Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Carlos Roldán
Lunes, 22 de enero de 2018
Opinión de Carlos Roldán para La Tribuna de Cartagena

Cataluña como videojuego

Guardar en Mis Noticias.

Puigdemont está como un cencerro y curiosamente quizá por eso le eligió Artur Mas, la verdadera rata de toda esta locura, ese que le decía a Zapatero "tu pon más dinero y yo iré borrando la palabra Nación"

[Img #8966]En mi anterior etapa como abogado tuve que hacer muchas cosas curiosas y una de ellas fue redactar estatutos de asociaciones culturales que llevaban el nombre de Estados Supranacionales. Se trataban de asociaciones virtuales formadas por socios de varias nacionalidades que llevaban nombres y cargos pertenecientes a Estados, obviamente había que resaltar en sus estatutos su carácter virtual y por supuesto no asumir ninguna competencia que correspondiera a los Estados legítimos.   

 

 

De alguna manera era un paso más en la digitalización de la vida, si tenemos sexo digital, dinero digital y  quedadas colectivas digitales pues mientras no hubiera duplicidades no era más que un freak más de la sociedad del espectáculo y  les anuncio que si navegan por Internet podrán ver como se ha reconstituido el Imperio Romano con Emperador y todo por poner sólo un ejemplo, o la República Intergaláctica de Star Wars. Lamentablemente, nuestra querida Cataluña ha venido a ocupar un lugar en esos freaks "no lugares" virtuales. 

 

 

Si observamos las declaraciones judiciales de los imputados por el "Proces" Catalán, son copias de las defensas de aquellos procedimientos en los que se ha delinquido por Internet y las continuas referencias al carácter simbólico o directamente "virtual" y "sin efectos jurídicos" que podemos leer en presidentas de parlamentos y consejeros del Gobierno catalán podemos constatar la exactitud de esta absoluta locura sin la más mínima resonancia internacional (ni ONU, ni UE, ni país alguno, cree ya en esta locura de algunos catalanes). Esas declaraciones bien pudieran ser tablas de salvación personales pero han tumbado para siempre el "proces" al añadirle un barniz de alfredolandismo que ya por otra parte estaba empezando a acusar. 

 

De todo lo que me preocupaba antes sólo me queda una cosa: la locura de quien está al mando del videojuego, porque ha perdido la noción de realidad. Es como si nos creemos la identidad virtual que generamos a través de nuestros nicks digitales y creemos que podemos suplantar a la carne y la sangre, como si alguien creyera que puede comer comida digital y permanecer vivo. Este loco cree que puede gobernar desde un videojuego y generar efectos reales, como si el Emperador Virtual del Imperio romano (que existe) reclamara su legitimidad al Papa de Roma. Literalmente igual.

 

[Img #8965]Puigdemont está como un cencerro y curiosamente quizá por eso le eligió Artur Mas, la verdadera rata de toda esta locura, ese que le decía a Zapatero "tu pon más dinero y yo iré borrando la palabra Nación". Le ha sustituido alguien que creía en sus mentiras y precisamente por eso, la rata está pidiendo ahora "realismo". 

 

Esperamos la pronta llegada de la Cataluña de Serrat, Coixet y Loquillo, esa especie de cultura Parisina que teníamos en España y que servía de puerta abierta a Europa y que electoralmente, elección tras elección, le da la espalda al nacionalismo con mucha más diferencia que en el resto de Cataluña. Esperamos la organización de los catalanes normales que acaben con esta digitalización de sus vidas y que sirvan de palanca para un movimiento mucho mayor que contribuya a acabar no sólo con el movimiento involucionista que se ha apoderado de las instituciones, sino un cambio en las instituciones mismas que han hecho posible llegar hasta aquí. 

 

Esta locura no debe hacer bueno al Régimen del 78, que utiliza las aberraciones para generar un movimiento de adhesión a su favor con el grito de que lo otro es peor. Es al revés ya que este Régimen es el que hace posible a Pokemon-Puigdemont.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Lunes, 22 de enero de 2018 a las 10:38
Antonio Solano
Muy buen artículo, con la ironia puesta al servicio de la verdad. Ya era hora de hablar claro sobre el sainete llamado process.

La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress