Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Josele Sánchez
Lunes, 18 de diciembre de 2017
Editorial sobre la retirada de la querella en el "caso Pagán"

Ni disfruto con el sufrimiento ajeno, ni me regocijo en la victoria por la retirada de la querella

Guardar en Mis Noticias.

Deben saber que, de todos los demandados por Francisco Pagán, fue este periodista el único que aceptó el acuerdo, pese a estar más que convencido de ganar judicialmente esta querella criminal. Acepté ese acuerdo porque, no sólo soy periodista, practico un "periodismo con apellido", soy un periodista cristiano y eso -sin perjuicio de mi obligación de denunciar toda corruptela- me obliga a no desear personalmente el mal a nadie.

Tras la retirada de la querella del Director General del Ayuntamiento de Cartagena, por eso que ya se ha venido en llamar el “caso Pagán”, ha llegado el momento de aclarar las cosas, eso que en el lejano oeste, los viejos vaqueros llamaban “ajustar las cuentas”; solo que los periodistas ¡ojo, me refiero a los periodistas de verdad, porque en esta profesión abundan los relaciones públicas, los lameculos, los redactores a sueldo de “los unos” o de “los otros” y aquellos que se ofrecen como felpudos a “los unos” y a “los otros! ajustamos las cuentas sólo con dos cosas: la verdad (sustentada en cuantos documentos sean necesarios para demostrarla) y el tiempo, que acaba aflorando esa verdad y poniendo a cada uno en su sitio.

[Img #8214]

 

 

Y tras la retirada de la querella presentada contra este periódico por parte de Francisco Pagán (retirada producida el pasado viernes 15 de diciembre, en sede judicial y ante el titular del Juzgado de Instrucción número 5, el Secretario Judicial y el Fiscal), ha llegado el momento de poner los puntos sobre las íes.

 

  • En primer lugar cabe destacar que Francisco Pagán retira sus acusaciones, tras la redacción y firma de este periodista, de un documento por el que me mantengo y reitero todas las noticias publicadas sobre el Director General del Ayuntamiento en La Tribuna de Cartagena. Es decir, le digo por escrito, ante el Juez y la Fiscalía, que no solo no retiro las acusaciones que han motivado su querella sino que las mantengo y las reitero, y a cambio Francisco Pagán retira su querella contra mí, contra mi periódico y contra el tercer acusado, Antonio Martínez ya conocido como “Ciudadano Coraje”.
  •  

¿A que venía pues una querella presentada en la que solicitaba ¡nada menos que un millón de euros a cada uno de los demandados! y la censura previa de un medio de comunicación, algo inaudito en un Estado de Derecho?

 

Deben saber que, de todos los demandados por Francisco Pagán,  fue este periodista el único que aceptó el acuerdo, pese a estar más que convencido de ganar judicialmente esta querella criminal. Acepté ese acuerdo porque, no sólo soy periodista, practico un "periodismo con apellido", soy un periodista cristiano y eso -sin perjuicio de mi obligación de denunciar toda corruptela- me obliga a no desear personalmente el mal a nadie. 

 

El "caso Pagán" (gracias a las informaciones publicadas por el periódico que dirijo ) ya está en manos de la Fiscalía. Ahora será la justicia quien dictamine si ha habido o no corrupción. Fuera de esto, no le deseo ningún sufrimiento añadido al señor Pagán ni a su familia. 

Si decubriéramos nuevas irregularidades, por supuesto que volveríamos a informarles, pero ni disfruto con el sufrimiento ajeno, ni me regocijo en la victoria que supone la retirada de la querella.

[Img #8215]

 

 

  • Como segunda cuestión, Antonio Martínez Díaz, el “Ciudadano Coraje”, rechazó tajantemente el acuerdo ofrecido por Francisco Pagán, porque su voluntad era que la querella continuara para poder llegar a la apertura de vista oral y demostrar ante el juez que era Francisco Pagán quien mentía y que pagara las cuantiosas costas de esta demanda judicial, por tratarse de una querella presentada de manera temeraria y, según su criterio, de "una querella falsa y una estafa procesal".
  •  

Habrá que recordar al lector que, el “Ciudadano Coraje”, presentó denuncia contra Francisco Pagán relacionada con estos hechos –denuncia admitida por la Fiscalía- y por la que el Director General del Ayuntamiento está siendo investigado por la posible comisión de delitos (entre otros) de prevaricación, malversación de caudales públicos y contratación fraudulenta.

 

Pese a esta voluntad de Antonio Martínez Díaz, manifestada en sede judicial, el arduo y argumentado trabajo de su letrado, Javier Meseguer, desmontando todas y cada una de las falsas y torticeras acusaciones vertidas por Pagán en su querella original y en sus posteriores ¡cuatro ampliaciones!, consiguió que el Director General del Ayuntamiento de Cartagena retirara, no solo la querella contra este periodista, su periódico y el presidente del Consejo de Administración de SEPE Grupo Editorial (empresa editora de La Tribuna de Cartagena), sino también los cargos presentados contra el “Ciudadano Coraje”, ante el temor de que si la querella continuaba llegase a juicio y quedara acreditada mediante sentencia que todo lo manifestado por su defendido y por LTCT era absolutamente cierto, con las consecuencias penales y económicas que de ello se derivarían para Francisco Pagán.

 

  • El tercer punto importante a destacar es que La Tribuna de Cartagena y este director que suscribe, se han comprometido a dejar todas y cada una de las noticias publicadas hasta la fecha, y que relacionan a Francisco Pagán en la posible comisión de delitos gravísimos, en manos de la Fiscalía, para no entorpecer su investigación.
  •  

Quiere decirse que de todas las acusaciones del "caso Pagán" publicadas hasta hoy por LTCT, no vamos a volver a incidir, porque ya han servido para que la Fiscalía inicie una investigación por la posible comisión de gravísimos delitos, pero que de manera expresa, y en documento firmado y redactado por un servidor en sede judicial y leído de mi propia voz en presencia del Juez de Instrucción número 5, del Secretario Judicial, del propio Fiscal que investiga al Director General del Ayuntamiento, de todas las defensas y del propio Francisco Pagán Martín-Portugués, manifesté que no vamos a dejar de investigar nuevas irregularidades, todo lo contrario a lo que nos demandaba en su querella, en la que solicitaba la Censura Previa del periódico y que no volviéramos a publicar ningún contenido relacionado con él, algo inaudito en un Estado de Derecho y que representaba un auténtico ataque a la libertad de información (como ya manifestó la Fiscalía  en su escrito de oposición a las medidas cautelares solicitadas contra este periódico).

 

  • En cuarto lugar debo manifestar la absoluta falta de solidaridad con La Tribuna de Cartagena en su denuncia de gravísimos actos cometidos en el ayuntamiento de Cartagena.
  •  

Falta de solidaridad de la profesión (Asociaciones de Prensa, profesionales y medios de comunicación) en la demanda de Censura Previa solicitada contra La Tribuna de Cartagena, pese a tratarse de un atentado contra la Libertad de Información que afectaba a todo el periodismo de España.

[Img #8223]

[Img #8224]

[Img #8225]

Las únicas excepciones, acaso los únicos periodistas que demuestran públicamente su decencia profesional: César Vidal, el prestigioso comunicador radiofónico, que desde su exilio manifestaba su absoluta fraternidad por el ataque al que estaba siendo sometido La Tribuna de Cartagena denunciando, además, la falta de apoyo de los partidos políticos y de la propia sociedad civil cartagenera ya la solidaridad manifestada por el director de Radio Ya, Javier García Isac, y Raúl González Zorrilla, el valiente periodista que desde Las Vascongadas dirige nuestro periódico hermano, La Tribuna del País Vasco.

 

Del resto, lo que cabía esperar: el silencio cómplice y la mirada hacia otra parte cuando las bofetadas no te afectan directamente.

 

 

 

A este respecto, no puedo ni debo olvidar los artículos publicados por nuestros colaboradores, Ernesto Ladrón de Guevara y Juantxo García, en defensa de La Tribuna de Cartagena, de un servidor y, sobre todo, de la Libertad de Información que parece no interesar al resto del colectivo profesional.

 

Hay que destacar que ningún partido político en Cartagena se solidarizó con nosotros, acaso con la única y destacable excepción de una formación minoritaria, la ultraderechista Democracia Nacional, que por dos veces, emitió sendas notas de prensa solidarizándose con este diario y denunciando la prevaricación del "caso Pagán": “a Dios lo que es de Dios, y al César lo que es del César”. Algún partido, como VOX, nos ha manifestado su alegría por el resultado final pero, en su momento, tampoco denunció los hechos ni mostró su solidaridad con la LTCT por la persecución de la que éramos objeto. Lo dicho, es el momento de dejar las cosas bien claras y poner todas las cartas boca arriba...

 

Como verán, no me dejo nada en el tintero, lo advertía al principio de esta larga e imprescindible editorial: es tiempo de “ajustar las cuentas”.

 

Para terminar con las formaciones políticas (siempre a la altura de lo que se espera de ellas, es decir, nada) destacar que ni Podemos (que venía a limpiar la política española y que se han convertido en una parte más de esa “casta” de la que tanto abominaban), ni MC (que abandera el cartagenerismo político pero que no pierde ocasión de demostrar que su defensa de Cartagena limita con el sueldo de sus asesores municipales), siquiera formularon una pregunta en un Pleno, ni pidieron una Comisión de Investigación, ni mucho menos solicitaron la dimisión de Francisco Pagán, un Francisco Pagán que debe tener a ambos grupos municipales cogidos por los testículos.

 

Debo ser justo y agradecer el extraordinario trabajo legal realizado por los letrados Javier Meseguer Barrionuevo y Mario García Galindo.

 

Para que se hagan una idea de lo que significa enfrentarse a alguien tan poderoso como Francisco Pagán, pocos letrados en Cartagena, consultados por este periódico, se atrevían a asumir nuestras defensas, hasta el punto que el propio bufete legal que tenía contratado LTCT desistió de nuestra defensa, en plena demanda penal, para no enfrentarse a Pagán y a los abogados involucrados en la contratación irregular que hemos denunciado: Francisco Belda y Ruipérez & Asociados.

 

Me gustaría que comprendieran todas las presiones que este director ha sufrido en relación con el “caso Pagán”, hasta donde llega “el mamoneo” en esta Ciudad y las perversas influencias de unos y otros: hasta un destacado dirigente político (en conversación que este periodista tiene grabada) intentó mediar para que no citáramos en nuestras denuncias a alguno de los despachos afectados…

 

Sólo ASEPUCAR, una entidad cívica empeñada en defender a los ciudadanos de Cartagena de los abusos de la compañía Hidrogea, se ha solidarizado en todo momento con las denuncias publicadas por LTCT, hasta el punto que Francisco Pagán también ha presentado una nueva querella contra Marcelo Correa por sus declaraciones a este periódico.

 

  • Como quinto punto a destacar, deben saber que Francisco Pagán –como les decíamos- también se ha querellado contra Marcelo Correa a quien demanda 20.000 euros de indemnización por presuntos daños a su honor.

[Img #8227]

 

Marcelo Correa (al igual que el “Ciudadano Coraje”) es un tipo que consagra todo su tiempo a desvelar las corruptelas de la empresa Hidrogea y que no duda en enfrentarse, él solo, contra las voluntades, acaso compradas por la todopoderosa empresa consignataria de las aguas de la Ciudad, de todos los partidos políticos de Cartagena.

 

Desde que La Tribuna de Cartagena inició su andadura, no sólo nos hemos convertido en el mejor aliado de Marcelo Correa sino que hemos sido un azote contra la corrupción de “la mafia del agua” que -como señalaba César Vidal en entrevista concedida a este periódico- es quien de verdad está detrás de todo este asunto del “caso Pagán.

 

 

El pasado viernes 15 de diciembre, el Juez Ignacio Munítiz concedía un plazo de 5 días a Francisco Pagán para que aclare si también retira la denuncia contra Correa o si la sigue manteniendo. Fíjense hasta donde llega la falsedad y la "mala leche" que, hasta algún imbécil, con sueldo pagado por todos los ciudadanos, se ha encargado de difundir la infamia de que La Tribuna de Cartagena, una vez que Pagán ha retirado la querella contra su director, “ha dejado tirado a Marcelo Correa”.

 

Deben saber ustedes que es el propio Marcelo Correa (lo mismo que pretendía el “Ciudadano Coraje”) quien ha manifestado su interés de que la querella en la que es demandado siga su curso hasta el final, para demostrar en un juicio que Pagán miente y que sus actos (o sus omisiones) como Director General del Ayuntamiento han favorecido a la empresa Hidrogea.

 

Finalizo ya este extenso Editorial, imprescindible para que el lector conozca todos los pormenores del “caso Pagán”, de cuyo extremos, denunciados exclusivamente por La Tribuna de Cartagena, ahora se encargará la Fiscalía de investigar. 

 

Y termino formulándoles a ustedes algunas preguntas:

 

¿No les parece extraño que ningún otro medio de comunicación de la trimilenaria haya escrito ni una sola línea sobre el “caso Pagán”?

 

¿No les resulta raro que ningún partido político haya pedido un Pleno Extraordinario o una Comisión de Investigación, tras las gravísimas acusaciones publicadas por La Tribuna de Cartagena y la apertura de una investigación por parte de la Fiscalía sobre el “caso Pagán”?

 

¿Creen ustedes que es normal que la alcaldesa no haya cesado a nadie -siquiera de manera temporal y mientras concluye su investigación la Fiscalía- por todo lo denunciado por LTCT en relación al "caso Pagán"?

 

 

Como decía al principio de esta Editorial, “es el tiempo quien acaba aflorando la verdad y poniendo a cada uno en su sitio”.

 

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Lunes, 18 de diciembre de 2017 a las 21:04
Una ciudadana que no volverá a votar
Bravo por La Tribuna de Cartagena porque habéis demostrado que tenías razón en todo. Yo no volveré a votar. Como dice Josele tdoso los políticos son iguales. Yo confié en MC y en Pepe Cavite y ahora veo que es igual que todos los demás, por el sueldo de sus asesores venden al pueblo de Cartagena. Nunca m´s volveré a fiarme de ningún político
Fecha: Lunes, 18 de diciembre de 2017 a las 20:56
Arturo
Probablemente en una editorial como esta es donde más demuestras tu grandeza Josele. Vences al enemigo, lo derrotas y una vez en el suelo no quieres su humillación y hasta la tiendes la mano. Será por eso que llamas "periodismo con apellidos", tu periodismo cristiano es el que conecta con la gente porque buscas la verdad de manera enérgica, muchas veces incluso agresiva pero después tienes la generosidad que solo demuestran las almas nobles como la tuya.
Eres muy grande Josele Sánchez
Fecha: Lunes, 18 de diciembre de 2017 a las 18:37
Ramiro
1. Enhorabuena, pero espero que la retirada de la querella no lleva implícito o explicito la retirada de la denuncia ante la fiscalía...
2. De cualquier forma, me asombra y preocupa la escasa reacción de la sociedad civil, y, sobre todo, del gremio, claro que en el caso del gremio habría que aplicar la famosa frase de: "No le digas a mi madre que soy periodista. Ella piensa que trabajo en un burdel".
Pues eso.

La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress