Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Juantxo García
Viernes, 9 de febrero de 2018

Odiar la belleza

Guardar en Mis Noticias.

[Img #9394]Los colectivos que no sucumben a la belleza se vuelven morbosamente bordes, hipócritas hasta la náusea y, al mismo tiempo, con una fuerte pátina de puritanismo.

 

En Occidente hemos entrado en un agujero negro de ese tipo. Lo habrá notado usted cuando, hace tan solo unos años, en los intermedios de un partido de baloncesto, las cámaras se dirigían a las “cheerleaders”. De un tiempo para acá, no.

 

Acaban de barrer a las azafatas de la F1. Peor para ellas, que se quedan sin ganar unos eurillos. Peor para todos los que andamos extramuros de la farsa.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress