Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

GINÉS BERNAL GARCIA
Martes, 23 de enero de 2018

QUO VADIS CARTAGENA

Guardar en Mis Noticias.

 

Nacido y  vivido toda mi vida en lo que entonces se llamaba “ Cartagena casco “ –c/ del Duque - . Mis recuerdos de aquellos años son de una ciudad bulliciosa y alegre con aquellas calles llenas de gente, donde me podía pasar horas y horas sentado en la puerta de la confitería regentada por mi familia, entretenido con el ir y venir de la gente.

 

Mi pandilla,  teníamos sitio fijo donde encontrarnos: la plaza de risueño, luego de la Virgen. En aquella época de la postguerra, - los últimos del racionamiento - , todo aquel entorno estaba lleno de calles donde vivían personas  de clase más o menos humilde   que poblaban las próximas de Ciprés, San Cristóbal, Lizana, Cuatro Santos, etc. El mirar hacia la Calle San Diego era un divertimiento viendo bajar y subir gentes de todas las clases sociales  que, para ir  a su trabajo o simplemente acercarse al centro, tenían que pasar por allí. Las casas iban en consonancia con la época y, aunque alguna destacase, eran todas parecidas; eso sí, destacaban sus miradores y sus ventanas de “buche de paloma “.

 

Ya entonces, oía hablar a los míos que Cartagena vivía de espaldas al mar  pues empezaba la expansión ciudadana y se empezó  a construir en lo que se llamaba: “el ensanche “.

 

 Hoy, después de  pasar  la gran parte de mi vida lejos de mi tierra por los estudios universitarios y el ejercicio de mi profesión,  he vuelto definitivamente y hay calles y  más calles donde si me dejan y no me dicen dónde estoy, me pierdo.

 

 El pasar  tantos años de mi vida lejos, no me ha desconectado de mi tierra pues he venido cíclicamente en Navidad, verano y cómo no, en Semana Santa, donde he desfilado bastante más de 30 años. Además,  mi buen padre, tenía la costumbre de mandarme todos los martes la prensa, para poder seguir los avatares del Cartagena FC. . Luego,  internet hizo el resto.

 Hecho este preámbulo a modo de introducción para que se pueda  apreciar que no soy ajeno al devenir de mi ciudad paso a hablar del tema que me ocupa y preocupa.

 

Decía más arriba que a nuestros dirigentes, siempre se les criticaba por lo de vivir de espaldas al mar. Y es verdad. Con el desarrollo económico y el aumento del poder adquisitivo, el entorno de lo que antes he llamado Cartagena casco, se fue despoblando hasta que hoy en día las calles que antes he nombrado, están llenas de solares o no existen.

 

Donde antes decía que me pasaba las horas viendo pasar a las gentes, ahora, me da miedo o no me es grato andar por allí pues, o no se ve a nadie o si lo haces parece que estas en África (yo le llamo atravesar Beirut).

Con la democracia llegaron los partidos y su alternancia en el Ayuntamiento. En una ciudad eminentemente industrial, el primer alcalde fue, un socialista del que haría cosas muy notables, pero en mi memoria ha quedado el que convirtió la Plaza del Ayuntamiento, donde había arboles y tráfico rodado en una explanada nítida propicia para dar mítines.

Luego, tuvimos alcalde cantonal, más PSOE, hasta que llegó a la alcaldía el PP, con una Sra. que vivía aquí por estar casada con un nativo.

No es motivo de este escrito hablar de la gestión económica de esos 20 años de mandato y de si hubo o no corrupción.

Como no estoy afiliado a ningún partido político sí puedo decir con plena libertad que, en un principio – a mi modo de ver - se rodeó de gestores válidos  e hizo una transformación del eje Puerto – Plaza de España que en su momento fue una maravilla y con la recuperación del Teatro Romano,  dejó un , centro envidiable (aún recuerdo las polémicas de verano con unos amigos comerciantes cuando la peatonalización de la calle del Carmen).

 

Todo eso ha estado muy bien y ha engrandecido y dado nombre a nuestra ciudad. Pero Cartagena, es mucho más. Me duele en el alma pasar una y otra vez por mi antiguo barrio y ver sólo desidia, solares y casas que se caen.

 No sé quiénes y cuando se aprobó el plan de bienes inmuebles, pero lo que está muy claro es que no se puede declarar nivel de protección una casa en ruinas por tener unos miradores de estilo cartagenero cuya madera está carcomida o quemada.

 

 Hablemos de lo más importante: el suelo y  subsuelo.

 

No hay que ser doctor en arqueología para saber que, en esta ciudad, en el eje que comprende las antiguas civilizaciones – principalmente la romana - , escarbes donde escarbes, vas a encontrar restos arqueológicos. La función del legislador – en este caso la consejería de cultura - , tiene que valorar muy mucho el catalogar el valor de los mismos.

 

Hay que saber distinguir lo que es un parque arqueológico – como hay en muchas ciudades que he visitado – y aquí mismo, en el cerro del Molinete, donde se tira todo y a escavar.

Este es el meollo del asunto que nos ocupa. estando las cosas como están , díganme quién es el promotor que tiene la valentía y el apoyo económico para construir en el centro , sabiendo que , seguro va a encontrar “ algo “ y que como a los burócratas de la consejería – jugando siempre con dinero ajeno - , les dé  por calificarlo como conservable : SE ARRUINA .

 Lo que me ha decidido hacer este escrito es leer el pasado Sábado en la prensa , que una obra en la principal calle de nuestra ciudad  con gran valor arquitectónico por su fachada modernista , con permiso de reedificación por cumplir todas las premisas , después de meses y meses de tener la obra paralizada por cultura , ahora , los técnicos , acuerdan modificar el proyecto alterando el plan de edificabilidad y exigiendo se pueda ver “cubierto “ 23 metros de pretil de muelle romano , encontrados en buen estado por estar sumergidos .

Esto es como un soneto con estrambote o  uno de los esperpentos de Valle – Inclán. 

No es el Primer caso que se da en la ciudad de conservar en los bajos de un edificio restos arqueológicos. No sé si se llevará un censo de cuántos visitantes han tenido, pero mucho me temo, que muy pocos.

 

¿ Saben los técnicos de cultura lo que es una ciudad sostenible ¿. Yo sí , y he visto en otros países de dos continentes , cómo han  sabido conjugar pasado , presente y futuro .

 

UNA CIUDAD NO PUEDE SUSISTIR MIRANDO A SU PASADO . Se convierte en un parque arqueológico indiscriminado y está abocada a su destrucción .

 

No quiero terminar sin hacerme eco de la noticia con que me he desayunado esta mañana en la prensa provincial : El ayuntamiento de Cartagena , gobernado por un partido con 6 concejales de 27 , ha decidido no hacer propaganda del festival internacional de la “ MAR DE MÚSICAS “ , ni del “ FESTIVAL DE JAZZ”. Cuando ambos , después de tantos años gozan de gran prestigio.

 

No nos engañemos , cada ciudad tiene lo que sus ciudadanos se merecen

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress