me encanto poder leer tu columna, me emociona ver que queda mucha gente que dice la verdad siendo neutral y sincera sin importar lo que piense muchos de esta la sociedad que su unica opinion y cultura la sacan de unas horas de television al dia y sabiendo que la informacion de las grandes empresas periodisticas la manejan unos pocos. muchas gracias noelia por hacerme disfrutar de tan buenas palabras y por favor sigue asi. un saludo.
Fecha: Domingo, 26 de noviembre de 2017 a las 16:44
fran martinez
imposible ser mas realista, veraz, neutral y mejor escrito, e disfrutado leyendo "EL PATRIARCADO FRENTE A LA HISTORIA" y la gran verdad de dicho articulo. enhorabuena Noelia de Trastamara por existir informadores que solo les importa decir la verdad sin importarle lo que muchos de esta sociedad opinen que su cultura equivale a unas horas de television. Gracias Noelia por ser tan buena profesional y con personas como tu el mundo sera mucho mas facil. un saludo.

La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress