Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

José Luis Sánchez Álvarez
Lunes, 18 de diciembre de 2017

Día a día ¡ALANTE TOA! 18 de diciembre

Guardar en Mis Noticias.

[Img #8197]

Día 18 de diciembre.

LA VERDAD OS HARÁ LIBRES

Dedicado con toda mi admiración a la Plataforma ciudadana Virgen de la Caridad

 

Tal día como hoy, pero de 1737 y en Italia, fallece en Cremona  Antoni Stradivari, constructor de violines. Los famosos "Stradivarius" . Otro 18 de diciembre, pero de 1892, en el Teatro Mariinski de San Petersburgo  se estrena "El cascanueces", de  Chaikovski. Tal día como hoy de 1916, finaliza después de 10 meses el combate más largo de la I Guerra Mundial, la Batalla de Verdun. Y en 1996. En la capital de Perú, Lima, terroristas del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru asaltan y toman la residencia del embajador de Japón, asesinando a dos policías y un magistrado y toman como rehenes a 72 personas que retendrán durante 126 días, hasta que Fujimori ordena el asalto en el que mueren los 14 terroristas, un rehén y un miembro del comando de asalto.

 

Pero vamos a las cosas de nuestra tierra y, como realmente no tengo muchos “fechos” en esta fecha que recordar, me gustaría que tras repasarlos, el lector me acompañara en una expedición por algunas páginas oficiales, en busca del concepto “Verdad” en esta Región.

El 18 de diciembre de 1610, la ciudad compra al conde de Villalonga la “Vara de alcalde de sacas y cosas vedadas”  por 25.000 reales. Y en el de 1632: finalizan las obras del convento existente en la plaza de Santa Catalina que será demolido en 1868.

 

Hoy quiero recordar un hecho traumático para el posterior desarrollo de la ciudad; se trata del fraudulento  traslado de la silla del obispo a la ciudad de Murcia. Hecho, del que hoy no sabemos apreciar el verdadero alcance que tuvo y ha tenido en el desarrollo político y económico de una ciudad en detrimento de la otra y del actual mapa de esta Comunidad. El traslado fue ilegal a todas luces, como demuestra en su obra “Murcia por una mitra” el doctor Nogueruela. Sin embargo, vamos a ver que nos dicen tres páginas oficiales de nuestra región, sobre este traslado:

 

Comenzamos con una vieja conocida: REGIÓN DE MURCIA DIGITAL.

“El Rey de Castilla y León Sancho IV 'el Bravo' (hijo de Alfonso X 'el Sabio') concedió en 1291 al obispo el traslado de la sede episcopal a Murcia.” Recordando a Arthur Conan Doyle , diré que “Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad.” Y lo imposible aquí es, que este rey excomulgado dos veces y maldito públicamente por su padre, pudiese conceder el traslado, no por lo anteriormente dicho, sino porque la diócesis de Cartagena era una diócesis exenta, es decir, dependiente solo del Vaticano, por lo que nadie, salvo el Papa podía conceder tal traslado.

Pero sigamos leyendo en MRD:“A cambio, el monarca exigió el mantenimiento de su denominación como diócesis de Cartagena. Una de las consecuencias del traslado para la ciudad de Cartagena fue la pérdida de las rentas del obispado y el cabildo.”  A esto diría Denis Diderot “Engullimos de un sorbo la mentira que nos adula y bebemos gota a gota la verdad que nos amarga.”  Sancho no exigió nada, esa es la verdad, simplemente no podía cambiar el nombre, como tampoco han podido hacerlo todos los que lo han intentado hasta hace pocos años,¡ hasta con el invento del “Cartagena-Murcia”! que luego pasa , como con todo, a ser Murcia-Cartagena y finalmente para “acortar” y que se entienda mejor se cae lo de  Cartagena, o lo que sea de la población de esta Comunidad a la que le toque este tipo de trato. Esto de Cartagena-Murcia… el Vaticano no lo permitió hace unos pocos años.

 

 Pero ya que hablamos de la Iglesia, veamos que dice el obispado en su página oficial:

“La invasión musulmana interrumpió la presencia cristiana, que se recuperó tras la reconquista en 1243, al incorporarse el Reino de Murcia a la Corona de Castilla y restableciéndose la Diócesis de Cartagena con el obispo Fray Pedro Gallego al frente de la misma.” Aquí tenemos  la habitual imprecisión de siempre, quizá haciéndole caso a Joseph Goebbels  y repitiendo una y otra vez lo mismo, “Miente, miente, miente que algo quedará, cuanto más grande sea una mentira más gente la creerá.” Siendo esta historia del traslado tan imprecisa como falsa, se acaba haciendo oficial, ya que “Una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad.”  Y además, ya puestos, se espera convertir en reino al emirato de Murcia, que en esa fecha no pertenecía a Castilla, sino que tan solo le rendía vasallaje.

El primer ciudadano de Murcia, el Obispo de Cartagena, debiera acercarse a las palabras de Séneca y hacerlas suyas  “Prefiero molestar con la verdad que complacer con adulaciones.” Descubierto el “pastel” del inexistente  contenido, en cuanto al traslado se refiere, de la bula  Rieti, ya va siendo hora de descolgar este inútil texto, inútil por falso, de la página diocesana: “El Papa Nicolás IV trasladó la sede a la ciudad de Murcia en 1289, a lo que se sumó la autorización real de Sancho IV en 1291 estableciéndose la Catedral en la Iglesia de Santa María la Mayor de Murcia.

Y en cuanto a la tercera página oficial, la de la Real Asociación Española de Cronistas Oficiales, leemos básicamente lo mismo sobre este  tema y aunque como dijo Baltasar Gracián, “Es tan difícil decir la verdad como ocultarla.” En este caso ya va siendo hora de que se reconozca la Verdad y se asuma, ya que “Toda violación de la verdad no es solamente una especie de suicidio del embustero, sino una puñalada en la salud de la sociedad humana.” Ralph W. Emerson.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress