Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Ramiro Grau Morancho
Lunes, 8 de enero de 2018

LOS VOTOS NO AMNISTIAN LOS DELITOS

Guardar en Mis Noticias.

          Las elecciones autonómicas Catalanas del pasado día 21 de diciembre de 2017, han puesto sobre la mesa un resultado electoral de imprevisibles consecuencias.

 

[Img #8724]

          Contra todo pronóstico, el pueblo catalán ha reaccionado herido, igual que el hijo pequeño al que le das un bofetón y al poco rato le preguntas si te quiere… Ni que decir tiene que te manda al carajo, y dice que no.

          La estulticia de los estrategas gubernamentales, al convocar las elecciones a solo dos meses de la intervención de Cataluña, han hecho que dos millones de catalanes se hayan sentido heridos en su orgullo, dignidad, historia, etc., y hayan votado de nuevo a los partidos separatistas, quiero suponer que más como reacción visceral que otra cosa.

          Ahora, el cesado Puigdemont, a pesar de no ser el ganador de las elecciones, dicho sea de paso, reivindica su “derecho” a volver a la presidencia de la Generalidad, de la que nunca debiera haber salido, según él mismo, claro.

          Parece ignorar que nuestra Constitución de 1978 prescribe cualquier amnistía de futuro, y que incluso los indultos deben de ser posteriores a las condenas, y no previas, como decía el bailón de Iceta, con la ignorancia que le caracteriza.

          Los delitos son delitos, sea uno presidente del gobierno o presidente de la Generalidad. Y es a los fiscales y jueces a quienes les corresponde formular las acusaciones correspondientes, y juzgarlos, en su caso.

          Y da igual que te voten dos millones de personas, como cinco.

          El derecho penal son las normas mínimas de convivencia ciudadana, y lo que el legislador ha considerado que es delito, debe de ser perseguido, si de verdad queremos vivir en un auténtico Estado de Derecho, y no de desecho, como el catalán, desde el 6 y 7 de septiembre de 2017, hasta su intervención, vía artículo 155 de la Constitución.

          Las leyes no están pasa pisotearlas, o pasar de ellas, sino para ser obedecidas y cumplidas, con independencia de que se pueda discrepar de las mismas, o intentar su derogación o modificación, por los cauces legales pertinentes…

          Esto lo sabe todo el mundo, quiero suponer, pero por lo visto Puigdemont todavía no se ha enterado.

          En fin, conociendo al PP, y su cobardía y corrupción congénita, me temo lo peor. ¡Dios quiera que me equivoque!

          Y nada más, que me esperan la familia, los amigos y las uvas. Feliz Año Nuevo a todos.

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Lunes, 8 de enero de 2018 a las 10:36
Pedro
Así es.
Desgraciadamente en este país, antes llamado España, y pronto Ex España, ya nos estamos acostumbrando a ver cosas raras...

La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress