Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Ramiro Grau Morancho
Lunes, 9 de abril de 2018

El PNV chantajea al gobierno de España

Guardar en Mis Noticias.

 

          Es posible que me equivoque, pero barrunto adelanto electoral en 2019, o incluso antes, coincidiendo con alguna de las elecciones, municipales y autonómicas, pendientes.

          Es posible que incluso las tres elecciones juntas, aunque en este caso los españoles, cada día más tontos, “gracias” al exceso de televisiones, públicas y privadas, y una enseñanza cada día peor, podríamos hacerlos fácilmente con la picha un lío, y votar a Rajoy para alcalde del pueblo, y al candidato a alcalde para el parlamento nacional, que cosas más raras se han visto.

          Y eso en el supuesto que Rajoy vuelva a ser candidato, que lo dudo mucho, salvo que además de vocación de registrador de las propiedades ajenas, la tenga también de enterrador de partidos políticos, en este caso concreto, del PP.

          Las sucesivas promesas a todo el mundo, subida de sueldos a los médicos, equiparación salarial de los guardias civiles y policías nacionales con los mozos, ertzainas y policía foral navarra, que ganan tanto como los médicos, dicho sea de paso, incremento de las pensiones –aunque el sistema esté en quiebra-, y, por supuesto, sin molestarse en reformarlo, etc., en fin parece la jugada maestra de un tahúr político, propio de aquellos tiempos del “puedo prometer y prometo”, o “prometer y prometer, hasta meter, y luego, si te he visto, no me acuerdo”…

          En definitiva, que no es lo mismo dar que prometer, y que los gobiernos difícilmente pueden competir con los partidos de la oposición, sobre todo a la hora de prometer lo posible, y hasta lo imposible.

          Esto me recuerda a un viejo candidato cunero, de la época del Conde de Romanones, más o menos, a quien su asesor, que era un lelo, como la mayoría de los asesores, le susurró que tenía que prometer un puente en una determinada población… Así lo hizo, pero los lugareños se quedaron estupefactos, pues era un pueblo de secano, y por allí no pasaba río alguno.

          Al manifestar alguno su extrañeza ante el candidato, pues no tenían río, éste contesto ufanamente, ante el público: “pues os traeremos un río”.

          ¿Será por dinero, debió de pensar el ilustre prócer? Al fin y al cabo, a él lo único que le interesaba es que le votaran, y si tenía que prometer lo imposible, pues se prometía, y santas buenas pascuas, que hay más días que longanizas.

          En definitiva, lo que quiero decir es que el PP ha emprendido una carrera hacia el populismo, que no le superan ni los podemistas.

          Pero se ha encontrado con la orna de su zapato, que se llama el PNV, con sus 6 diputados, es decir menos de un dos por ciento del Congreso, que son 350 diputados, o más bien medio centenar de miembros, y unos trescientos culoparlantes, o más bien culovotantes.

          El PNV exige –en realidad chantajea- al gobierno con que debe retirar la aplicación del artículo 155 de la Constitución a sus amigos separatistas catalanes, o, caso contrario, no apoyarán los presupuestos generales del Estado, con lo cual el PP solo podrá gerenciar España, pero no aumentar el gasto público, y por ende la recaudación –más bien extorsión- fiscal.

          ¿Qué nos deparará el destino…?

          Pronto lo sabremos, aunque del PP actual, y de Rajoy, en particular, no espero nada bueno…

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Martes, 10 de abril de 2018 a las 09:59
Pilar
No se de que se extraña, señor Grau, la verdad...
Los españoles llevamos CUARENTA AÑOS sometidos al CHANTAJE DE LOS PARTIDOS SEPARATISTAS Y REGIONALISTAS: CIU, PNV, CC, PAR, etc.
Solamente veo una solución, que es reformar la ley electoral, para que este tipo de partidos sectoriales, de parte de España, solo puedan concurrir a las elecciones locales y autonómicas de su demarcación territorial.
Así sucede en Alemania, por ejemplo, y todo el mundo lo ve bien.
¿Y acaso Alemania no es una democracia...?
(Además de unos cabrones, claro está, vistos sus desprecios hacia España y los españoles).
Fecha: Lunes, 9 de abril de 2018 a las 21:45
Antonio
ESPAÑA no puede ni debe aceptar CHANTAJE ALGUNO.
Urge reformar la LEY ELECTORAL, para que los partidos autonomistas y separatistas no puedan concurrir a las elecciones generales.
Así sucede en ALEMANIA, por ejemplo, y no creo que les vaya tan mal.

La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress