Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Andrés Hernández Martínez
Martes, 3 de abril de 2018
Opinión de Andrés Hernández Martínez para La Tribuna de Cartagena

MISERABLES

Guardar en Mis Noticias.

[Img #10400]Adjetivo miserable, del lat. miserabĭlis 'digno de compasión', 'lamentable'.  A) Ruin o canalla. Aplicado a personas, y donde me quedo, también hace mención a personas extremadamente tacañas. Que, en Cataluña, de casta le viene al galgo, solo los ladrones de guante blanco como Pujol, Mas, Puigdemot y demás integrantes del partido del 3%, sinvergüenzas y rufianes de apellido y de calaña o simplemente, delincuentes y casta de baja ralea. Otra es, el que es extremadamente pobre, que gracias al estúpido “proceso” son cada día más los catalanes jodidos y ciegos o tontos, pero quizás por miedo o cobardía, tragan con esta horda de cuatreros analfabetos de canuto y laca. La cuarta acepción es relativo a una cosa insignificante o sin importancia que es donde se quedará el fatuo protagonismo de estos retrasados, patroneados por la familia Pujol y el Pdcat o la Convergencia y ácidamente adulterados con los impresentables podemitas en todas sus vertientes, el Iglesias, la Colau, los de la CUP, Esquerra y demás parásitos sociales catalanes, y la quinta, dícese del resultado de esta farsa de córrala catalana, otra más… Desdichado, abatido o infeliz, resultado de las miserables incompetencias políticas y policiales que han sesgado el avance de una prospera a la vez que promocionada región con la segunda ciudad más importante de ESPAÑA, un condado nacido en el Reino de Aragón y llamado Barcelona, pero que estos se han pasado por el forro a cuanta del proceso independentista, calificarlos de ratas sería una amabilidad inmerecida.

 

[Img #10395]

Son miserables los que han procurado con engaños, odio y patrañas hacer de las provincias catalanas una región plenamente idiotizada y a su vez, un embrión sectario de para de terroristas y radicales con barretina, y todo gracias a los miserables que mal han gobernado y des-gobiernan Cataluña. Estos miserables con nombre y apellidos, Puigdemot, Junqueras, Colau y demás parásitos políticos con flequillo y coleta, se olvidan que los pactos posibles para salvaguardar a Cataluña, ya estamos recordando con las mismas bajezas y cobardías de ETA, no valen para la Ciudad Condal, es España, y ante el Ministerio del Interior, la Presidencia del Gobierno, este trío de discapacitados intelectuales sin espejos en casa, que denotan un ridículo espantoso, no son nada, un grupo de payasos.

 

 

[Img #10396]

Son miserables los dirigentes de la policía catalana que con su incompetencia y su politización de la seguridad de los catalanes son directamente culpables de la situación creada, incompetencia demostrada por asentimiento con el gobiernito catalán, ridículo europeo y, solamente han demostrado, a pesar de sus esfuerzo por disimular, las enormes carencias profesionales, policía política que tendrán que replantearse en un futuro su profesionalidad, hasta ahora mermada por sentencias de abusos policiales e incompetencias manifiestas.

 

 

[Img #10397]

Es de miserables aceptar emigrantes y refugiados sin control ninguno y mantenerlos por encima de los propios ciudadanos, ilimitando sus derechos por miedo y cobardía, por falsa convivencia, por falsa justificación, y presionado el éxodo de los ciudadanos autóctonos de centenares de pueblos y barrios haciendo guetos incontrolados que solamente fomenta el recelo y la sospecha ante la inseguridad y la discriminación recesiva, con motivos manifiestos para ellos, es miserable hablar de falsa integración, en un pueblo solidario como el español, el recelo está servido y no es evitable. Y este recelo se extiende a lo largo de toda la nación española.

 

 

[Img #10398]Son miserables nuestros gobernantes, Rajoy, el PP y demás socios de gobierno por permitir que nuestra seguridad, nuestra Constitución y nuestra democracia sean constantemente violada y mancillada por asesinos, terroristas y por este atajo de impresentables que de ridículo, deberían de estar en un sanatorio por enfermos metales unos y en “proyecto hombre” [email protected], acompañados de los líderes de plastilina de dudosa moral y vergüenza, usar la Constitución y las leyes serían suficientes para impedir que miserables como estos sigan agotando los recursos democráticos de nuestro Estado de Derecho. La obligación del Gobierno es cuidar, sobre todas las cosas a los ciudadanos y a la Nación y no justificar buenismos que solo esconden miserables cobardías, de chupa votos y cobardes esta Nación está llena., a estos miserables del tonto y despilfarrador “procés” con total discapacitación moral, solo les ahonda su enorme y prostituida miseria humana, y lo demuestran día a día.

 

 

Seguimos presenciando la puesta en escena de la mediocre obra de teatro del victimismo catalán, algún imbécil haciéndoles el juego se llevará alguna hostia, en el mejor de los casos para así hacer ver el victimismo, es algo inherente al ADN del independentismo catalán, el victimismo y sobre todo la cobardía. Pero en esta España de pandereta esto no es ningún problema, dos sentencias y cuatro hostias acaban con los tontos renacentistas de la república independiente de la pasión de catalanes…, catalanes, pan de Viena madrileño tostado, tomate de mazarrón rayado y jamón de Huelva, identidad de esta Cataluña de pata negra, ¿se puede ser más imbécil? 

 

 

[Img #10399]Mientras el CNI deja escapar a unos y pone trampas a otros en heraldo de profesionalidad de espías, con dos cojones, y vamos y lo radiamos, todo por un puñado de votos, hasta cuando la caída de Cataluña, hasta cuando se permitirá tal despropósito, estos que no trabajan ni producen como parásitos mediocres y viven en perfecta manifestación, dejan su labor a otros.

 

“…Cuando ya era evidente que ninguna reforma en el gobierno o en la economía haría a la gente menos miserable, la religión se convirtió en el único instrumento de la esperanza. El enemigo del pueblo era la verdad, porque la verdad era algo horrible, de modo que Bokonon se asignó la tarea de proporcionarle al pueblo mentiras cada vez mejores.” Cuna de gato, Kurt Vonnegut.

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress