Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Carlos León Roch
Miércoles, 20 de diciembre de 2017
Artículo del Doctor Carlos León Roch

¿Jerusalén liberada? ¡Contad los muertos!

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Palestina

hay millones de israelitas (que tienen esa nacionalidad) que, por no ser de religión judía, no pueden disfrutar de ese sistema de libertades "occidentales"; que no pueden circular libremente por "su  país", que no pueden formar parte de sus Fuerzas Armadas. Es algo similar al, afortunadamente desaparecido, Apartheid sudafricano... sólo que con muy pocos negros.

[Img #8280]

 

¿Jerusalén liberada? ¡Contad los muertos!

 

Si se suprimen los signos interrogantes  queda el famoso poema  de Tasso referido a la Primera Cruzada, allá por el año  1099, para "liberar" de los musulmanes la ciudad sagrada; Cruzada que, como las otras, fue un fracaso finalmente.

 

Resulta inútil pretender objetividad ante la problemática  "Israel- Palestina-Jerusalén", pendiente, acuciante, dramática y perversa desde hace  2.000 años (por poner una fecha). Y todos estamos, más o menos, posicionados ante él debido a nuestra religión  O ¡agnosticismo!;  a nuestra formación política o, simplemente, por nuestras simpatías.

Las confusas delgadas líneas que –para muchos- confunden conceptos como sionismo, judaísmo, israelitas, palestinos... sin mencionar la difícil convivencia secular de judíos con cristianos (católicos o protestantes), con musulmanes y con armenios, en la ciudad sagrada, en Jerusalén, complican aún más la cuestión.

[Img #8297]

 

Lo evidente es que, hasta 1948 (como quien dice, ¡hace "cuatro" días!) se cruzaban en sus calles -¡y a veces hasta se saludaban!- los vecinos judíos, musulmanes, católicos, protestantes  y armenios, en un territorio colonizado por Inglaterra ¡faltaría más!. Y como en el mundo había muchos países que no sabían qué hacer con los judíos, decidieron "instalarlos" en Palestina, previa expulsión y posterior exterminio de sus habitantes no judíos.  Y es que la población judía de USA o de Europa, se consideran muy patriotas...de Sión;  antes que de la tierra que los acoge.

 

En el Israel actual  existe un sistema político equiparable a las democracias occidentales, aspecto muy elogiado entre nosotros. Lo que ocurre es que hay millones de israelitas (que tienen esa nacionalidad) que, por no ser de religión judía, no pueden disfrutar de ese sistema de libertades "occidentales"; que no pueden circular libremente por "su  país", que no pueden formar parte de sus Fuerzas Armadas. Es algo similar al, afortunadamente desaparecido, Apartheid sudafricano... sólo que con muy pocos negros.

 

La actual decisión del todopoderoso presidente de USA, de colocar su embajada en Jerusalén, destruyendo el inestable status quo, viene a reactivar, innecesariamente, un gravísimo conflicto mundial  iniciado, al menos en nuestro siglo, una vez más por la "pérfida Albión".

 

Probablemente, solo  en el Juicio Final, nos enteraremos de definitivos culpables e inocentes. Pero, como en la terrible derrota de Rocroi, que marca la decadencia española en Europa, al ser preguntado un superviviente de aquellos gloriosos Tercios, por la cantidad de combatientes, contestó: "contad los muertos".

 

Contando los muertos... desde el año 2.000 hasta ahora, debido a disturbios y acciones  de los civiles palestinos, estos han tenido unos 13.000 muertos y 40.000 heridos, muchos niños menores de 16 años. Y además, más de 25.000 encarcelados... Mientras tanto, Israel ha tenido menos de un millar de muertos, casi todos soldados y colonos  de asentamientos ilegales.

 

Miles de viviendas, arbolado y terrenos arrasados por ser familiares de "resistentes".

 

La vieja máxima judía de "ojo por ojo y diente por diente", que en la antigüedad fue un claro avance en la aplicación de la  justicia, se ha convertido, ahora, en  "ciento treinta ojos por ojo y 130 dientes por cada diente".

Ante un tema tan complejo: contad los muertos.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress