Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Redacción Deportes La Tribuna de Cartagena
Viernes, 5 de enero de 2018
FÚTBOL MODESTO

Moussa Sidibé vive un auténtico calvario en Guadalajara

Guardar en Mis Noticias.

El de Mali lleva dos meses sin cobrar su sueldo y las primas por partidos jugados y quiere salir del club

[Img #8670]

 

Muy triste. Denigrante. No se puede permitir que en los últimos años, temporada tras temporada, el fútbol modesto esté lleno de situaciones límites y dramáticas de jugadores que se dejan la piel por el escudo y la camiseta que defienden y no ven parácticamente un duro. Es horrible. Lamentable.

 

Ahora toca condenar el calvario que está viviendo Moussa Sibidé, futbolista nacido en Malí y que milita actualmente en el Deportivo Guadalajara. El jugador no aguanta ni un segundo más y ha pedido a gritos que le den la baja para poder seguir disfrutando en otro equipo de su pasión, el fútbol. Novias no le faltan.

 

Lleva dos meses sin cobrar, pero eso no lo es todo. El club le pometió una prima por partidos jugados y la realidad es que tampoco ha visto un euro de ese dinero pactado en el contrato. Para más inri, la entidad le ha denegado la baja, estando él en su derecho de solicitarla. Es más, a los tres meses de impagos, si un jugador no ha cobrado al menos uno de esos tres meses, ya puede denunciar y pedir dicha baja.

 

Es repugnante e inexplicable que en tercera división se tengan que dar este tipo de casos. Una auténtica golfería por parte de los dirigentes, ya que en dicha categoría los sueldos no suelen superar los mil euros al més, una cifra totalmente asumible.

 

Tan límite es a situación que el propio Moussa perdonaría las dos mensualidades que le deben si le dejan libre. Él solo quiere que sus hijosy sus dos hermanos pequeños tengan un plato de comida todos los días encima de la mesa.

 

Hace mil esfuerzos para ir a entrenar y jugar y es una verdadera injusticia que se le trate de esa manera. Además, la entidad se lava las manos y le dicen que pida dinero a sus amigos...hay que tener la cara más dura que el cemento y ser un auténtico sinvergüenza para tratar a un futbolista así.

 

[Img #8672]

 

Ante las constantes negativas por no querer buscar una solución, Moussa no ha tenido más remedio que expresar el calvario que vive en una carta. El de Mali sigue manteniendo la esperanza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress