Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Josele Sánchez
Martes, 3 de abril de 2018

El CNI ni está ni se le espera

Guardar en Mis Noticias.

El director del CNI, general Félix Sanz Roldán -como hacen en España con todos los inútiles-  debería recibir un ducado -como Adolfo Suárez- e incluso lo mismo que al expresidente, poner su nombre al aeropuerto de El Prat de Barcelona.
Nuestra seguridad nacional está en manos de una niñata ambiciosa que no dudará en vender España y destruir lo poco que queda en pie de su corrupto partido político con tal de conseguir su sueño de presidir el gobierno.

[Img #10406]

Lo advertíamos el pasado 13 de febrero desde La Tribuna de Cartagena y no nos tomaron en serio; les hablamos de que se estaba fraguando el nacimiento de una organización terrorista que sería financiada por una parte de la burguesía catalana muy vinculada con el independentismo más radical y que contaría con el apoyo logístico y la formación paramilitar de los servicios secretos israelíes de El Mossad.

 

Entonces les informábamos que el gobierno de España tenía perfecto conocimiento de la injerencia del Estado judío en la formación de esta grupo terrorista y que, en el más absoluto secreto (y sin que nada hubiera salido a la luz pública hasta la denuncia efectuada por La Tribuna de Cartagena), el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, habría mantenido una conversación con el embajador en España de Israel, Daniel Kunter, al que habría trasladado el malestar del Ejecutivo español por la injerencia israelí en el "procés" y le habría preguntado abiertamente por la supuesta colaboración del gobierno sionista en este plan de activación de una organización terrorista en Cataluña.

 

Y les detallábamos (hace casi ya dos meses) cómo Israel estaba detrás del intento de activación de una organización terrorista en Cataluña a partir de los jóvenes radicales de ARRAN, un intento que ya se fraguó en diferentes versiones con anterioridad y con distinto resultado: PUATerra Lliure,Maulets y el Exèrcit Popular Català.

 

También les ofrecíamos puntual información referente a que el CNI tendría perfectamente identificados a miembros de la organización ARRAN -que ya ha realizado numerosas acciones de terrorismo callejero -en la región catalana, el Reino de Valencia y las Baleares (lo que ellos denominan "Paises Catalanes") que, en los últimos meses, se habrían desplazado en varias ocasiones hasta Israel para recibir formación en el manejo de armamento y material explosivo, una información que había provocado un auténtico cisma dentro del CNI a cuenta de la información que manejan los servicios secretos y la injerencia, una vez más, de la vicepresidenta del Gobierno que estaría anteponiendo sus intereses políticos a una cuestión que afecta gravemente a la seguridad nacional.

 

Y no nos tomaron en serio.

 

[Img #10404]Ahora ya no es una advertencia: se trata de un hecho. El terrorismo independentista catalán ha llegado y lo hace para quedarse entre la ineficacia absoluta de una policía que debería ser disuelta de inmediato, los Mossos de Escuadra (el cuerpo policial de Carlos Puigdemont) y la caricaturesca existencia de unos servicios secretos españoles dignos de Mortadelo y Filemón.

 

Y si creen ustedes que me excedo, ahí están los últimos logros del CNI:

 

1.- Atentados yihadistas de Barcelona y Cambrils: el CNI no se había enterado de nada.

 

2.- Localización de dónde se imprimían las papeletas del referéndum ilegal:el CNI no supo localizar nada.

 

3.- Localización de dónde se fabricarían las urnas para el referéndum ilegal:el CNI no encontró nada.

 

4.- Localización de dónde se ubicarían los colegios electorales: el CNI fue incapaz de enterarse de nada.

 

5.- Huida de España de Carlos Puigdemont: el CNI fue incapaz de hacer el seguimiento de una persona y de detectar sus movimientos; el CNI no se enteró de nada.

 

6.- Huida de España de Joaquín Forn, Merichel Borràs, Merichel Serret, Dolores Bassa y Antonio Comínconsejeros depuestos de la Generalidad: el CNI tampoco supo nada.

 

7.- Huida de España de la imputada Anna Gabriel: el CNI nada de nada.

 

8.- Huida de España de la imputada Marta Rovira: el CNI, por supuesto, tampoco se enteró de nada.

 

9.- Cuando la policía alemana detiene a Carlos Puigdemont le acompañaba como escolta dos agentes de los Mossos de Escuadra: los servicios secretos españoles, que se supone desplazaron agentes hasta Bélgica para hacer un seguimiento diario del fugitivo, también se enteraron por la prensa: el CNI no sabía nada.

 

10.- Primer atentado terrorista con explosión de una bomba en un concesionario de coches de Barcelona: Ni información ni contravigilancia. El CNI, para variar, no sabía nada. 

 

El CNI cuesta al Estado 261 millones de euros: ¿para qué narices sirven los servicios secretos españoles? ¿por qué no destinar esa partida presupuestaria -por ejemplo- a investigar el desarrollo de nuevas formas de aprovechamiento comercial de la butifarra catalana?

 

El director del CNI, el general Félix Sanz Roldán -como hacen en España con todos los inútiles-  debería recibir un ducado  -como Adolfo Suárez- e incluso lo mismo que al expresidente, poner su nombre al aeropuerto de El Prat de Barcelona y retirarse al mejor geriátrico del que dispongan las Fuerzas Armadas: jugar la partidita de dominó con sus compañeros, dar largos paseos por el jardín y, en todo caso, encargarle los turnos de vigilancia de la residencia.

 

¿Saben por qué sigue el general Félix Sanz Roldán al frente de los más torpes servicios secretos del mundo?

 

[Img #10407]

Por la cantidad de favores que le debe el Emérito Rey Juan Carlos, no sólo en la gestión de su "escapadita" a cazar elefantes a Botswana -acompañado de una princesita sin principado, de nombre Corinna y cuyo adulterio hemos sufragado todos los españoles- sino, muy especialmente, por cómo el CNI ha actuado al servicio de los intereses privados de la Casa Real en esconder sus negocios con un hijo de Jordi Pujol y el fallecido (no sé si alguna vez sabremos si asesinado o no) Emilio Botín, una gestión para lo cual los servicios secretos no escatimaron esfuerzos, incluso, para desprestigiar a una juez, Coro Cillán, a la que dstrozaron la vida de tal manera que pasó del estrellato de los juicios del 11 M a la absoluta indigencia y a dormir en las bocas de metro de Madrid.

 

Esa es la única razón por la que aún permanece al frente del CNI el más ridiculizado de los jefes de espías de todo el mundo.

 

Por eso, al general Félix Sanz Roldán debe resultarle mucho más importante para la seguridad nacional el seguimiento de cada paso que da, la escucha de cada conversación telefónica que mantiene, el informe de todas las personas con las que se reune este periodista que suscribe, que detectar -por ejemplo- la creación de una organización armada en la región catalana que ya nos ha estallado -en forma de artefacto explosivo- a las puertas de un concesionario de coches. 

 

[Img #10405]Y ahí sigue también, sin saber siquiera cómo se conjuga el verbo dimitir, una Soraya Sáenz Santamaría (habrá que dejarse de pretensiones de grandeza usando ese "de" entre el primer y segundo apellido de la hija de un vendedor de ladrillos de Valladolid que pretende emparentarse como familia de un ilustre general de la transición española) la verdadera jefa del CNI -sobre todo desde que logró que Rajoy se lo quitara al ministerio de Defensa (de quien dependía) para ponerlo bajo su mando político-, un mando político cuya gestion para España es un absoluto desastre, pero con excelentes resultados personales para la vicepresidenta que lo usa para vengarse de sus enemigos: véase cómo ha explotado el "caso del Máster de Cristina Cifuentes"... ya ven, yo cada día creo menos en las casualidades

 

Así las cosas España tiene unos servicios secretos peores que los de Zimbabue; nuestra seguridad nacional (o mejor sería decir nuestra inseguridad nacional) está en manos de una niñata ambiciosa que no dudará en vender España y destruir lo poco que queda en pie de su corrupto partido político, con tal de conseguir su sueño de presidir el gobierno.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress