Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

José Luís Sánchez Anderu
Sábado, 6 de enero de 2018
Día 6 de enero ¡Alante toa!

EN MEMORIA DE LAS VÍCTIMAS DEL PARQUE

Guardar en Mis Noticias.

 

 

1778. En la localidad francesa de Saint Léonard de Noblat nace Joseph Louis Gay-Lussac, autor de la Ley que lleva su nombre sobre el comportamiento de los gases.

[Img #8682]

 

 

1814. Nace en Reus  Juan Prim y Prats, General del Ejército y presidente del Gobierno provisional en 1869. Moriría en un atentado en Madrid el día antes de venir a Cartagena a recibir al nuevo rey Amadeo de Saboya.

 

1876. El millonario arqueólogo alemán Heinrich Schliemann, queseis años atrás había descubierto Troya, encuentra  la primera de las cinco tumbas de Micenas.

 

1912. En Egipto, entre las ruinas del taller de Tutmosis,  el arqueólogo suizo-alemán Ludwig Borchardt encuentra  el busto de la reina Nefertiti de 3.400 años de  antigüedad.

 

Pero vámonos atiempos más cercanos y en nuestra tierra. Tal día como hoy, pero de…

 

1574.  Debido a la fuerte sequía que sufre el Campo de Cartagena, se procesiona la imagen del “señor San Ginés de la Jara” hasta la ermita del “señor San Julián”.

 

1731.   Se coloca la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno en la capilla de la cofradía Marraja.

 

1767.   Se termina la construcción de la Batería doctrinal, situada junto al barranco de Santa Lucía, costando 2.500 pesos, esta batería servía para la enseñanza de los artilleros.

 

1821.   Nace en Cartagena Fernando Garrido Tortosa, político y escritor, excomulgado por el Obispo de Barcelona por sus escritos.

 

1834.    Muere en Madrid “repentinamente, a los 86 años de edad”, Don Pedro de la Riva Agüero, natural de Cartagena. El general de la Riva estaba en posesión de la medalla de San Hermenegildo.

 

Y como no podía ser de otra manera el  Fecho de hoy, es el del 6 de enero de 1874.   Una fecha negra en nuestra historia, la voladura del Parque de Artillería durante la revolución cantonal, ¿un crimen de guerra o una casualidad?

 

Murieron casi 500 personas.

 

Hacía una semana que la fragata Tetuán, cargada en la Algameca con municiones y muchos quintales de pólvora, había volado en un sabotaje dentro del puerto, pero no bastó para afectar lo más mínimo el ánimo de los revolucionarios.

 

El destino quiso que una semana después, el día de Reyes, el Parque de Artillería, -el gran depósito de municiones de la plaza- volase por los aires.

 

“Nunca se sabrá cuántos eran, sobre unos 500 dicen- entre ellos muchas mujeres ancianos y niños que se refugiaban de la violencia ciega con que el gobierno central había castigado el atrevimiento de una ciudad pequeña pero grande y generosa de corazón.

 

Nunca se sabrá cómo ocurrió, si fue una granada que casualmente entró por una ventana, o un asesino a sueldo del Estado que salió por la puerta del Parque minutos antes.

 

El edificio casi desapareció, se elevó en el aire hecho mil pedazos, mezclado con sus moradores y cayó como una lluvia de muerte y dolor sobre la ciudad; las ventanas del Parque de Artillería volaron hasta el puerto por la violencia de la explosión, muchos cuerpos no se pudieron recuperar, se habían mezclado con la esencia de este edificio para siempre.

 

Tras la ensordecedora explosión, los sitiadores ordenaron dejar de disparar hasta el día siguiente en señal de luto, alto el fuego que también fue respetado por los sitiados, más que nada por limpiar las calles y “terraos” de cascotes y trozos de cadáveres caídos del cielo”.

 

Este manifiesto que acabo de reproducir  se leyó ante un grupo de ciudadanos que se reunió en 2011 en la puerta del Parque de Artillería, para honrar y reivindicar la memoria de los que allí murieron en la voladura del edificio en 1874. Después se depositaron claveles rojos y se encendieron velas ante una improvisada “placa” de cartón que recordaba a las víctimas. Así mismo se pidió un centro de interpretación de la revolución cantonal. El acto fue organizado por el que suscribe y aunque la prensa le dio la autoría a los Cantonales, pronto se desmintió y se dejó claro que era un acto totalmente apolítico.

 

Al año siguiente se volvió a repetir. Y en 2016  lo rescataron con todas mis bendiciones.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress