Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Bernardo Maqueda
Sábado, 9 de diciembre de 2017
"Ni la ciudad es de Trump, ni Israel tiene derecho a usar Jerusalén como su capital",

La decisión de Trump sobre Jerusalén es una provocación que socava los derechos humanos de la población palestina

Guardar en Mis Noticias.

La anexión ilegal, por parte de Israel, de la Jerusalén Oriental, ha sido condenada repetidamente por la comunidad internacional a través de diversas resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

[Img #7895]

 

Según el director de Trabajo de Incidencia de Amnistía Internacional en Estados Unidos sobre Oriente Medio, la decisión del presidente norteamericano Donald Trump, “es una imprudencia y una provocación que socava aún más los derechos humanos de la población palestina y que probablemente inflamará las tensiones en toda la región”.

 

Las zonas de Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental, que quedaron bajo control israelí en 1967 y se incluyeron en las zonas municipales israelíes de Jerusalén, están reconocidas internacionalmente como territorio ocupado, en el que se aplica el derecho internacional humanitario.

 

La anexión ilegal, por parte de Israel, de la Jerusalén Oriental ocupada se formalizó en la legislación nacional en 1980. Es una anexión que ha sido condenada repetidamente por la comunidad internacional a través de diversas resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

 

Para Amnistía Internacional, “reconocer la Jerusalén unificada como capital de Israel y anunciar la reubicación desde Tel Aviv de la Embajada de Estados Unidos, el presidente Trump ha demostrado una vez más su flagrante desprecio por el derecho internacional”.

 

Raed Jarrar, director de Trabajo de Incidencia de Amnistía Internacional en Estados Unidos sobre Oriente Medio ha recordado que “existe un consenso internacional, con resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, sobre la ilegalidad de la anexión de Jerusalén Oriental por parte de Israel. Con esta decisión, Estados Unidos viola sus propias obligaciones internacionales de no reconocer una situación ilegal ni contribuir a ella y de garantizar que se respetan los Convenios de Ginebra.”

 

“Ningún país del mundo reconoce la anexión de Jerusalén Oriental, lo que convierte en sumamente inquietante la decisión de otorgarle el reconocimiento. Esta decisión no sólo contribuye a socavar el Estado de derecho internacional, sino que demuestra además un total desprecio hacia la violaciones de derechos humanos masivas que la población palestina está sufriendo a causa de las políticas de anexión israelíes”.

 

La imprudente decisión de Trump va a traer consecuencias que, como siempre, serán los palestinos quienes más habrán de sufrirlas sin olvidar que la internacionalización del conflicto provocará reacciones que, con seguridad, habremos de sufrir los europeos.

 

El veterano dirigente de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Mohamed Shtaye, ha pedido que un equipo de expertos delimite las fronteras de Jerusalén Este.

 

“La delimitación debería ser en base a las fronteras anteriores a la Guerra de 1967, cuando comenzó la ocupación israelí”, ha manifestado Mohamed Sthaye en un encuentro con periodistas.

 

El responsable de la OLp ha dicho que "la decisión de la Administración de Trump es una declaración en la que alguien da algo que no le pertenece a alguien que no tiene derecho a ello".

[Img #7894]

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

"Ni la ciudad es de Trump, ni Israel tiene derecho a usar Jerusalén como su capital", ha concluido el líder palestino.

 

Durante el día de hoy, la Autoridad Nacional Palestina se reunirá para decidir la respuesta al anuncio de Trump.

 

Entre otras cuestiones, pedirán una revisión de los Acuerdos de Oslo, que definen a Jerusalén como una cuestión a negociar, fortalecer la reconciliación palestina entre Hamás y Al Fatah para reforzar la presión contra la ocupación israelí, y analizará si es posible llevar la decisión de Trump ante cortes internacionales.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress