Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Ramiro GRAU MORANCHO
Martes, 2 de enero de 2018

LA GUARDIA CIVIL DEBE RETORNAR A SU ORIGEN RURAL

Guardar en Mis Noticias.

No paran de cerrarse cuarteles en los pueblos, y el medio rural, cada vez más despoblado y envejecido, y por lo tanto más vulnerable a los delincuentes, se llena de extranjeros, muchos de ellos auténticos criminales, que han venido a España no a trabajar y ganarse la vida honradamente...

La guardia civil fue creada para luchar contra el bandolerismo en el medio rural…, ese bandolerismo que vuelve a asomar en nuestros pueblos, de lo que se deduce que las cosas no han cambiado a mejor, precisamente.

[Img #8513]

 

 

 

 

          El Duque de Ahumada recibió el encargo de Isabel II de crear un cuerpo contra los bandoleros que acechaban a los viajeros, casas de campo, etc., causando abundantes robos y asesinatos, pues la población estaba totalmente vendida ante esas cuadrillas de rufianes, fuertemente armados, y que no tenían nada que perder, pues nada poseían.

 

          La policía nacional, en cambio, siempre ha tenido una vocación urbana, destinada a luchar contra los delincuentes en las ciudades, o poblaciones de una cierta entidad, complementándose ambos cuerpos, siempre que cada uno se dedique a lo suyo.

 

          Con posterioridad, y por obra y gracia del engendro autonómico en el que estamos sumidos, y a punto de ahogarnos, han surgido tres cuerpos policiales más (por ahora): los mozos de escuadra, en Cataluña, los ertzainas, en el País Vasco, y la policía foral, en Navarra.

 

          Cinco cuerpos policiales, cada uno de su padre y de su madre, en la mejor tradición española, con frecuentes piques entre ellos, negándose información, metiéndose en operaciones que lleva otro cuerpo, etc.

 

          Hace años se intentó crear un mando único para la guardia civil y la policía nacional, pero fue un absoluto fracaso, pues sus propios mandos actuaron igual que los matrimonios desavenidos, que cada uno va por su lado…

 

          La propia naturaleza militar de la guardia civil, frente al carácter civil de la policía nacional, dificulta mucho ese maridaje, pues es como juntar agua con aceite.

 

          En la guardia civil primero se obedece, y después se pregunta, mientras que en la policía nacional primero se pregunta, y después se obedece…, en su caso.

 

          Y los otros tres cuerpos, fuertemente politizados, son el germen de futuros ejércitos separatistas, que Dios quiera no levanten algún día sus armas contra España y los españoles.

 

          Hay que reconocer que muchos cuarteles rurales dejan mucho que desear, pues además de sede de las dependencias correspondientes, son también la casa de los agentes allí destinados. Pero en lugar de rehabilitarnos, o incluso construirlos de nuevo, se ha optado por hacer macro cuarteles en las grandes ciudades y capitales de provincia, y como la función crea el órgano, y no al revés, al final se han destinado a centenares de agentes a tareas burocráticas, de mantenimiento de las instalaciones e incluso a actividades tan profesionales como la jardinería, la mecánica o camareros de los bares y restaurantes internos.

 

          Como no hay efectivos para todo, al final se abandonan las zonas rurales, basándose en datos del número de atestados que se instruyen, personas que se detienen, etc., sin darse cuenta (o si) de que la función de la guardia civil en el medio rural es básicamente preventiva, para evitar los delitos, dar seguridad a la población rural, controlar el tránsito de personas sospechosas o problemáticas, etc.

 

          No paran de cerrarse cuarteles en los pueblos, y el medio rural, cada vez más despoblado y envejecido, y por lo tanto más vulnerable a los delincuentes, se llena de extranjeros, muchos de ellos auténticos criminales, que han venido a España no a trabajar y ganarse la vida honradamente, viviendo con nosotros, sino a vivir de nosotros, y sin pegar golpe, que no es exactamente lo mismo, no.

 

          El reciente asesinato de dos guardias civiles y de un paisano en Teruel evidencia esta situación, que debe ser corregida con la mayor rapidez y energía.

 

          No tiene ningún sentido tener a cientos de guardias civiles en cuarteles situados en capitales de provincia, con unos estupendos pisos, instalaciones deportivas, cafetería, restaurante, piscina climatizada, etc., mientras que el medio rural queda abandonado a su suerte, a su mala suerte.

 

          No le echo la culpa a la guardia civil de esta situación, no, pues ellos son unos mandados. ¡Pero hay que ver que políticos hemos tenido dirigiendo (es un decir), el cuerpo, empezando por Roldán, de ingrata memoria.

 

          En resumen y como colofón: urge que la guardia civil retorne a sus funciones de siempre, la prevención del bandolerismo y de la delincuencia en el medio rural.

 

          Todo lo demás son juegos de artificio, y pompas de jabón. Un auténtico fraude a los contribuyentes, vamos.

 

 

 

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Jueves, 4 de enero de 2018 a las 10:20
Antonio
Si el gobierno está cerrando cuarteles en el medio rural, y concentrando a los guardias en las capitales de provincia, es evidente que se está DESNATURALIZANDO EL CUERPO, haciendo perder sus fines primigenios.
Fecha: Miércoles, 3 de enero de 2018 a las 21:43
Carmen
Totalmente de acuerdo.
La guardia civil es básica para mantener la seguridad en las zonas rurales.
Si faltan guardias civiles, PUES QUE NOS DEN LICENCIAS DE ARMAS, y ya nos defenderemos nosotros mismos, como en el salvaje Oeste americano.
¡A grandes males, grandes remedios!
Fecha: Martes, 2 de enero de 2018 a las 11:14
Carlos
Excelente artículo, que suscribo plenamente, de la a la z.
La guardia civil ES LA ÚNICA INSTITUCIÓN QUE FUNCIONA EN ESPAÑA, con todos sus defectos, por supuesto.

La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress