Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Josep Alsina
Miércoles, 7 de febrero de 2018
Opinión de Josep Alsina para La Tribuna de Cartagena

ESTALLA EL SEPARATISMO

Guardar en Mis Noticias.

Algunos catalanes no estamos dispuestos a permitir que este loco destruya Cataluña. Como no nos fiamos en absoluto del gobierno de España ni del Sr. Rajoy vamos a pelear por nuestra cuenta.

El estallido del separatismo por la lucha del liderazgo era previsible. Por un lado los residuos de CDC-PDCat, convertidos en una mera plataforma personal del megalómano Puigdemont; por otra ERC, que está sufriendo un impresionante baño de realidad por el encarcelamiento de su líder. Pero han cambiado las tornas: los extremistas de ayer se han vuelto moderados o, al menos, posibilistas. Los antiguos moderados, contagiados por la locura de su “führer”, han entrado en un proceso de locura colectiva, y ya hacen causa común con la CUP.

 

Los acontecimientos del martes ante el Parlament no tienen desperdicio. Las “escuadras de asalto” de Puigdemont (los CDR controlados por la CUP, la ANC y Omnium) rompieron el cordón policial (los policías se lo pusieron fácil), rodearon el Parlament y se dedicaron a insultar a los diputados de todos los grupos (menos al de Pugdemont, claro): los de ERC son “traidores”, los de Domench son “chusma” y los de C’s son “fascistas”. Estos últimos tuvieron que ser protegidos por la policía.

 

[Img #9364]Viendo las actuaciones “pacíficas y democráticas” de los cachorros de Puigdemont es fácil imaginar lo que nos pasaría a los que no comulgamos con sus ruedas de molino en una hipotética República Catalana controlada por estos individuos.

 

En 2011, acontecimientos parecidos (rodear el Parlament, insultar y amenazar a los diputados) acabaron con varias detenciones y condenas de cárcel. Claro que los protagonistas no eran separatistas, sino del 15-M, los mismos a quien los Mossos vapulearon en Plaza Cataluña sin que las imágenes dieran la vuelta por Europa, ni salieran 1000 veces por TV3. Veremos si lo del martes tiene alguna consecuencia penal.

 

Lo que es evidente es que Puigdemont, absolutamente preso de una megalomanía patológica, está dispuesto a sacrificarlo todo para salvar su relato legitimista: ya ha destruido al PDCat, y ahora quiere hacer lo mismo con el independentismo y con la propia Cataluña.

 

Algunos catalanes no estamos dispuestos a permitir que este loco destruya Cataluña. Como no nos fiamos en absoluto del gobierno de España ni del Sr. Rajoy vamos a pelear por nuestra cuenta.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress