Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Andrés Hernández Martínez
Miércoles, 4 de abril de 2018
Opinión de Andrés Hernández Martínez para La Tribuna de Cartagena

¿Vergüenza?

Guardar en Mis Noticias.

 

[Img #10450]

En este país casi todo está permitido. Aquí, los de mente deslucida, los tragaldabas tienen su sitio y posiblemente por delante del pueblo llano y trabajador, hace ya años que se instauró un oficio aséptico, lo que se conoce como el oficio político, que no politólogos, únicamente la recomendación de turno es el aval necesario para su desempeño, otra cosa es lo que se haga.

 

De esta forma vemos, como un ejemplar pueblo español es vacilado y ninguneado por los iluminados politos en Cataluña, y simplemente, en espartana microcirugía reparadora la incompetencia va a suturar poco a poco las heridas causadas por esta metástasis política que es, el abuso de autoridad y el enriquecimiento de los dirigentes catalanes, a costa de la salud, el trabajo y el bienestar de 7 millones de moradores de las provincias de Cataluña y allende” las fronteras provinciales, ¿se acuerdan? Barcelona, Gerona, Lérida y Tarragona. Y sobre todo con una respuesta tibia del gobierno de España, lo pagará en las urnas. Máxime por el efecto contagio con el País Vasco y otras comunidades que se creen el culo de España.

 

Cuando vemos a sus representantes políticos en el parlamento nacional o en el propio albero catalán, nos sorprende como pueden llegar a estar viviendo del cuento impunemente bajo la frustrada y estéril señera, y siguen jodiéndonos, y siguen en su mundo de papel pinocho, y son los menos agraciados en todo, intelectualmente y demás tristes aspectos…, pero como decía mi madre, a todos los tontos les da por lo mismo, robar y jodernos. Robar, y para muestra el botón del clan Pujol, sinvergüenzas con marchamo catalán, como aquél chorizo de antaño que comprábamos en la tienda de barrio para el bocadillo. Tras ellos, su heraldo actual, el niñato y pijo catalán Mas, Convergencia o Pdcat y demás..., amparándose en su frustración independentista, donde se creen todavía, en el siglo XXI, que mantienen un feudo como en el medievo, estanco y particular -alguno hasta el derecho de pernada-. Y yo me pregunto, ¿cómo es posible ver el rosario vergonzoso de personajes del teatro de lo absurdo catalán, y seguimos aguantándolos…? Miedo, ineptitud, torpeza, incapacidad y sobre todo incompetencia, de todo un poco, otros con uniforme ya estarían pagando y atragantados por la Constitución y eso no es justo para los españoles.

 

La “república independiente de Cataluña” –minúscula- me suena a un eslogan mercantil, a IKEA, donde solo falta para escenificar el anuncio televiso una silueta del Sr. Puigdemont y su grupo de colegas de bar en un felpudo, otrosí en breve podríamos ver al nuevo partido creado por Ibáñez sarcásticamente a modo de comic, porque al final se traduce en una tragicomedia con tintes de personajes del TBO, ahí está Tabarnia en clave irónica, no desentonaría en el “Parlament”.

 

Tengo claro que el sostenimiento encubierto de estos dirigentes de la butifarra huidos y cazados, presos y recelosos, y podemos aburrirnos en citar prevaricaciones y corruptelas en Cataluña, y más acá, son estudiadamente desarrolladas a costa de los currantes catalanes, todos, tanto los de pata negra, si quedan…, como los charnegos sobre todo que diría Paco Candel en sus “Otros catalanes” sufren el alocado y frustrado procés.

 

Estos delincuentes del Palau, de las ITV´s, del 3%, del porro y la chancla, del flequillo y la coleta con barretina, los burgueses del caganet y la chistorra, han vivido como parásitos y viven de su entramado mezquino y filibustero, y me pregunto como todavía les siguen aguas [email protected] ¿Ciegos?, ¿sordos?, ¿o simplemente tontos? No tengo ninguna duda de que en su mezquindad está su cobardía, en el momento que se les prenden, se les arresta, se les someta a la lenta y esquiva Justicia española, se les acaba la tontería.

 

 La pomada al final se seca o se acaba de tanto usarla, como el amor y la comprensión, y el Gobierno está siendo demasiado holgazán y descuidado con estos cacos de postín, ladrones de guante blanco entrelazados en la democracia con lazos amarillos y almorranas petulantes, gentuza, porque son dictadores de la arrogancia y autócratas de la mentira, están sometiendo al pueblo catalán a penurias y recortes vitales para sus sistemas capitales y, a una sumisión medieval, una innoble tardo burguesía catalana, una tropa sin dignidad alguna que no tienen pudor en dejarse hacer vejaciones por los antisistemas, por los anarquistas “rompe-todo” y tentetiesos, tunantes que hacen de su propia ignorancia y falta de dignidad su negocio social.

 

 He leído que “la vergüenza es una sensación de ridículo y desnudez psicológica o moral, un sentimiento desagradable y humillante, que provoca remordimiento de conciencia y miedo a perder el aprecio y el respeto de los demás. Cualquier persona ´normal´ experimenta vergüenza si es sorprendida en falta o cometiendo una acción indecorosa, si se descubre que su actitud es “hipócrita” o que su conducta es reprochable, ilegal o ´inmoral´. De ahí, que la vergüenza constituye un importante regulador del comportamiento social, un freno contra la deshonestidad y un indicador de calidad humana”. Creo que está todo dicho. La vergüenza es la “ajena”, la que sentimos los españoles por tanto ridículo menstrual catalanista que no catalán.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress