Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Redacción La Tribuna de Cartagena
Jueves, 15 de febrero de 2018
sucedió en argentina

Un hombre se hace pasar por su hija de 11 años y queda con el acosador de ésta para darle una paliza

Guardar en Mis Noticias.

Walter Martín Rodríguez se hizo pasar por su hija y quedó con el acosador para dejarlo con la cara ensangrentada y después desenmascararlo ante la Policía. El supuesto pedófilo ya está en libertad

[Img #9524]

 

 

Si la justicia no funciona, hay que optar por otras medidas. Walter Martín Rodríguez se hizo pasar por su hija de 11 años para quedar con su acosador por teléfono móvil y una vez que lo tuvo delante le propinó una brutal paliza. Hasta ahí 'normal'<az. Lo más lamentable, que el supuesto pedófilo, que ya está en la calle, le ha puesto una denuncia por agredirlo.

 

Germán Acosta, un pedófilo acosador de 29 años, contactó con una niña de 11 a través de su teléfono móvil (no pregunten cómo) y estuvo presionándola para que le mandase fotos desnuda. Al mismo tiempo, le mostraba a la menor imágenes de su miembro.

 

La niña, cansada del acoso que recibía, se lo hizo saber a su padre, Walter Martín Rodríguez. Éste, ni corto ni perezoso, en vez de contárselo a la Policía de inmediato, decidió darle un susto al supuesto pedófilo.

 

Se hizo pasar por su hija para concretar por teléfono móvil una cita con el acosador y ver hasta dónde era capaz de llegar. Lo más lamentable, es que Acosta, engañado, accedió a quedar con la niña de once años para llevar a cabo sus más lamentables y asquerosos deseos.

 

Concretaron la supuesta cita en Villa Crespo (barrio de Buenos Aires, Argentina). El padre de la niña tuvo su recompensa cuando, veinte minutos después de la hora acordada, apareció el 'salvaje'. En ese momento, le agarró y le propinó una brutal paliza.

 

Justo después, le tomó fotos de la cara ensangrentada y las subió a Facebook junto a los mensajes que el acosador mandaba a su hija menor.

 

Más tarde, la Policía llegó y detuvo la paliza. "Quería matarlo. No sé hasta dónde hubiese llegado si no aparece la Policía. Lo hubiese dejado tonto", señaló.

 

Tal vez hubiese sido lo mejor, ya que el pedófilo ya está en la calle. Queda en libertad aunque con cargos. Puede cumplir, si sale declarado culpable y lo encuentran, entre seis meses y cuatro años de cárcel. Es decir, nada.

 

Para más inri, también se le abrió expediente al padre (por denuncia puesta por el acosador) de la niña por causar lesiones en la pelea. Si se descuidan, el padre cumplirá más condena por defender a su hija que el pedófilo.

 

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress