Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Gregorio Zurdo
Domingo, 10 de diciembre de 2017
Interesante opinión del especialista, Gregorio Zurdo, sobre lo que pudo haber ocurrido en el submarino argentino desaparecido

LOS INTERROGANTES DEL SUBMARINO ARGENTINO ARA SAN JUAN

Guardar en Mis Noticias.

Los profesionales rezan para que, cuando su submarino entra en reparaciones, que sean reales y todas las que sean necesarias, y que los componentes sustituidos sean de garantía.
El fabricante del submarino Thyssen Krupp no ha sido requerido por la Armada Argentina.
Las baterías eran las originales del año 1985, algo absolutamente inaceptable para un submarino que ha entrado en gran carena y que deberían haber sido sustituidas por otras nuevas y mejoradas.
Tenemos causas justificada para pensar que la pérdida del submarino San Juan se debió a la negligencia del Gobierno y Armada argentina, sin descartar el error humano.

[Img #7916]Gregorio Zurdo

En todos los medios de comunicación han dado la noticia de la desaparición o pérdida del Argentino ARA San Juan. La opinión de los profesionales ha sido muy cauta a la hora de hacer un análisis más explicito, y se comprende. También se han sumado los medios de comunicación para informar la desaparición o pérdida del submarino San Juan, y desde luego a su manera, y de acuerdo con las informaciones que recibían y algunas deformadas desde el origen.

Muchos profesionales submarinistas habrán callado y rezarán a la Virgen del Carmen para que, cuando su submarino entre en reparaciones,que  sean reales y todas las que sean necesarias, y que  los componentes sustituidos sean de garantía.

 

Pues bien, a menudo me reúno con un gran amigo y charlamos de cualquier tema intercambiando impresiones en los temas de actualidad. Hace poco tiempo nos reunimos y comentamos sobre las posibles causas de la pérdida del submarino ARA San Juan, haciendo nuestro análisis, con los errores que esto conlleva, y aún más, cuando no se sabe absolutamente nada, si navegaba en profundidades mayores de 500 metros o no, y teniendo en cuenta la incertidumbre de su situación geográfica, de acuerdo con las afirmaciones de los responsables de la Armada Argentina y el tiempo transcurrido. Todos nos tememos el peor desenlace para estos submarinistas.

 

Los sistemas con que cuenta un submarino convencional entre otros son, la planta hidráulica. Podíamos decir que es un monstruo que se distribuye a lo largo de todo el submarino (tanto dentro del casco resistente como  fuera del casco) que acciona elementos muy importantes: timones de profundidad y rumbo, mástiles hidráulicos y las muchas válvulas esenciales y vitales.

 

El corazón de la planta hidráulica son dos bombas, capaces de soportar grandes presiones, así como tres acumuladores de presión, de tamaño muy voluminosos, que aseguran el suministro de alta presión durante bastante tiempo. Si las bombas fallasen, el tiempo necesario para desarrollar las operaciones de salida a superficie por emergencia sería muy delicado y peligroso. Y pudiera ser esta una posible causa de su desaparición. Los acumuladores de la PH son muy importantes y a la vez delicados, pues una pequeña perdida en uno de ellos hace que esa PH pierda su cometido en el funcionamiento del buque, y por tanto su seguridad (todo depende de su mantenimiento).

 

Las causas que nos encontraríamos por el mal funcionamiento o fallo de la planta hidráulica podrían ser:

 

No se  podría gobernar el barco ni en profundidad ni en rumbo.

No se podría accionar válvulas vitales.

La situación se haría tremendamente complicada, siendo una de las posibles causas de la pérdida del submarino.

 

Las baterías de un submarino (español) se distribuyen por lo general en dos cajones enormes, dando cavidad a 300 a 400 elementos. Cada elemento es 2V,  y una capacidad de 9000 A aproximadamente y con un peso de 500kgs. El submarino argentino tiene 920 elementos (no conozco los detalles técnicos de estos elementos), supongo que serán de menor capacidad, por la gran cantidad de elementos que lleva esta clase de submarinos.

[Img #7914]

 

Las baterías del San Juan eran las originales del año 1985, increíble para un submarino que ha entrado en gran carena y no hayan sido sustituidas por otras  nuevas y mejoradas, como lo hacen la mayoría de las naciones que poseen submarinos convencionales, cuando tienen cierto tiempo de funcionamiento. Sinceramente, por los peligros que conlleva, no hay explicación para esta toma de decisión por parte de los responsables.

 

 

El tipo de baterías que monta todos los submarinos son de momento  de plomo- ácido, al igual que las que monta el submarino  Argentino ARA San Juan,  las cuales han sido reparadas durante la gran carena al que fue sometido el  submarino San Juan, entre  2009 y 2014.  Esta reparación fue realizada en los astilleros Tandanor de Buenos Aires, cerrados y abandonados hasta el momento del inicio de los trabajos.  Es de suponer que el personal encargado de las reparaciones no estarían en cuarentena  como los astilleros Tandanor.

 

Pero lo curioso del caso es que  La  primera pregunta que nos podríamos hacer ¿Está cualificada la industria Argentina para acometer el difícil trabajo y tener la técnica suficiente en  este tipo de obras? ¿Está la Armada Argentina preparada para controlar e inspeccionar la realización de los trabajos?  Sí la respuesta fuera negativa, desde luego habría que pensar en una investigación seria de cómo se han realizado los trabajos y pedir responsabilidades para que esto no vuelva a ocurrir.

 

En el caso de las BATERIAS originales, fueron reparadas por la casa VARTA  Argentina y restituidas al submarino. No tengo datos técnicos si la reparación de la batería se refería a la descarga en tierra y su carga, o cambiado el conjunto de placas, separadores, puente de conexiones, terminales y el electrolito. Pero lo que sí es casi seguro que han dejado la jarra,  bolsa de jebe y la tapa de cubierta de caucho. Pensamos, que el ahorro del coste económico si se ha reparado el conjunto interno de los elementos es insignificante, con el riesgo de trabajos defectuosos y, por consiguiente riesgo de bajo aislamiento e incendio. Lo que sí estamos seguros es que para la reparación se necesita técnicos bien formados ¿Los tiene Argentina? 

 

 

Mucho se ha hablado de una explosión del submarino, pensando en una acumulación de hidrógeno, pudiendo ser la causa. Pensamos que es muy difícil, debido a que los cajones de las baterías de Pr y  Pp. llevan una ventilación impresionante que funciona 24 horas y hace recircular el aire por todos los cajones. Si añadimos que  siempre se procura no subir en exceso la carga de la batería para evitar el gaseo y dar la posibilidad de creación de una bolsa de hidrogeno explosiva (no imposible, sino baja). Otra de la causa que dicen es la entrada de agua de mar en las baterías cuando estaba haciendo snorkel. No existe esta posibilidad, ya que  la entrada de agua va directamente a la cámara de propulsión pero no a las baterías (las baterías son compartimentos estancos dentro del submarino y con depresión para la circulación del caudal de aire para su refrigeración)

 

Por otro lado, la posibilidad de que el San Juan rebasase la cota de colapso es baja, si el submarino navegaba por la plataforma continental Argentina como dicen los portavoces de armada de Argentina. Pueden que ni ellos mismos supieran con exactitud la situación del submarino.Por otra parte la información aportada por otros medios, afirman que hubo una implosión por la magnitud de la onda sonora. Si esto fuera cierto, entonces el submarino rebasó la cota de colapso factible con la implosión de la que hablan, siendo lo más seguro una vía de agua o incendio.

 

Si realmente se trata de una explosión eléctrica como se ha dicho, entonces cabe pensar que la causa fuese la vejez de las baterías produciéndose un bajo aislamiento en uno o varios elementos de la batería, pudiendo ocasionar no la explosión si no un incendio. Pero  hay una duda, que el aislamiento de una batería se monitoriza constantemente y NUNCA se permite bajo ningún concepto que baje de cierto valor. Aislando los elementos defectuosos, siguiendo los procedimientos establecidos, lo cual disminuye la probabilidad de explosión, entrando en acción de forma automática los acumuladores inundando el compartimento de polvo por todo el cajón de baterías. Tal vez, por este motivo el Comandante dejó la batería de Pr fuera de servicio.

 

Cuando un submarino está navegando y las baterías bajan de un tanto por ciento, se debe hacer snorkel para subir la carga procurando no rebasar la carga al 80%. Subir  de este  porcentaje no es rentable porque las baterías gasean, siendo estos gases muy nocivos para la tripulación y para el propio barco.

 

[Img #7915]

 

Cuando se da snorkel con mar gruesa, la mar trata de sacar el submarino a superficie, la solución  más aconsejable es hacer el  submarino pesado. Para ello, se debe meter unas 10 o 12 toneladas de agua en los tanques de regulación. El snorkel es más seguro  y cómodo de este modo.

 

Pero si hubiera un fallo eléctrico como se han dicho, nos encontraríamos sin propulsión, ya que el motor es eléctrico y con el barco pesado (a consecuencia de esas toneladas de agua de más), dejando de funcionar las bombas eléctricas. En estas circunstancias, habría que soplar todos los tanques, saliendo el barco a superficie, pero con mar gruesa  y si propulsión. Las consecuencias no las quiero ni imaginar.

 

Los franceses perdieron dos barcos por la entrada de agua por el Snorkel, por defecto del cierre de la válvula del mencionado Snorkel, que fue subsanado después de estas pérdidas.

 

Los submarinos son barcos resistentes, fuertes y seguros. Sus dotaciones muy preparadas tanto a nivel físico, psíquico, con unas extraordinarias cualidades profesionales. Pero eso no basta cuando un gobierno intenta ahorrar económicamente en seguridad, en perjuicio de la dotación y del buque.

 

Dejo entrever que las reparaciones  no fuesen como debieran ser en una GC, y más cuando las instalaciones han estado cerradas y abiertas para la gran carena del submarino. Reutilizar las baterías de más de treinta años, hace pensar que lo mismo que se hizo con las baterías, pudo hacerse con otros elementos de buque.

 

Un suboficial de la armada de Argentina, afirma que las reparaciones las hacían la propia dotación, de ser cierta esta afirmación, el Gobierno de Argentina tiene toda responsabilidad por permitir que las reparaciones sean efectuadas por la dotación, y no por empresas especializadas y cualificadas en dichos trabajos. En tal caso tenemos causas justificada para pensar que la pérdida del submarino San Juan, se debió a la negligencia del Gobierno y Armada argentina, sin descartar el error humano.

 

Las  posibles causas  de la pérdida del submarino  pudieran ser:

  1. Baterías  mal reparadas y con más de treinta años.
  2. Corte del caso resistente  y resoldado(Los problemas suelen aparecer cuando las causas se  encadenan unas con otras).
  3. Deficiente adiestramiento de la dotación.
  4. Material no renovado.
  5. Deficiencia en la cualificación de empresas y personal técnico.

 

Es por ello, que las posibles causas pueden ser muchas y diferentes, pero si tuviera que inclinarme por una, lo haría por la entrada de agua e incendio en baterías. Además sospechamos  que el barco navegaba por profundidades mayores a las que hacían referencia, y que el resultado fuese esa implosión de la que hablan las distintas fuentes informativas.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress