Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Federico Santaella
Lunes, 4 de diciembre de 2017
Artículo de Federico Santaella para LTCT

ESPAÑA ESTÁ SIENDO ATACADA DESDE TODOS LOS FRENTES

Guardar en Mis Noticias.

"son fuerzas ocultas las que llevan doscientos años conspirando contra España"

[Img #7735]Ésta no es una novedad en la historia de nuestra nación, el problema consiste en que son fuerzas ocultas las que llevan doscientos años conspirando contra España, y lo peor es que los que deben defenderla forman parte de la misma conspiración.

            La conspiración se fragua a principios del siglo XX y a partir de la invasión napoleónica, donde nuestra nación queda debilitada y la “sociedad secreta” que servía a los intereses de Inglaterra aprovecha la ocasión para robar a España sus territorios de Ultramar.

            En aquella época se dio la tormenta perfecta, ya que confluyeron tres fuerzas conspiratorias; por una parte, la masonería criolla, que atizó los incipientes movimientos independentistas; por otra, la masonería inglesa, que apoyaba política y económicamente a los sediciosos, y por último, la masonería española, que con sus intrigas y maniobras impidió que pudiesen partir hacia América el ejército que debía sofocar los movimientos separatistas.

            Ésta fue la primera  gran  fractura de España.

            Del resto del siglo XIX mejor no hablar: guerra en África, guerra del Pacífico, dos guerras en Cuba, cuatro guerras civiles y la revolución Cantonal. Todo ello, sin mencionar la multitud de asonadas, pronunciamientos, cambios de forma de estado y crisis sociales y económicas que hicieron casi milagrosa la propia existencia de España. Detrás de todas estas catástrofes estaba la mano secreta y discreta de elementos que conspiraban en la sombra.

            La segunda gran fractura de España y que ha pasado a la Historia con el nombre de “desastre del 98, ocurre a finales del siglo XIX y tiene como protagonistas a los mismos instigadores intelectuales. El resultado fue la venta encubierta a la potencia emergente de América de los últimos territorios españoles en el Caribe y en el Pacífico. Sí, hablo de venta encubierta, no de guerra. (Que fue solo la excusa para engañar a los españoles). La Historiografía oficial ha mentido sistemáticamente sobre estos sucesos. No fue una casualidad que Cánovas del Castillo, el presidente del gobierno que había apostado firmemente por la defensa a ultranza de las posesiones españolas, fuese asesinado, accediendo su ejecutor a la víctima con una facilidad asombrosa.

            El anarquista italiano Angiolillo fue el encargado de llevar a cabo el magnicidio. Sin embargo, nunca el movimiento anarquista español reivindicó el atentado para su causa. Angiolillo no actuó como un activista revolucionario sino como un sicario. Lo que no cuenta la Historia es que Angiolillo se había reunido previamente en París con una elegación de insurrectos cubanos y en España con el reputado masón José Nakens, que fue quien le financió económicamente.

            A Cánovas del Castillo le sucedió en la presidencia del gobierno Práxedes Mateo Sagasta, que poseía el título de Gran Maestre del Gran Oriente de España (grado 33)- Éste adoptó como primera medida destituir al Capitán General de Cuba, General Weyler, que fue quien había sofocado la sublevación independentista de José Martí. Además, nombró a Cervera almirante de la Flota, un burócrata gris, derrotista y masón de menor grado. Al otro lado del Atlántico, el presidente de los EE.UU. William Mckinley, también masón de grado 33, ante la presión de banqueros y periodistas como Hearst y Pulitzer, declaró la guerra a España. Cuenta la Historia que Mckinley no quería la guerra, lo que es una verdad a medias, lo que en realidad pretendía era comprar directamente las posesiones españolas (como ocurrió a la postre), pero claro, eso ni lo podían justificar los políticos ni lo hubiese consentido el pueblo español. Había que hacer un simulacro de guerra aun a costa de perder la Flota y de verter la sangre española en las aguas del Caribe y del Pacífico.

            Los hechos posteriores dan fe de estos argumentos, porque a pesar de la desastrosa actuación de la Flota, los americanos solo habían ocupado el cinco por ciento de unos territorios que más de cien mil soldados españoles estaban dispuestos a defender con sus vidas. Hay un principio militar que afirma que un territorio no se puede considerar conquistado hasta que no lo ocupa la Infantería. Los héroes que defendieron Baler y que han pasado a la Historia como los “Últimos de Filipinas”, dieron cumplida fe de este principio.

            En el Tratado de París (diciembre de 1898) ocurrió un hecho inédito en la historia de las capitulaciones, ya que la parte vencida en vez de pagar reparaciones de guerra, recibe una compensación de veinticinco millones de dólares. Evidentemente, todo estaba pactado de antemano.

            La tercera gran fractura que puede liquidar definitivamente a España se está gestando en estos momentos. La misma organización secreta, satánica e hispanófoba, que lleva doscientos años conspirando contra la unidad de España, pretende instaurar un “nuevo orden mundial”, saltándose la soberanía nacional de los estados que han conformado la civilización, principios y cultura occidental.   

            El brazo intelectual y financiero de esta trama, compuesto por banqueros, especuladores y propietarios de medios de comunicación, es el selecto Club Bilderberg de quien es un destacado miembro Javier Solana así como otros destacados personajes de la masonería internacional. A las reuniones de este Club han asistido destacados políticos españoles como Zapatero y más recientemente Pedro Sánchez. Don Mariano Rajoy nunca fue invitado pero ya se doctoró como Masón con su viaje a Méjico (no lo digo, yo lo ha dicho públicamente su correligionario Juan Jara: “Rajoy es masón y Zapatero también”). ¡Qué casualidad!, los dos peores presidentes de gobierno que ha tenido España, que ya es decir, resulta que con ideologías aparentemente opuestas e irreconciliables, son hermanos cofrades de la organización secreta que más daño ha hecho a España. Un bobo y un inane. ¡Qué alegría!

            Para que este pretendido orden mundial pueda tener éxito hay que procurar la debilidad de los estados nacionales. Para ello se recurre a la ingeniería social y a los nuevos medios tecnológicos que permiten, entre otras cosas, modificar el clima de un determinado espacio geográfico, provocar incendios masivos, inundar la red con mensaje virales, e incluso interferir el software de un avión de combate. Hoy en día al enemigo no se le ve avanzar desde el horizonte, lo tenemos infiltrado en nuestras propias líneas.

            La actuación de estas fuerzas siniestras ya se llevó a cabo con singular brutalidad en la antigua Yugoslavia; se intentó en Italia con la Liga Norte y está actuando en España atizando el proceso secesionista catalán. Hay una noticia de la que sorprendentemente de la que apenas se han hecho eco los medios de comunicación. El 11 de marzo, en plena provocación separatista, Carles Puigdemont, personaje siniestro, masón y sionista, fue el invitado de honor a la cena de gala de la Gran Logia de España-Grande Oriente Español. Allí, mantuvo contactos con representantes de treinta y una delegaciones masónicas extranjeras (la propia Generalitat confirmó el referido encuentro). Además, Óscar de Alfonso Ortega (Gran Maestro de la Logia) expresó su “inmensa gratitud y afecto hacia Cataluña, en la que siempre nos hemos sentido acogidos y con la que tendremos una deuda permanente”. ¿Cabe algún comentario?

            La aplicación del artículo 155 de la Constitución no puede corregir los desastres que ya se han producido, sobre todo porque inmediatamente a su promulgación aplicó su propio antídoto, que fue la inmediata convocatoria de elecciones. De esta manera, se evitó a que diese tiempo a su aplicación.

            Lo que resulta aún más indignante es que nuestro presidente de Gobierno, anime al honorable ex president, que a efectos judiciales es un presunto sedicioso, rebelde, traidor y prófugo de la justicia a que se presente a las elecciones: ¡Sé fuerte Puigdemont! Y lo peor de todo es que los españoles que queremos una nación unida, justa y solidaria, donde ningún territorio tenga privilegios a costa de la marginación de otros, no tengamos alternativas políticas que nos defiendan. Ahora resulta que el principal representante de la oposición anda pregonando que España es una nación de naciones, con lo que demuestra sus ignotos conocimientos de Historia. Pero además, propone como solución una reforma constitucional que haga de España una federación de estados.

            Señor Pedro Sánchez, por si no se había dado cuenta, técnicamente España ya es un estado federal, ya que si nos fijamos en las competencias que poseen las Comunidades Autónomas, resulta que son superiores a las que tienen los estados federales modernos: más que los EE.UU de América; más que los EE.UU de Méjico; más que los reinos de Gran Bretaña; más que los Länder alemanes, y más que los cantones suizos. ¿Cuál es pues es siguiente paso?

            Dijo un poeta español: “españolito que vienes al mundo te guarde Dios/una de las dos Españas ha de helarte el corazón”.

            Don Antonio Machado erró en sus predicciones porque, si nadie lo remedia, el corazón nos lo han de helar las dos Españas juntas y unidas en contubernio al servicio de los poderes fácticos. 

           

 

 

           

 

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Martes, 5 de diciembre de 2017 a las 13:06
Ramiro
Excelente artículo, que pone los putos sobre las íes...
¡Que pena que no vaya a leerlo la mayoría de la población española, para saber a que atenerse!

La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress