Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

José Luis Sánchez
Viernes, 9 de febrero de 2018
Día 9 de febrero ¡Alante toa!

Día 9 de febrero. “NUESTRO” CASTILLO DE SAN JULIÁN”

Guardar en Mis Noticias.

Tal día como hoy, de 1991, se lee en el Congreso de los Diputados la respuesta del ministro Virgilio Zapatero a la pregunta de José María Escuín Monfort, diputado por Castellón y perteneciente al Grupo Parlamentario Popular sobre el futuro del Castillo de San Julián. La pregunta, realizada en diciembre de 1990 rezaba así: “Habiendo sido desafectado para el fin público al que estaba destinado y declarada su alienabilidad respecto al Castillo de San Julián en Cartagena, de 230.071 metros cuadrados de superficie, se pregunta al Gobierno: ¿Qué gestiones está realizando la Gerencia de Infraestructura de la Defensa para su enajenación?”

La respuesta del ministro del PSOE, por sorprendente que parezca hoy en día fue la siguiente: “La Gerencia de Infraestructura de la Defensa lleva a cabo actualmente conversaciones con el Ayuntamiento de Cartagena con vistas a la inclusión en un posible Convenio de la propiedad del Castillo de San Julián.

Sin embargo y aún a pesar de las expectativas el Castillo no pasaría a manos del ayuntamiento de Cartagena sino a las de Telefónica, que con dos privatizaciones, una en 1995 y otra en 1999 pasó, de ser una empresa pública a ser un negocio privado, y con estos cambios, el estatus quo del Castillo pasó a ser de público a privado.

En 1995 mediante un convenio del Ayuntamiento de Cartagena con Telefónica se dota de iluminación monumental al Castillo, aunque no duraría mucho, tampoco durarían mucho las puertas cerradas del castillo y con esa apertura de puertas vendría la entrada de vándalos y expoliadores, que unido al abandono y falta de mantenimiento hace que el deterioro progresivo se haya acelerado en estos últimos años, aunque en la página oficial del Ayuntamiento de Cartagena nos diga que: “Se encuentra en excelente estado de conservación.”

Por su parte Telefónica, propietaria del castillo colabora con programas culturales de gran importancia, como el museo Reina Sofía o la digitalización de documentos con la Biblioteca Nacional de España.

Así mismo mantiene el Museo de la Fundación Telefónica en Madrid, el Museo de las Telecomunicaciones de Canena (Jaén),  el Museo Profesor Joaquín Serna de Historia de las Telecomunicaciones ETSITUPM Madrid, el Museo de las Telecomunicaciones EUITT – UPM en Madrid, el Museo Didáctico de las Telecomunicaciones en La Coruña, el Museo de las Telecomunicaciones UPNA en Pamplona, Museo San Telmo en San Sebastián y el Museo Postal y Telegráfico en Madrid.

[Img #9414]…Y sin embargo, el que iba a ser nuestro castillo y acabó siendo su castillo; se cae.

Pero conozcamos a grandes rasgos la dilatada historia del último castillo defensivo construido en Europa. Esta afirmación no es gratuita, n es por “orgullo pueblerino”. Es que es así. Reto a cualquiera que demuestre lo contrario.

A una cota de 298 metros sobre el nivel del mar, el Castillo de San Julián es el que se encuentra a mayor altura, además de ser el más moderno de Europa y por supuesto, de los cinco con que cuenta Cartagena.

El 24 de junio de 1706.  Los ingleses, partidarios de los Austrias tomaron Cartagena, El 18 de noviembre de1706 el duque de Berwick, al mando de las tropas borbónicas les arrebatala ciudad. Los ingleses, que han estado acuartelados en la ciudad durante cinco meses,  nos dejan la torre circular que corona el castillo de San Julián. Este es el germen de un castillo que se terminará de construir casi 180 años después.

Cuando en 1799, el ingeniero militar Ordovás realiza tres planos que contienen las plantas y secciones del futuro Castillo de San Julián. Para Ordovás está clara la importancia de esta fortaleza. Cartagena, a pesar de estar ceñida por el muro de piedra de su muralla, también está rodeada de montes que, un hipotético enemigo puede tomar y machacar con su artillería la ciudad y su arsenal. Este es uno de los motivos por el que nuestros montes están coronados por castillos. En el caso de San Julián, hay que añadir que servía para proteger la retaguardia de las baterías de costa de Trincabotijas Alta y Baja que guardaban la entrada a la bahía.

En torno a la torre que levantasen los ingleses, se construyó un pequeño fuerte casi provisional que, en marzo de 1844, las tropas sitiadas en Cartagena, al mando del comandante Gavilá, tras horas de combate, cargan a la bayoneta contra los partidarios de la proclamación como reina de Isabel II, tomando el entonces, fuerte de San Julián.

El 9 de septiembre de 1873, durante la sublevación cantonal el castillo, aún inacabado, cambia de nombre, dándole el nombre del escritor y poeta Froilán Carvajal, fusilado dos veces en la cárcel de Ibi en 1869. Se le fusiló dos veces porque a la primera no le impactó ni un solo proyectil.

En este castillo se encontró la famosa carta de Roque Bárcia al presidente de estados Unidos Ulysses S. Grant pidiendo unirse Cartagena a los estados de La Unión.

En abril de 1883, ya acabado el edificio, se anuncia el artillado del mismo y la subida de las piezas será realizada por un buen número de penados.

 En enero de 1886 un grupo de republicanos federales con Manuel Bartual a la cabeza, toma el castillo. La aventura fracasó y se saldó con la muerte del general Fajardo al intentar desactivar el golpe, y la del mismo Bartual, ajusticiado semanas después. Se cree que el intento de sublevación de la ciudad para proclamar desde ella la Segunda República Tuvo raíces de más amplio calado de lo que se llegó a saber, ya que aún torturado a conciencia durante semanas, Manuel Bartual no traicionó la confianza de nadie, no pudiendo sus interrogadores arrancarle ni un nombre.

El 20 de mayo de 1898,   en el almacén de proyectiles estallan 13.000 kilos de pólvora causando 11 muertos y 62 heridos, reduciendo a ruinas la parte este del castillo. La guerra con Estados Unidos había hecho que se reforzaran las defensas de la plaza, almacenando más munición en nuestras fortalezas.

El castillo será reconstruido…

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress