Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Guillermo Rocafort
Martes, 2 de enero de 2018
Opinión de Guillermo Rocafort para La Tribuna de Cartagena

LOS SOVIETS MUNICIPALES DE LA MEMORIA HISTÓRICA

Guardar en Mis Noticias.

La extrema izquierda madrileña está ya al borde de la Guerra Civil y utilizan la Historia como arma de destrucción contra todos.

A lo largo de toda la geografía patria están proliferando a nivel municipal todo tipo de Comités y Politburós conformados de expertos “de reconocido prestigio” en Memoria Histórica, eso sí, con suculentas retribuciones, como las dietas de hasta 800 euros del Ayuntamiento de Madrid por cada “mañanita” de reunión, que están causando verdaderos destrozos en las arcas públicas y en los callejeros de nuestras ciudades.

[Img #8514]

 

 

Y lo están haciendo de una forma sistemática, sin casi oposición, mediante listas negras en las que si caes en ellas, no te salva nadie, mediante purgas de nombres y de honores, al más fiel estilo de la “damnatio memoriae” que aplicaba el Senado de Roma contra los Emperadores, una vez muertos, eso sí.

 

Es cierto, la condena a la memoria se ha desatado con furia y espíritu vengativo en la vieja provincia romana de Hispania.

 

El resultado es que hoy los Soviets de la Historia están abriendo ya sus checas de la Memoria y nadie, pero nadie del pasado, está a salvo, y lo harán con nocturnidad y alevosía, saltándose la legalidad, mintiendo y engañando, ya no violentamente sino con una sonrisa en la cara y repitiendo hasta la saciedad el “mantra” de las palabras consenso y reconciliación.

 

Un ejemplo paradigmático lo tenemos con el Comisionado de la Memoria Histórica del Ayuntamiento de Madrid presidido por la íntima de la Alcaldesa, Doña Paca Sauquillo, y sus seis magníficos expertos en todo menos en Historia como la filósofa, el novelista, la arquitecta, un pseudo periodista de El País cuyo único afán es difamar al Fundador de La Legión, un Catedrático – Sandía (negro por fuera y rojo por dentro) emérito y hasta un cura progre, mano izquierda del Cardenal de Madrid, cuya presencia allí es inexplicable.

 

Este Comisionado o mejor deberíamos decir Comisión, a diferencia de las restantes del Ayuntamiento, no ha cumplido la Ley de Transparencia, ni publicado en Internet sus órdenes del día, actas y menos aún el sentido de sus votaciones, incumpliendo flagrantemente su propia normativa aplicable que es la aprobada en el pleno del Ayuntamiento en fecha 27 de abril de 2016.

 

Tampoco informa de cuándo se van a reunir y cuando nos enteramos, acudimos a la Plaza de la Villa, su lugar de encuentro furtivo, y nos dicen que las reuniones de ese Comisionado son a puerta cerrada, en cónclave secreto.

 

Actúa bajo la supervisión de un Comisario Político, el Señor Txema Urquijo, al más puro estilo estalinista, hasta el punto de que en ocasiones pareciese que supliese la voluntad de su Presidenta y del resto de miembros, ante lo esporádico y lo estrafalario de sus encuentros.

 

La única norma que parece cumplir este Comisionado es la de la paridad, a diferencia del Soviet de Cartagena donde todos son hombres, aunque ya se sabe que a medida que te alejas de la capital las apariencias pierden su importancia.

 

Una nueva Checa de la Memoria ha surgido recientemente en el solar patrio; la Checa de Badajoz, presidida por una ignorante experta que no llega a los 30 años, burócrata del Partido gobernante, aupada a su puesto por Gallardo, un Presidente de la Diputación de Badajoz que vive en una borrachera constante de Memoria Histórica, hasta el punto de que la línea de subvenciones de su Diputación de este año entrante va vinculada al cumplimiento de lo que él entiende que es la Memoria Histórica, cumplimiento que viene impuesto por la Checa que él mismo ha nombrado entre sus subordinados en la Diputación.

 

Gallardo ha decidido coger el tractor del odio y el sectarismo y está haciendo estragos entre los campos extremeños de la convivencia y reconciliación.

 

Volviendo a Madrid, en un pleno del Ayuntamiento de Madrid, los Concejales Pedro Corral del PP y Sofía Miranda del Grupo Ciudadanos, denunciaron la opacidad del Comisionado capitalino y por su parte, la Concejal socialista Mar Espinar, también se quejó de que hay concejales del actual equipo de gobierno municipal que cambian los nombres de las calles sin tener en cuenta el criterio del Comisionado.

 

La extrema izquierda madrileña está ya al borde de la Guerra Civil y utilizan la Historia como arma de destrucción contra todos.

 

Pareciese que la anarquía gana terrero en esta estéril tarea de cambiar los nombres de las calles mientras se da la espalda a los verdaderos problemas de los sufridos vecinos de Madrid y de otras ciudades y pueblos de España, porque la memoria Histórica lo justifica todo.

 

Eso sí, algo ha cambiado en esta Checa de la Memoria en Madrid, hay que ver el despacho de la Señora Sauquillo, sus maderas brillantes, sus buenas y regadas macetas, el teléfono inmaculado y su ventanal a la Plaza de la Villa, por donde se cuelan ligeramente los tenues rayos del Sol, mientras la dulce brisa del Madrid de los Austrias balancea graciosamente el visillo de su estancia oficial, o esas salas de reuniones o esos pasillos repletos de cuadros de dignatarios.

 

El chequista de la Memoria aprendió a pisar buena moqueta y a cobrar suculenta dieta o prebenda y no está dispuesto a perder este privilegio.

 

Es el derecho romano a la “damnatio memoriae” y sus prerrogativas.

 

Más de dos mil años de Historia y manipulaciones nos contemplan.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress