Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Nuño Rodríguez
Domingo, 14 de enero de 2018
Entrevistamos al ex analista de la CIA, Ron Aledo

Obama armó y financió el terrorismo de Estado Islámico

Guardar en Mis Noticias.

Trump busca las simpatías del lobby judío

En una fría mañana de invierno acordamos una entrevista con Ron Aledo. El señor Aledo es exoficial del Ejercito de Tierra de EE.UU., ex analista de Inteligencia de la CIA; también fue director de los Asuntos de Seguridad con México en el Departamento de Seguridad Interior (DHS) de EE.UU., Oficial de Operaciones e Inteligencia en el Estado Mayor Conjunto en el Pentágono y asesor de inteligencia de la Policía Nacional de Afganistán. Roniel Aledo posee una amplia experiencia en análisis y operaciones de inteligencia, con más de 20 años de servicio a su país. Ha dirigido el Curso de Inteligencia de Fuentes Abiertas (OSINT) de la Escuela de Guerra del Ejército de EE.UU. y ha redactado informes de análisis estratégico para funcionarios VIP del Pentágono, y para el Consejo de Inteligencia Nacional de la Casa Blanca.

[Img #8839]

 

 

La Tribuna de Cartagena ha enviado a conversar con este ex analista de la CIA a Nuño Rodríguez, uno de nuestros más prestigiosos analistas en política internacional.

 

 

[Img #8840]

La mañana se presenta interesante. Quedamos en un área diáfana de un centro comercial. Me encuentro de pie en el sitio acordado pero no hay nadie a mí alrededor, llamo por teléfono por si me he confundido.

        -¿Señor Aledo?

-Sí

        -Estoy en el sitio acordado, pero no hay nadie

-Tranquilo, Estoy detrás de ti

Es una sensación extraña que un analista de la CIA te diga eso apareciendo de la nada. Ahí estaba, medio metro tras de mí. Deje de pensar en ello y nos sentamos en una cafetería. Había muchos asuntos que tratar, y el señor Aledo podía ayudar a comprender muchos aspectos de la política americana.

 

Buenos días, señor Aledo. Me gustaría empezar comentando la elección del Presidente Trump. El presidente Trump parece que había usado el nacionalismo exacerbado para hacer su campaña electoral, para hacer su marketing político de campaña ¿Hasta qué punto ha sido esto determinante en su elección?

 

No creo que sea exacerbado, únicamente utilizó el nacionalismo; América First, pero no exacerbado. Los gobiernos anteriores de Obama y de Bush ponían muchísimo énfasis en política exterior; la guerra de Irak, Afganistán, Cambiar el régimen de Ucrania, estar siempre de la mano de la UE, etcétera…  Trump lo que hizo fue centrase más en América, decir “me voy a centrar más aquí, en lo local”, especialmente en trabajos; en que las empresas que se han ido a China regresen aquí a Estados Unidos. Que las grandes empresas americanas dejen de abrir fábricas en China y empiecen a abrir más fábricas en los EEUU para los trabajadores de aquí. Parece que eso era el tema central.

 

 

 

En EEUU, fuera de las grandes ciudades, la clase obrera, los mineros, los policías, los bomberos, son muy conservadores

 

 

 

La religión cristiana, grupos de “Con mi Biblia y mi Pistola”, que habían sido por cierto los que más habían sufrido la deslocalización de las empresas americanas, ¿Recibieron muy bien este discurso?

 

Los que recibieron muy bien este discurso fueron los que llamamos los “Blue Collar Workers”, los trabajadores de cuello azul, que son los obreros. Al contrario de España en que la clase obrera esta, por decirlo así, 90% tomada por la izquierda; UGT, CCOO, Podemos, IU, en EE.UU. no pasa eso. En EEUU, fuera de las grandes urbes (dentro de las grandes urbes si, suelen ser Demócratas) pero fuera de las ciudades, fuera de las grandes urbes, la clase obrera en Ohio, en West Virginia, los mineros, los policías, los bomberos, son muy conservadores, son muy de derechas. Y lo de “Voy a abrir fábricas aquí” lo acoge muy bien la clase obrera, en los Estados clave. Lo de “Mi Biblia y mi Pistola”, es un lema típico de los EEUU “My Bible and my gun, nobody will take them” es una cuestión cultural en la que Trump estaba diciendo a los votantes ya no obreros, pero si conservadores, campesinos de la América profunda, Kentucky, Texas, Arkansas, Iowa, granjeros de la América conservadora profunda, que él, a pesar de haber sido un playboy mujeriego de Nueva York, iba a responder por ellos, que había cambiado de ideología. Lo más importante, lo que resonó más con esa gente, no ya con los obreros sino con la gente de la América profunda conservadora, fue la promesa de Trump de sustituir al Juez Antonin Scalia, que era un juez ultra conservador, católico, del Tribunal Supremo de EE.UU., por alguien con una ideología parecida a la de él. La gente aquí en España no lo entiende, pero el Tribunal Supremo de los EE.UU., las nueve personas que lo componen, son increíblemente poderosas. Esos nueve jueces son lo que sería aquí en España el Tribunal Constitucional y el Supremo unidos, fusionados en uno. Y es el Presidente quien pone a estos nueve jueces, que están ahí de por vida, vitalicios. Estos nueve jueces son los que deciden la ley, la constitución, los que lo interpretan, y no hay modo de apelar sus decisiones; son la última instancia de apelación. ¿Qué sucede? Habitualmente hay cuatro de derechas y cinco de izquierdas, o cinco de derechas y cuatro de izquierdas, o cuatro de derechas y de izquierdas y uno de centro, estilo Ciudadanos (risa).

El Juez Antonin Scalia murió; tenía un hijo sacerdote conservador de misa en latín, provida, antihomosexualista, prolibertad religiosa, etcétera… El juez murió y había dejado su vacante. Trump dijo a esta gente de las pistolas y la biblia que si lo elegían a él no iba a sustituir ese asiento vacante con un progre ateo, pro liberal del partido Demócrata, les dijo que lo iba a sustituir con alguien como él. Y eso fue exactamente lo que hizo. Puso al juez Neil Gorsuch, que es igualmente conservador, católico, pro vida etcétera... Así que Trump lo que estaba haciendo era apelar por una lado a los obreros, con el “America First”, a los obreros de los estados “Swings, Swing States”, que son los que cambian de color en las elecciones para un lado o para otro. Pero con eso de la Biblia y las pistolas y el “soy conservador ahora”, “soy de derechas ahora”, ”soy religioso ahora”… estaba Trump apelando a la población de la América profunda. Y la promesa fundamental que hizo fue esa; que iba a sustituir el asiento de Antonin Scalia con otro juez conservador.

 

Claro, aquí en España no se entiende mucho eso, lo que nos ha llegado es la America profunda, de los conservadores. lo más que puede llegar a conocer una persona media es algo como el término “red neck”. Y no tiene nada que ver con lo que ha pasado en la campaña electoral americana.

 

En EE.UU. lo que hay es una gran coalición conservadora, de derechas. Seria aquí en España algo como el Opus Dei, o la gente más conservadora. En EE.UU. es una gran coalición de católicos de derechas conservadores, y protestantes conservadores, que son los que gobiernan y dominan en todos los estados del centro de EE.UU.; Kentucky, Arkansas, Arizona, Iowa, Texas etcétera… El discurso de Trump era para los dos; para los obreros por un lado, como el traer fábricas aquí, y el otro discurso era para los conservadores; Soy de derechas, también soy religioso ahora, por favor perdónenme por haber sido un playboy mujeriego de Nueva York.

 

¿Entonces se han cumplido las expectativas para unos y otros de momento?

 

Están en ello. Para los conservadores más de derechas si, por que ya sustituyó al juez Antonin Scalia por el juez Neil Gorsuch, extremadamente conservador y religioso. Esta haciendo muchísimas medidas en estos momentos Trump para atraer inversión, para que las fábricas de EE.UU. vuelvan a abrir en el país. Quizás está intentando impulsar su agenda para cumplir con sus promesas; la reforma antiinmigración, está empujando por el asunto del muro... El problema es que está pasando primero por toda la burocracia y por todas las negociaciones y por todo el sabotaje. Sabotaje que le hacen tanto los demócratas como los republicanos más caciques, más del “establishment”, que también están en contra de Trump.

 

Claro, porque estamos hablando de que Trump está representado a los paleoconservadores dentro del partido Republicano.

 

Exacto, no está representando a los moderados. Y estos moderados, lo que diríamos aquí los caciques, los barones del establishment, también están en contra de Trump. Los neocones moderados, su jefe John McCain, arrastra a muchísimos senadores, congresistas, políticos del partido Republicano por que también odian a Trump y están en contra de él. Estos políticos son los llamados “nevertrumpers”.

 

 

El voto judío no es importante, lo importante son los lobbies judíos y los donantes judíos y la mayoría de cristianos conservadores son pro Israel

 

 

 

Entonces estamos hablando de una variable religiosa, de una variable nacionalista, dentro de lo que es el discurso de Trump. Hemos visto como una comunidad religiosa, como es la comunidad judía, tiene también una representación muy fuerte dentro de lo que es la Administracion Trump. ¿Hasta qué punto sus vínculos familiares con esta confesión han podido afectar su visión frente al electorado?

 

Muy poco, los judíos de EE.UU. votan demócrata. Los judíos de EEUU son en una gran parte secularistas, y de izquierdas. Krugman, Spilberg… los grandes productores de Hollywood, los grandes banqueros de Nueva York, son poderosísimos, tienen muchísima influencia, pero son en un 85% de izquierdas, del partido Demócrata. El partido Demócrata y la comunidad judía están unidos. Una pequeña minoría judía, la más religiosa, la más conservadora, son los únicos que votan republicano. Pero en EE.UU. el 95% de los negros son del partido demócrata, la gran mayoría de los hispanos son del partido demócrata, y la enorme mayoría de la comunidad judía es del partido demócrata. Lo que está tratando de hacer Trump es romper eso, de ganarse aunque sea la neutralidad de algunos judíos. Está tratando de reducir un poco esa enorme aplastante mayoría que tiene el partido demócrata dentro de la comunidad judía. Está tratando de ganarle un 5, un 10, un 15% de electorado a la comunidad judía, o por lo menos de donantes judíos, que es lo verdaderamente importante; en EE.UU. el voto judío no es importante, lo que es verdaderamente importante son los lobbies judíos y los donantes judíos.  Estos son enormes, son gigantescos, tienen un poder increíble, una cantidad de dinero increíble, y como he dicho, el 80, 85% va a parar al partido Demócrata.

 

Sí, hemos visto como se han empezado unas campañas contra las políticas de Trump, hemos visto como los dreamers han empezado otra vez unas campañas muy fuertes para intentar legalizar a todos los inmigrantes ilegales, campañas políticas de corte demócrata que han salido como de la nada una vez había ganado Trump ¿En el electorado cristiano, no ha afectado, no ha hecho mella la relación de Trump con la comunidad judía, estos intentos de acercamiento?

 

No, al contrario; le ayuda.

 

¿Cómo le ha podido ayudar?

 

La enorme mayoría de los cristianos de EE.UU., estoy hablando de los cristianos protestantes; pentecostales, evangélicos, conservadores… ellos son de por sí pro Israel, pro judíos. Una pequeña minoría de cristianos, ya dentro de los católicos, le es indiferente, o no tiene una base religiosa para apoyar a Israel. Pero la enorme mayoría de los pentecostales, de los evangélicos, de los protestantes en general, son muy pro Israel. Se ven conectados religiosamente a Israel, ven a Israel como los hermanos mayores, ven a Israel como los ancestros que hay que proteger etcétera… Por eso, cada vez que Trump hace una declaración a favor de Israel, o a favor del pueblo judío en general, sienta muy bien en la gran mayoría de los conservadores cristianos. Por eso, al contrario de lo que puede parecer, le ayuda mucho a Trump.

 

Desconocía la magnitud, si sabía que había grupos de moteros, protestantes cristianos, ondeando la bandera de Israel. Pensaba que era por ir contra los musulmanes, por el terrorismo, pero no que tuviese una base tan profunda.

 

La gran mayoría de los cristianos, conservadores, en EE.UU. son pro Israel.

 

Claro, por eso todos los presidentes americanos habían prometido trasladar la embajada americana de Tel Avid a Jerusalén… ninguno lo había cumplido, pero ha sido este presidente, el que más apelaciones al cristianismo a tenido en los últimos años, quien lo ha hecho ¿A qué se puede deber esta decisión en este momento?

[Img #8841]

 

 

 

Como he dicho; Trump está tratando de ganarse un poco, de dar una mordida, a la comunidad judía. Esta comunidad siempre ha estado decididamente a favor del partido Demócrata, Trump está tratando de ganarse un 10, un 15% de votos, o más que votos de esas influencias económicas, de donantes. Mover la embajada a Jerusalén lo ayuda en ese propósito, lo ayuda a caerle simpático a muchos judíos de EE.UU. Que si bien la mayoría no se va a pasar de bando, que van a seguir siendo demócratas, él espera que muchos de estos editores de los grandes medios de comunicación (New York Times, Boston Globe…) por lo menos sean un poquito más simpatéticos hacia él, que no lo ataquen tanto, que no estén atacándolo e insultándolo en sus medios 24h al día. Trump está tratando de hacer un guiño simpático a la influyente comunidad judía de EE.UU.

 

 

En EE.UU. el lobbie judío hace campañas multimillonarias a favor de Israel

 

 

¿Se puede usar “poder judío” y  “poder sionista” como sinónimos?

 

Bueno, yo creo que son cosas diferentes, sionismo es una ideología como tal, y tiene muchos significados. Sionismo dentro de Israel es la derecha de Israel, el partido Likud. Fuera de Israel sionismo es esta ideología política de que hay que defender a Israel por la razón que sea; por razones democráticas, porque son aliados de EE.UU., por que muchos ciudadanos americanos tienen la doble nacionalidad etcétera... Esta también el sionismo religiosos, que es el que he mentado antes, los evangélicos, los pentecostales tienen lo que se llama el sionismo religioso, ellos de alguna manera mezclan la religión judía con el cristianismo. El sionismo es una cuestión religiosa, filosófica y política. Lobbies judíos es una cosa completamente diferente; lobbie judío es AIPAC (American-Israel Public Affairs Committee), es el gran súper lobbie de influencia judía en EE.UU. Todos los años hacen una súper convención, en Washington DC o en Nueva York, y allí van todos los grandes donantes, todos los grandes medios judíos; periódicos, directores de empresa judíos etcétera… se juntan todos los años para coordinar los esfuerzos a favor de Israel. Y lo que hacen es lobbie furioso con el congreso a favor de Israel, hacen campañas electorales, campañas en los medios, compran paginas en todos los periódicos, tienen un poder económico extraordinario; compran páginas enteras en el New York Times, en el Washington Times y hacen lo que sea, son campañas multimillonarias a favor de Israel; eso es el AIPAC, ese es el lobbie judío. Y a los políticos que van en contra de Israel, o que se muestran no muy pro Israel, tratan de reemplazarlos con otros políticos; hacen campaña millonaria en contra de sus oponentes políticos.

 

Vemos que tienen mucho poder en los medios de comunicación, de hecho poseen muchos de los medios de comunicación ¿En qué otras industrias son prominentes?

 

La banca en Nueva York, casi todos los grandes banqueros de Nueva York, los grandes de Wall Street, los grandes bancos, los grandes fondos de inversión. Y Hollywood, el 80-90% de los grandes productores son judíos, como Weinstein, que ahora está mucho en los medios con la cuestión de los asuntos sexuales. Pero yo diría que Weinstein es uno del montón, diría que la gran mayoría de los dueños de los estudios son judíos, progres, de izquierdas, del partido Demócrata.

 

Suponemos que tienen una influencia enorme dentro de los EE.UU., la influencia exterior es a favor de Israel ¿Qué otros fines pueden llegar a buscar dentro de la política estadounidense con visión hacia la política internacional? Por ejemplo ¿Qué intereses pueden llegar a tener en organizaciones como la OTAN, o en organizar el eje comercial del Pacífico, que parece es el que están intentando organizar ahora?

 

AIPAC se centra totalmente en el favor a Israel, el proceso de paz con los palestinos; que sea a favor de Israel. Mover la embajada, todo a favor de Israel. Pero claro, eso se deriva en muchos sub objetivos más pequeños o más concretos; renegociar el tratado nuclear con Irán, esta vez hacerlo pero a favor de Israel, la primera vez que lo hizo Obama, que tenía una relación malísima con Netanyahu, que era de derechas, del Likud, y Obama era muy moderado en ese tema, tenían una relación personal malísima entre los dos. Ahora uno de los objetivos es que Trump renegocie ese tratado con Irán pero de una manera mucho más severa, mucho más en contra de los intereses de Irán y más a favor de los intereses de Israel. El lobbie tiene muchísimos objetivos; ya sean económicos, ayuda militar a Israel, doble nacionalidad para los judíos estadounidenses, pero siempre con el mismo fin; que beneficie a Israel. Y por supuesto que los políticos estadounidenses, los congresistas y los senadores, que sean siempre pro Israel. Esa es la base del American Israel Public Affairs Comittee.

 

Dijo Ariel Sharon, creo que en el año 82, que los EE.UU. pertenecían a Israel, debido al enorme poder que se está comentando ¿Se puede decir que las políticas internacionales de EE.UU. e Israel son exactamente la misma?

 

Van muy parecidas, obviamente, se alejaron bastante durante Obama, porque Obama era muy moderado en el tema de Israel. Obama era una excepción a la regla. Al igual que Carter, los cuatro años de Carter fueron bastante en contra de los objetivos de Israel; Carter era muy pacifista, muy humanitario, siempre a favor de los derechos de los palestinos. Y Obama, aunque era también pro Israel, no era un ferviente creyente, principalmente porque estaba el Likud en el poder. Si hubiese estado alguien del partido Laborista en el poder en Israel hubiese sido mucho mejor la relación de Obama con el país, pero a Obama le tocó Netanyahu, que era de la derecha dura del Likud. Pero en términos generales se puede decir que si, que incluso con los Neocon de Bush, ahora con Trump, si se puede decir que las políticas de EE.UU. e Israel van en un alto porcentaje en la misma línea.

 

 

EE.UU. no tiene ningún interés en armar al DAESH

 

 

Estamos también viendo como hay otros muchos conflictos en la zona, como el DAESH, y estamos siempre también oyendo como desde los EE.UU. o desde Israel se les está financiando, se les está dando logística ¿hasta qué punto es cierto, hasta qué punto es mentira? ¿Hasta qué punto pueden tener interés los EE.UU. e Israel en desestabilizar la zona a través de la financiación de estos grupos mercenarios?

[Img #8842]

 

 

 

 

EE.UU. evidentemente no tiene, ni tuvo, ningún interés en armar al DAESH. Lo hizo, si, pero lo hizo por idiotez de Obama, por negligencia de Obama. Actuó por ideología, no por pragmatismo. Y tan pronto empezó una revolución sunita, dirigida desde Arabia Saudí, contra el régimen alauita chiita de Basad en Siria, Obama, de idiota, de negligente, de imbécil, empezó a mandarles armas. Pensaba que esta gente eran demócratas, pro derechos humanos, en la línea de Voltaire, en la línea de Rousseau, en la línea de las Cortes de Cádiz, en la línea de Ciudadanos, de Albert Rivera bla bla bla (risas), el muy imbécil se creyó eso, y empezó a mandarles ayuda, y logística, y armas a los luchadores de la democracia y la libertad. Estos según recibieron armas, dinero y medios se quitaron la careta de volterianos y roussenianos, la careta de Albert Rivera, se la quitaron y se mostraron al mundo como lo que eran; eran grupos sunitas. Unos más radicales que otros, unos más controlados por Arabia Saudita que otros, pero era una cuestión puramente religiosa. Hay que recordad; en Oriente Medio religión es política y política es religión. Había un gobierno chiita alauita, alineado con Irán, que es la gran potencia chiita, y había que derribarlo de alguna manera. Y había que poner a un gobernante sunita puro, fiel seguidor de Ala, que obedezca al rey de Arabia Saudita. Eso era todo.

 

¿Todo viene financiado de Arabia Saudita?

 

Arabia Saudita y Qatar financiaron muchísimo al principio, y le prometieron a Obama que eran moderados, pro democracia, pro liberales… Y Obama se lo creyó y se unió al grupo de apoyo logístico y financiero. Tras recibir el dinero y la logística se quitaron la máscara y había más de 30 grupos sunitas todos, Al Qaeda, DAESH, grupos independientes bajo las ordenes de Qatar o Arabia Saudita… Eran los grupos sunitas de la región intentando derrocar al gobierno alauita chiita ¡Cristiano! Porque hay una coalición en Siria, una coalición chiita-alauita. La familia de Basar son alauitas, es una escisión de los chiitas tradicionales, pero es una coalición abierta con los cristianos. Los cristianos que son un 10% de la población están con el gobierno de Basar.

 

Hay otra organización supranacional, como es el Club de Shanghái (OCS), Siria e Irán van a ingresar este año en la organización ¿Cree que toda esta financiación de grupos mercenarios, este intento de derrocamiento por Arabia Saudita, haya sido con el objetivo de evitar esta unión?

 

No, no tiene nada que ver. Arabia Saudita e Irán están en una guerra. Una guerra fría y a veces caliente. Y por intermediarios, por proxis. Así como EE.UU. estaba en guerra con la Unión Soviética.

 

Sí, a través de los satélites.

 

Por los satélites durante cincuenta años. La Unión Soviética ayudaba a ganar a un presidente marioneta en Irán, al poco tiempo llegaba EE.UU. quitaba a ese y ponía al Sha. La Unión Soviética ayudaba a Allende a ganar en Chile, con la ayuda de la Inteligencia cubana, pues al poco tiempo llega EE.UU. y ayuda a Pinochet a que le dé un golpe de estado. Esto es una guerra proxi. Así mismo hay una guerra proxi en Oriente Medio entre Arabia Saudita (sunitas) e Irán, que es la gran potencia chiita. Y la guerra proxi está en  Bahréin, que el gobierno es sunita pero la población es chiita. La guerra proxi está en Siria, está en Irak, está en Yemen. Y toda esta cuestión de Siria no tiene nada que ver con Shanghái. La guerra se Siria tenía que ver con la oportunidad de los sunitas que quitar de en medio, de matar a este gobierno alauita amigo de Irán. Eso era todo. No tiene nada que ver directamente con lo de Shanghái. Ahora que viene la paz, que vinieron los rusos e intervinieron, me parece que los rusos han invitado a Siria, y me parece que es natural, siendo un aliado, que se meta Irán también. Pero ya es por cuestión puramente económica, de influencia, de caer simpático a Rusia.

Shanghái para mi, creo que simplemente tiene su origen en la necesidad. Shanghái, en mi opinión, nace de la manera en que Obama arrinconó durante muchos años a Rusia, del tablero internacional; Por la guerra en Ucrania, por su política contra los homosexuales, por las sanciones que le puso la UE…

Pero sin embargo Rusia y China en la ONU votaban juntos, en bloque, vetando a EEUU, vetando a RU, vetando a Francia, vetando a todos los países permanentes del Consejo de Seguridad. Y la necesidad,  el gran poderío militar de EEUU, la política internacional de Obama, llevó a unirse a Rusia y a China de alguna manera; “Nos necesitamos mutuamente”, “el enemigo de nuestro enemigo es nuestro amigo”, “tenemos que unirnos si queremos sobrevivir a la UE y a Obama”. Y lo que paso es que las políticas de los EE.UU., de Obama, empujaron a Rusia y a China a unirse y cooperar más. A hacer cosas increíbles que no se habían visto, a hacer ejercicios militares conjuntos, a que las marinas de guerra de Rusia y China vayan juntas; eso nunca se había hecho nunca. Que Rusia firmara ahora la construcción de oleoductos con China por miles de millones de dólares nunca se había hecho. Fue Obama, y la UE siguiendo a Obama, y a Merkel, los dos líderes del globalismo por decirlo así, que empujaron a Rusia y a China a unirse. Los acorralaron, los arrinconaron y los obligaron a unirse, a cooperar entre sí. Y para sellar este nuevo entendimiento entre los dos países surgió el Club de Shanghái. El revivir la Ruta de la Seda, revivir el continente euroasiático, incluyendo a todos los países entre las dos potencias, incluyendo a cuantos más se pueda de Oriente Medio… crear nuestro propio bloque, nuestra réplica de la Unión Europea.

 

Se han unido ya Pakistán e India. Estamos hablando del 45% de la población mundial, del 19% del PIB mundial y de una parte del globo bastante grande.

Yo no creo que sea algo tan fuerte, ni tan poderoso, ni tan unido como la Unión Europea, ni mucho menos, es una fracción de la UE. Pakistán e India se odian a muerte, cualquier cosa pasa y empiezan una guerra entre ellos. Pero si es un gesto simbólico. Mas que simbólico obviamente, porque van  a haber oleoductos, van a haber rutas comerciales; China ya está abriendo su puerto de tierra con Pakistán para llevar mercancías directamente hasta el océano. Va a haber un elemento económico importante, de inversión, de gas, de petróleo, de fronteras, pero hay enormes y gigantescos problemas políticos en que nunca se van a poner de acuerdo. Son países tan diversos y tan distintos que cada uno tiene su interés individual. Pero si es un gesto, si es como “cada vez que la UE quiera meterse con nosotros, estaremos unidos”, ”cada vez que los EEUU quieran sancionar a Rusia con tal producto, pues ahora puedo conseguir ese producto desde la India o Pakistán”, “si los tomates españoles no pueden ir a Rusia pues los traemos de Turquía o de donde sea”. Es un gesto político de decir “no estamos solos, estamos unidos, tenemos nuestro propio bloque y tenemos la influencia en esta gran parte del mundo”. Es un mensaje que le envía a la Unión Europea.

 

 

Si Rusia quiere mandar sus ejércitos a Siria, EE.UU. y la UE no puede detenerlos

 

 

Se hablaba siempre de la hegemonía de los EE.UU. a nivel global y ahora parece que se le está obligando a compartir, están hablando de un mundo multipolar. China parece que quiere utilizar la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) para ser un eje fundamental de los que va a ser el Nuevo Orden Mundial. Esta incluso consiguiendo desestabilizar a la ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático) para imponer todas las políticas que acabas de comentar ¿El futuro va a ser multipolar o habrá un poder hegemónico?

 

En teoría si me parece que puede llegar a ser multipolar, en teoría y en papel. Claro está que siempre hay algo disidente. Por ejemplo, hay un poder real; si China quiere hacer un bloqueo del Pacifico lo puede hacer. Si Rusia quiere mandar sus ejércitos a Siria, EE.UU. no puede detenerlo, ni la UE puede detenerlo. Cuando Rusia empezó la campaña militar en Siria en septiembre del 2015 le cayó como un petardo a Obama, estalló en furia, en cólera por eso; pero no podía hacer nada. Lo único que podía hacer era declarar la guerra a Rusia y acabar con el mundo; vale, muy bien, pero esa no es una opción. Si que existe un poder real que China puede ejercer en lo económico, Rusia puede ejercer un poder, y estos países satélites pueden ayudar abriendo puertos, con materias primas etcétera…  Así que en teoría puede haber un mundo multipolar, lo que pasa, que en la práctica, en la realidad, el bloque de EE.UU. con la UE es ya tan increíblemente poderoso, por que recuerda que incluye a casi todo el mundo del G7; Canadá, Francia, Inglaterra, Alemania, Japón…. Ya están integrados. Así que hay una diferencia enorme a nivel económico. El bloque de EE.UU. más la UE mas Japón, Australia, va a estar diez, quince cuerpos por delante económicamente hablando, financieramente hablando, militar y políticamente hablando. El ejército de los EE.UU. tiene un poder increíble, mucho más poderoso que los de China y Rusia combinados. Así que en teoría si van a existir varios bloques, pero en la práctica el poder económico y militar y político de EE.UU., UE y G7 va a estar muchos cuerpos por delante. Es como decir que el PP y Coalición Canaria tienen las mismas oportunidades en teoría, pero el PP tiene por ejemplo 40 diputados y Coalición Canaria 1. En teoría están a la par pero en práctica va a ser mucho más poderoso un bloque que otro.

 

Señor Aledo, ¿le gustaría añadir algo que se haya quedado en el tintero?

[Img #8843]

 

 

 

 

Muchas gracias por la entrevista, únicamente que vivimos tiempos muy complicados, muy difíciles, muy interesantes… Hay que mirar siempre el tablero internacional de una manera estratégica, en big picture como decimos, que de una manera en que la gente ni siquiera se da cuenta. Una cosa increíble que acaba de pasar hace poco, de la que la gente ni ha hablado, es que después de mil años, literalmente mil años, mil años de división y de odio y de rencores, y de peleas entre la iglesia católica de Roma, y el patriarcado de Moscú, la iglesia ortodoxa, por primera vez en este tiempo se reunieron el Papa y el Patriarca de Moscú. Una cosa increíble, una cosa insólita hace un par de años atrás, y está sucediendo. Hay que mirar al futuro, que está pasando con la humanidad, con la UE, que mientras más inmigrantes quiere meter la UE a Hungría y a Polonia más se está hablando del Polibrexit, un posible Hungrabrexit. Que no se pueden imponer sus políticas en otros países nacionales, que se están levantando contra la UE.

 

Hombre, es que las políticas de “refugiados” están siendo bastante radicales en todos los países.

 

Pues todas esas cosas hay que verlas. Como dice Pat Buckanan, que es un gran comentarista internacional, y fue asesor del Presidente Nixon, y asesor del presidente Reagan, la gente se está rebelando contra el Nuevo Orden  ¡contra lo que era el Nuevo Orden Internacional! De después de la guerra mundial en Occidente, este Orden masónico, universalista, volteriano como yo le llamo, contra esto se están rebelando. Ya pasó con el Brexit, está pasando ahora con Hungría, con Polonia, paso con EE.UU.; nadie se esperaba la elección de Trump. Eso fue un golpe terrible, que ha puesto a la desesperada, que ha llevado a la furia, a la desesperación a la masonería mundial, a Hollywood, a la prensa de EE.UU., a toda la progresía de EE.UU. Son cambios radicales y estratégicos que la gente ni se esperaba de ninguna manera. Y yo creo que se van a  seguir profundizando mucho en los próximos diez años. Así que hay que mirar con mucho análisis estratégico estos cinco años futuros.

 

Señor Aledo, muchísimas gracias por atender a La Tribuna de Cartagena. 

 

 

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Martes, 16 de enero de 2018 a las 04:18
Analista de la CIA e Ignoreante Históric
Pobre Ignorante Histórico.... Todos los americanos y digo TODOS son unos Ignorantes PORDIOSEROS...Lo primero que debería ese Sicario de Judios es leer la Historia de Europa. No la divulgada por la Ponzoña JUdio-Pordiosera dde Holiwood sino la real de los Pueblos de Europa que durante los ultimos 2000 años han sido emponzoñados por la PESTE JUDIO Pordiosera que tiene sus objetivos en los que se describe en los " Protocolos de los Sabios de Sion " Francisco de Quevedo en su libro escrito en 1633 " Excecración contra los Judios" no puede ser tachado der Nazi.. es la **** realidad de un Nido de malnacidos que nunca perdonará a España haberlos expulsado por malos e hijos de **** como lo han hecho todos los pueblos siempre. No porque el mundo sea racista, sino porque ellos sdon malvados, asesinos, avaros, traidores y PORCULEROS.
Yo he aprendiso aldo de este tipo, pero el tiene todo por aprender de la verdadera historia.

La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress