Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

José Luis Sánchez
Lunes, 5 de febrero de 2018
Día 5 de febrero ¡Alante toa!

LAS NAVES HUNDIDAS EN EL OLVIDO

Guardar en Mis Noticias.

Felicidades en su onomástica a: Avito, Ingenuino, Albuino,  Agripino, Agrícola, Felicia y Bertoldo.

 

Tal día como hoy, pero de…

 

 

1782. Tropas francoespañolas  recuperan la isla de Menorca a los ingleses.

 

1840. Nace en North Ayrshire, el veterinario escoces John Boyd Dunlop. Con ese apellido no podía ser otro que, el inventor veterinario del primer neumático con cámara de aire, en 1888.

 

1852. En San Petersburgo se abre al público, el museo Hermitage, fundado por el Zar Nicolás I.

 

1993. En Nueva York muere el director de cine estadounidense Joseph L. Mankiewicz. Su película  "Eva al desnudo", de 1950, ganó 6 Óscars.

 

1967. Fallece en Santiago de Chile la cantante y poeta Violeta Parra.

 

 

[Img #9292]Volviendo a Cartagena, y aunque naturalmente pasaron cosas tal día como hoy, en…

 

 

1744.    Se bendice el nuevo templo del Hospital de Caridad.

 

1810.  Se hunde el ábside con la bóveda y arcos de la nave norte de la Catedral de Santa María la Mayor. La catedral de Cartagena y su diócesis.

 

1939.   Nuevo bombardeo sobre la ciudad.

 

Hoy quiero compartir  un trozo de mi último libro “Las batallitas del abuelo”  En este fragmento se repasa la historia de otra de esas oportunidades perdidas, de las que la ignorancia y la desidia son las responsables.

 

El abuelo les acaba de contar la apasionante  historia de La Numancia y como naufragó en la costa portuguesa camino del desguace:

 

“¿Por qué no se la quedaron como un museo o algo así?

Se intentó –contestó el abuelo- Hubo incluso un movimiento popular para que fuese conservada como monumento histórico, pero aunque se lo merecía, los encargados de tomar esa decisión no fueron capaces o no quisieron darse cuenta de la importancia de esta nave en nuestra historia.

Y a continuación les cuenta la historia del submarino Nazi de Cartagena; botado en 1940 como el U-573, más tarde numerado en 1947 como G-7 y por fin, desde 1961 hasta el día de su desguace; el S-01

Algo parecido pasó con un submarino alemán de la Segunda Guerra Mundial –añadió el abuelo- se trataba del U-573. En aquella época todos los submarinos alemanes tenían la letra U y un número. El caso es que el U-573 fue atacado por un avión inglés cerca de Cabo de Palos. El “Catalina” que así se llamaba el modelo de avión, alcanzó al submarino que resultó averiado. El U-573 pidió ayuda y para socorrerlo vino otro submarino alemán, el U-74, pero con la mala suerte que lo descubrieron dos destructores ingleses que estaban patrullando la zona. Los  submarinos se sumergieron pero los destructores les tiraron cargas de profundidad durante dos horas. El U-537 consiguió escapar pero U-74 fue hundido.

Abu ¿Qué son cargas de profundidad? Preguntó Clara.

Son unas bombas con forma de barril –contestó el abuelo- y se lanzan desde el barco al agua, tienen un mecanismo que hacen que exploten cuando llegan a la profundidad en la que crees que está el submarino.

Mientras esto ocurría el U-573 entraba averiado en nuestro puerto, que como España era neutral en la guerra, podía dar refugio a cualquier barco. El Gobierno español devolvió la tripulación a Alemania y se quedó con el submarino que lo bautizó como G-7 y más tarde como el S-01.

Acabada la Segunda Guerra Mundial muchos submarinos alemanes habían sido destruidos y los pocos que quedaron fueron desguazados. Pero aún quedaba uno, y además funcionando, se trataba del S-01 español, el antiguo U-573. Después de la guerra se hicieron muchas películas, sobre todo en Estados Unidos sobre las victorias de sus ejércitos. Pasados unos años los alemanes al fin hicieron una sobre una de sus victorias. La película se llamó Comandante Prien U-47. Y es aquí donde entra nuestro S-01, ya que la película se rodó en aguas de Cartagena a bordo del submarino.

¿Y de que iba la peli abuelo? –Preguntó Patricia.

¿Pues de que va a ir? –intervino Clara- de submarinos y de guerra, está claro. Diáfano –dijo burlona, la niña.

Cierto –apostilló el abuelo- pero es una historia que merece la pena conocerse. Veréis…”

El abuelo les cuenta a las niñas y al lector, por supuesto, la aventura del comandante Prien en Scapa Flow que, lo encumbró como un héroe de la Segunda Guerra mundial. Termina su relato el anciano con un lamento:

“Pues bien a pesar de todo, y de ser el último de los Uboats alemanes, cuando en 1970 se da de baja este submarino en la Marina española, a nadie se le ocurre conservarlo como una valiosísima pieza de museo, y como la Numancia iría al desguace.”

 

 

Realmente, haber conservado casi el único de los míticos uboats como un museo flotante, habría puesto definitivamente a nuestro puerto en el mapa. Lástima que se vendiera por algo más de 3 millones de pesetas. Si al menos la torreta o
el cañón, o aunque fuese solo la proa, se hubiesen salvado del soplete, serían aun así, un buen reclamo reclamo turístico
.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress