Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

José Luis Sánchez Álvarez
Sábado, 23 de diciembre de 2017

Día a día ¡ALANTE TOA! 23 de diciembre

Guardar en Mis Noticias.

[Img #8403]

Día 23 de diciembre.

LA CASA GRANDE DEL TÍO LOBO

Tal día como hoy, pero de…

1790 Nace en Figéac, el que sería el egiptólogo que descifraría la escritura jeroglífica gracias a una piedra escrita en tres lenguas: La piedra Rosetta, a la que Jean François Champollion arrancó su secreto.

En España, en 1808 José I (Pepe botella para los amigos) hermano de Napoleón, vuelve a ocupar el trono intentando instaurar una política ilustrada y liberal con el fin de atraerse a la población, fracasara y marchará en  1813 vivirá en EE.UU.

En Moguer,  un 23 de diciembre de 1881, nace Juan Ramón Jiménez, poeta y premio Nobel, autor de  "Platero y yo".

Y es un 23 de diciembre de 1986 cuando a bordo de un avión de apenas  1.000 kilos de peso, cargado con 6.000 litros de combustibles bautizado “Voayeger”. Una pareja norteamericana; Dick Rutan y Yeana Yeager, logran dar la vuelta al mundo sin escalas y sin repostar combustible en 9 días, 3 minutos y 44 segundos. Recorriendo 41.600 km.

 

Pero pongamos los pies en la tierra y, mas concretamente en la nuestra para irnos al 23 de diciembre de…

 

1763.  Se bota el jabeque Atrevido, construido en el Arsenal de Cartagena.

1765.  Se bota el navío San Genaro, de 1691 toneladas y 68 cañones, construido en el Arsenal de Cartagena.

1789.   Se bota el bergantín Descubridor, de 6 obuses, construido en el Arsenal de Cartagena.

1847         Fallece en Madrid el general Juan Bautista Topete y Viaña, marino y militar español, jefe de escuadra de la Real Armada Española, nacido en Cartagena en 1784.

1858.   El diario La Discusión de Madrid da cuenta de que, debido a las últimas lluvias, se ha descubierto un pavimento de mosaico con inscripciones en Portmán, en la demarcación de la mina La Balsa, y continúa diciendo que es similar al hallado en Cala Reona. Apunta la posibilidad que sean templos consagrados a Plutón, dios que custodia las riquezas de las minas.

1889. El ayuntamiento, a petición popular, acuerda cambiarle el nombre a la calle de la Marina española (la calle Mayor) por la de Isaac Peral.

Así mismo, el caserío de Los Molinos pasará a llamarse Barrio de Peral. El retrato del genial inventor será colgado en el salón de sesiones del Ayuntamiento y por fin Isaac Peral será nombrado “Hijo ilustre y predilecto de la ciudad”.

 

Y hoy nuestro  “Fecho” estrella nos lleva a 1906.    En este día fallece en Portmán Juana Hernández Aguirre a los setenta años de edad, esposa de Don Miguel Zapata Sáez, conocido como “el tío Lobo” debido a que tenía en su casa una cabeza de lobo disecada con una bombilla en las fauces, que según decía había matado él mismo.

Hoy su casa en Portmán, rediseñada por Víctor Beltrí, ha sido declarada Bien de Interés Cultural y como tantos BICs de la comarca se está hundiendo víctima del abandono y la desidia de la administración. La conocida como la Casa Grande o la del Tío Lobo. Construida en una planta a fínales del siglo XIX por encargo del industrial minero Miguel Zapata, conocido por el ‘Tío Lobo’, tiene una superficie construida en planta de mil metros cuadrados. La casa del Tío Lobo, fue reconstruida en 1913, el encargo recayó en el arquitecto de moda, el catalán Víctor Beltrí, quien además de acondicionar la planta baja y el jardín construyó el primer piso donde destaca el gran templete mirador, redondo y voladizo. La casa, con el tiempo, fue adquirida por la empresa minera francesa Peñaroya que en los años 50 del siglo pasado la emplea como casino para mineros y jubilados, y más tarde, hasta los 80, se empleó como consultorio médico de la empresa

Pero la riqueza minera se acabó, las familias de los mineros crecieron y las fortunas menguaron repartidas en mil herencias y ese objeto del deseo ‘la casa del minero’ acabó en las manos del constructor, nuevo rico que explota un recurso inagotable, la necesidad de vivienda de sus vecinos.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress