Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Carlos Roldán
Martes, 6 de marzo de 2018

El Turco

Guardar en Mis Noticias.

Una memorable novela de Antonio Gala llamada "La Pasión Turca" contaba la historia de una escapada clandestina con excusa oficial entre una mujer occidental ahogada en aceites minerales, autoexplotada (que es lo que hay detrás del eufemismo del "desarrollo personal" a través del trabajo) con un Turco que representaba el imaginario del exotismo... hasta que supo que detrás de aquel  exotismo  había  una dosis muy disimulada de primitivismo y violencia.

 

La imagen del Turco en el imaginario europeo está inevitablemente condicionada por los más de doscientos años de Guerra-la más larga de toda nuestra historia- en el que las tremendas salvajadas contra los prisioneros por parte de las fuerzas Turca-otomanas labraron una leyenda negra, seguramente injusta, pero lo que es incuestionable es que de no ser por lo que ocurrió allí toda Europa occidental hubiera caído en manos del yihadismo de la época...doscientos años de guerra nada menos... dos siglos de combates en el que el Imperio Turco Otomano pretendió la islamización de toda Europa a través de nuevo... del salvajismo.

 

Hace muy poco tiempo, en pleno siglo XX, miles de víctimas civiles- hombres, mujeres y niños- fueron crucificados desnudos a través de cientos de kilometros, asesinando salvajemente nada menos que un millón y medio de civiles armenios. La liturgia de la crucifixión, tan primitiva ya en 1915 dio la vuelta al mundo por su sadismo ancestral, algunos dicen que cultural...en una época en la que ya existían armas de destrucción masiva, la desnudez y la crucifixión corporal sólo podría explicarse por una suerte de bestialismo interiorizado. 

 

Gustavo Adolfo Bécquer contribuyó a elaborar  el arquetipo del "turco" o "sarraceno" : amigo de todos, fuertemente apegado a los jefes, con los ojos y oídos bien abiertos en todos los frentes, filtrando información delicada  al mejor postor y cultivando una imagen de colaborador ejemplar siempre dispuesto tanto a un roto como a un descosido, seduciendo a varias mujeres a la vez  mientras labra una imagen de alguien en el que nadie se le ocurriría desconfiar hasta que empieza a sustituir o eliminar  a aquellos para los que trabaja. 

 

Erdogan es hoy el representante más fiel de ese arquetipo: ha ido pacientemente asesinando a todos aquellos que confiaban en él...a sus antiguos camaradas que le auparon al poder les acusó de golpistas y fueron fulminados a sangre y fuego. De ser un aliado de EEUU clave por su cercanía tanto a Siria como a Oriente Medio a flirtear con Rusia e incluso con Al-Asad... el Turco sólo se casa consigo mismo cuando se casa con alguien y eso es algo que no olvida jamás. Y por cierto el genocidio se está repitiendo con los kurdos... 

 

La imagen de Erdogan diciéndole a la niña que lloraba que sería un honor que fuera "martirizada" por su país refleja a la perfección que en Turquía no tenemos aliado alguno de la moderación ni de la racionalidad: Es una bomba islámica en el corazón de Europa apoyada, como no, por el capitalismo multinacional. El mismo Erdogan pasó cuatro meses de cárcel por escribir unos versos llamando a la Yihad pocos meses antes de fundar su partido "laicista" y ganar las elecciones. 

 

Bécquer se equivocaba, no hay un arquetipo del Turco o del sarraceno depositario de todos los males humanos, como no lo es el Alemán o el Ruso, ni tampoco el Español, pero sí hay culturas y formas de vida interiorizadas y pensadas en la propia supervivencia cueste lo que cueste, aunque cueste la vida y la energía del otro, y estas formas de vida existen en todas las nacionalidades. Cuidado con las pasiones turcas.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress