Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Josele Sánchez
Miércoles, 31 de enero de 2018

Flaco favor al cartagenerismo

Guardar en Mis Noticias.

Cartagenerismo no es compartir sus formas soeces, ni su mala educación; cartagenerismo no es aceptar sin rechistar a los Pérez Abellán de turno, colocados para su propio beneficio. Cartagenerismo no es calentar el fogón de cuatro advenedizos que le chupan la sangre (y que es tan tonto que no se entera) a costa del bolsillo de todos los ciudadanos.

Ya no sabe José López cómo intentar afrontar el temporal que se le viene encima y, como este hombre, de original tiene bien poco, ha decidido utilizar una técnica muy vieja: matar al mensajero.

 

Está intentando el "todavía" líder de MC echarnos la culpa a un servidor y a La Tribuna de Cartagena, de todos sus males; para ello, no duda (los mismo que hizo su amigo Francisco Pagán) en "tocar" a accionistas, empleados, proveedores y anunciantes de nuestro periódico, intentando amortiguar la que se le puede venir encima:

"¿No decíais que era un periódico cartagenerista?", "¿denunciar los contratos del hijo de Pérez Abellán es hacer cartagenerismo?", "¿cuestionar el puesto de ida y vuelta de Ángel Tarifa es hacer cartagenerismo?"...

 

Estas y otras sandeces son las que escupe por su boca un José López preso de sus dos grandes pecados:

 

El primero es la soberbia, pero no una soberbia normal, no: la soberbia de José López (como casi todo en él) es de tipo patológico. No aceptar jamás que pueda estar equivocado, sentirse siempre en posesión de la verdad absoluta y creer que Dios le llama todos los días para pedirle consejo.

 

Y el segundo son las malas compañías; de todos los malos asesores de los que podía haberse rodeado, José López (y en esto da buena muestra de su nivel de inteligencia) se ha rodeado de los pésimos, de los peores, de sanguijuelas arrimadas al sol que más calienta y que se desprenderán de él tan pronto inicie su ocaso.

 

Ambas cosas se las han censurado quienes eran buenos amigos suyos y todos, absolutamente todos, han perdido para siempre la amistad con alguien (con tantos complejos encima) que no necesita amigos sino aduladores: es algo que suele pasar a los pobres de inteligencia y de espíritu.

 

Si se ha rodeado de corruptos y desde La Tribuna de Cartagena lo denunciamos, eso es hacer cartagenerismo.

 

Si quienes tiene muy cerca han metido (de manera activa, pasiva o mediopensionista) la mano en la caja, o se han aprovechado del poder, y desde La Tribuna de Cartagena lo denunciamos, eso es hacer cartagenerismo.

 

Ocurre que el exalcalde hubiera deseado un periódico que se dedicara a apoyar la inclusión de Cartagena en el Monopoly, a defender la restauración de la Catedral y a no meterse en los temas de contrataciones o de recalificaciones urbanísticas, que para eso ya están los que entienden: José López  y sus asesores.

 

No, señor López. Cada vez que desde La Tribuna de Cartagena ponemos el dedo en la corrupción, aunque la corrupción sea de MC, eso es hacer cartagenerismo.

 

Sé muy bien que en sus delirios (también patológicos y dignos de un estudio psiquiátrico), José López se ve Asdrúbal, más Cartagena que Mastia; el líder de MC siente que más de tres mil años de historia no han sido nada hasta su propio nacimiento. 

 

José López, en su egocentrismo bipolar (patológico, patológico) se cree -ya se lo dije el otro día- "El Salvador" de Cartagena, Moisés a quién seguirá su pueblo para cruzar las aguas del Segura hasta tomar la capital vecina.

 

Es José López tan fatuo, tan arrogante, tan petulante, tan engreído, que se ganó a pulso el título de "alcalde más chulo de España", y encima, sé que le gusta.

 

Pero más allá de sus delirios de locura está el pueblo de Cartagena, el verdadero pueblo y no los cuatro chiquiricuatres que le ríen los chistes sin gracia y que le aplauden, incluso, cada vez que hace soberanamente el ridículo.

 

Va dado, José López, si intenta influir en la línea editorial de La Tribuna de Cartagena, intentando enfrentarme con los accionistas. Más le valdría -sé que no lo hará y lo pagará muy caro- poner fin a las prácticas corruptas que se han originado a su sombra. El líder de MC puede seguir, si lo desea, como hacen los estúpidos, disfrutando de la coba y las adulaciones de los inútiles que le rodean.

 

Pero el pueblo no es tonto.

 

Cartagenerismo no es compartir sus formas soeces, ni su mala educación; cartagenerismo no es aceptar sin rechistar a los Pérez Abellán de turno colocados para su propio beneficio. Cartagenerismo no es calentar el fogón de cuatro advenedizos que le chupan la sangre (y que es tan tonto que no se entera) a costa del bolsillo de todos los ciudadanos.

 

Seguirá, desgraciadamente, por ese camino, un José López que lo único que va a conseguir (si no lo ha conseguido ya) es, de haber podido ser la alternativa de poder con una nueva forma de hacer política, a acabar convirtiendo su partido en una formación minoritaria que puede, incluso, quedar hasta sin concejales en los próximos comicios electorales.

 

Puede seguir buscándome las cosquillas el "aún" lider de MC que, a cada chulería suya, yo responderé tirando de archivos y de pruebas que obran en nuestro poder, cada vez más comprometedoras.

 

Alea jacta est.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Sábado, 3 de febrero de 2018 a las 12:14
Carlos Martinez
Una de las cosas que te enseña la vida es que todo se paga, tarde o temprano.
Este individuo, zafio donde los haya, que incluso hasta se atrevía a afear mis formas a la hora de defender a MI ciudad, y una vez que se quitó de enmedio a todo lo que en su <coalición de partidos> le hacía sombra, se dio cuenta de que él solo no podía presentarse a una elecciones, por esto se presentó en mi casa, con cuarto y mitad de su-café, y me pidió mi firma para poder hacerlo, se la di, y a pesar de que éramos coalición no se volvió a acordar de mi para nada.
El llegó a la alcaldía, colocando a mastuerzos, yo sigo cobrando mis 426 E.
Cavite: dicen que de bien nacido es ser agradecido, por tus modales y por lo anterior, mas parece que lo hiciste en una cuadra.
Que te cunda la pensión
Fecha: Miércoles, 31 de enero de 2018 a las 16:37
Fernando III
Es patético lo que está ocurriendo con la financiación ilegal de MC , acaso pensaba López que sus miserias nunca saldrían a la luz ?, se puede ser tan soberbio y a la vez tan inocente? . Él mismo levantó el partido y él mismo lo hunde, pero no por ello tiene que arrastrar al abismo al cartagenerismo y máxime cuando por suerte todavía queda tiempo para los siguientes comicios .
El recurso del victimismo político se le ha acabado a López ,y con la financiación ilegal y el tráfico de influencias ,también el recurso de la buena gestión, de la política al margen de los negocios y demás frases hechas de su repertorio ,a veces soez, que han quedado mancilladas para siempre .
Decepción y tristeza, pero porqué no , renovación y cartagenerismo con nuevo impulso .
Fecha: Miércoles, 31 de enero de 2018 a las 12:29
Carlos
Mira Josele la diferencia entre Pepe López y tu es que cuando tu llegaste a Cartagena nadie creía en ti y en Pepe López todos creíamos, como tu dices, como si fuera el Salvador. Y el tiempo ha puesto a cada uno en su sitio. Tu te has ganado el respeto hasta de los que no coincidimos ideológicamente contigo porque todo lo que has publicado después se ha demostrado que era cierto y porque has denunciado la corrupción como nadie y enfrentándote a los más poderosos. Pepe López ha transformado la confianza que teníamos en él en decepción porque se ha llenado de mierda hasta el cuello. Esa es la diferencia

La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress