Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Redacción La Tribuna de Cartagena
Martes, 27 de febrero de 2018
Un cigarro mal apagado o un cortocircuito, las posibles causas del incendio

Fallece calcinada una anciana de 88 años por estar atada a la cama en una residencia de Cartagena

Guardar en Mis Noticias.

La mujer murió por culpa de encontrarse sujeta a la cama en el momento que se propagó el fuego en su habitación de la residencia próxima a los Molinos Marfagones. Su compañera de cuarto sí pudo salir a tiempo

[Img #9686]

 

 

Una desgracia en cadena. Una mujer de 88 años falleció en la noche de ayer calcinada en su habitación compartida de la residencia de ancianos Los Almendros, cerca de los Molinos Marfagones, Cartagena.

 

El incendio se declaró alrededor de las diez de la noche en una de las habitaciones compartidas de la planta baja de la residencia y la mujer de nombre Ascensión M. no pudo salir por culpa de estar sujeta a la cama (para evitar posibles caídas) en el momento que se propagaron las llamas por la estancia que ocupaba.

 

Su compañera de cuarto sí pudo evitar la muerte a tiempo y salió al pasillo pidiendo auxilio. Rápidamente, los cuidadores al cargo cogieron todo lo que estuvo al alcance de su mano para evitar que el fuego fuese a más, mientras que se ponía a salvo a los demás ancianos próximos a la habitación incendiada.

 

Al mismo tiempo, se llamó al 112 y los bomberos acudieron rápidamente a la llamada de auxilio. Temiendo lo peor, al ser un centro lleno de gente que no se encuentra en condiciones físicas adecuadas, el primer camión de bomberos que se presentó en la residencia, pudo comprobar que la situación no iba a presentar demasiada gravedad, ya que estaba concentrado en la habitación ya calcinada y que no podía propagarse porque la puerta estaba cerrada para que fuese retenido.

 

La sorpresa más que desagradable llegó cuando los bomberos consiguieron apagar el fuego por completo y comprobaron que había un cadáver totalmente calcinado y atado. Era el cuerpo de Ascensión M. de 88 años y que por proteger su vida (para evitar posibles caídas) era atada por las noches a su cama. Esas protecciones le habían costado la muerte, al no poder soltarse y ser totalmente consumida por las llamas.

 

Ahora se están llevando a cabo las investigaciones oportunas para saber las causas del posible incendio. Todo hace indicar que fue un cortocircuito o un cigarro mal apagado.

 

Destacar que no hubo más tragedias que lamentar, ya que cuidadores del geriátrico actuaron rápidamente para evacuar sin mayores problemas a los sesenta residentes que en ese momento se encontraban en Los Almendros.

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress