Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Marcos Larrazábal
Lunes, 5 de febrero de 2018
La agonía final de el Mar Menor

Ya no es el Mar Menor: es el Mar Muerto

Guardar en Mis Noticias.

La situación es crítica. O se actúa de manera inmediata o no hay futuro para el Mar Menor a diez años vista. Ahora que sigan utilizando la laguna en campaña electoral políticos mediocres y mercaderes de votos, incapaces de enfrentarse al problema por no agraviar a determinados sectores de la economía de la zona.

"El Mar Menor está mucho mejor que hace un año y alcanza mejora significativa de visibilidad". Esto afirmaba, con insultante desvergüenza, el pasado mes de mayo, el presidente de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, Francisco López Miras.

 

López Miras se daba un paseo en barco por el Mar Menor, acompañado de su corte de periodistas plebeyos y se hacía fotografías a mayor gloria suya y del Partido Popular. Pero, tal y como nos acostumbra ese PP para cualquier tema, local, autonómico, nacional o internacional, su capcidad de mentir supera los límites patológicos.

 

El insulso presidente autonómico (¿habrá alguna Comunidad con un presidente tan soso y tan maleable como esta?) se ufanaba ante la prensa cortesana: "la laguna salada está casi recuperada tal y como indican los registros realizados este mismo mes en parámetros como turbidez, clorofila o transparencia y visibilidad".

 

¿Cómo se puede tener la cara tan dura?

 

Tal y como venimos informando en La Tribuna de Cartagena  (informaciones que han sido criticadas porque -dicen- ahuyentamos el turismo), el Mar Menor se muere, está en estado terminal y de no poner medidas drásticas e inmediatas se convertirá en un mar sin vida en menos de diez años.

 

Estas fotografías han sido tomadas en la mañana de ayer domingo¿Está recuperado el Mar Menor, señor presidente?¿Tienen algo que decir los partidos políticos? ¿Tiene algo que decir la sociedad civil?

 

La mayor laguna salada de Europa, está en la UVI por la dejadez de los políticos y la avaricia desmedida de explotación turística y eso no hay quien pueda discutirlo desde un punto de vista científico. No les hablamos de efectos a largo plazo: les decimos que, hoy y ahora, el Mar Menor agoniza.

 

¿Recuerdan que -hace tan solo unos años- se le conocía como el "mar de cristal" por lo transparentes que eran sus aguas? ¿Cómo ha podido producirse un deterioro de tal magnitud en un espacio tan corto de tiempo?

 

Las aguas del Mar Menor hoy son verdes, turbias y repletas de espuma, y la poca flora y fauna natural que aún queda está desapareciendo por efecto de la eutrofización, el exceso de nutrientes en el agua que provoca el aumento de algas de manera absolutamente incontrolada, que mata a las actuales especies e impide el desarrollo de otras.

 

Y la causa también es perfectamente conocida: una sobreexplotación agrícola con exceso de nutrientes, toneladas y toneladas de productos fitosanitarios y abonos utilizados en la agricultura que día a día se vierten al Mar Menor a través de los cauces fluviales.

 

Eso y una inexistente planificación de desarrollo turístico, la especulación de hasta el último milímetro edificable, los pelotazos de constructores y las comisiones pagadas a políticos deshonestos.

 

La situación es crítica. O se actúa de manera inmediata o no hay futuro para el Mar Menor a diez años vista. Ahora que sigan haciendo campaña electoral con la laguna políticos mediocres y mercaderes de votos, incapaces de enfrentarse al problema por no agraviar a determinados sectores de la economía de la zona.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Lunes, 5 de febrero de 2018 a las 11:26
Carlos Martinez
¿¡Qué más da!?
Estas no son cuestiones que le preocupen al puevlo de Cartagena.
Como que su Catedral siga en ruinas o que sus Baterías de Costa, únicas en el mundo, hayan sido saqueadas, así como su patrimonio artístico y arquitectónico...
Resulta chocante que, mientras que los murcianos de la capitáa se "matan" por defender lo suyo, la que liaron con lo del parking de san Esteban porjemplo; aquí se desprecia y con mayor intensidad todo lo que, se supone, da abolengo a una ciudad.
Sus castillos ¡¡todos!! sus edificios modernistas como el de la calle san Diego la única casa del siglo XXVIII no derribada en la guerra y derribada por uno de los tres tenores para su posterior estan by para que la magnifica colección de cuadros de ¿? Plazas no se expusiera en esta ciudad como era su deseo ¡¿qué máss dáaa?!! les da igual
Durante treinta años me enfrentado con todo aquello que asolaba mi ciudad, incluso conseguí que el día de la región de Murcia no se celebrara mas aquí. Ahora, visto lo visto, entiendo que el peor enemigo de Cartagena son sus propios ciudadanos, ¡un verdadero cáncer para cualquier ciudad! y que sólo se preocupan por el espacio que ocupan la suela de sus zapatos.

La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress