Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Redacción Deportes La Tribuna de Cartagena
Martes, 10 de abril de 2018
fútbol. crónica cuartos de final champions league (partido de vuelta)

Patético Barça (3-0)

Guardar en Mis Noticias.

La Roma humilló al conjunto blaugrana. Superior desde el minuto uno, le dio la vuelta a la eliminatoria con un gol de Manolas a falta de ocho minutos y se clasifica para semifinales.

Los de Valverde hacen el mayor ridículo de su historia en competición europea.

Roma; Allison, Fazio, Manolas, Juan Jesús, Kolarov, Florenzi, De Rossi, Nainggolan (El Shaarawy 77'), Schik (Under 73'), Strootman y Dzeko

 

Barcelona; Ter Stegwen, Jordi Alba, Piqué, Umtiti, Semedo (Dembélé 85'), Busquets (Alcácer 85'), Sergi Roberto, Iniesta (Gomes 81'), Rakitic, Suárez y Messi

 

Resultado; 1-0 Dzeko (6'), 2-0 De Rossi, de penalti (58'), 3-0 Manolas (82')

 

Árbitro; Turpin (francés). Mostró cartulinas amarillas a los locales Fazio y Juan Jesús y a los visitantes Piqué, Messi y Suárez

 

Incidencias; Partido de vuelta de los cuartos de final de la Champions League disputado en el estadio Olímpico de Roma ante 56.580 espectadores

 

[Img #10595]

 

 

Patético, lamentable, vergonzoso...todo es decir poco. El Barça cayó eliminado tras caer tres a cero ante la Roma. Fue humillado y eliminado justamente ante un equipo, en teoría, muy inferior. Se puede decir con toda seguridad que ha sido el mayor ridículo del equipo catalán de toda su historia en la Champions League.

 

Los de Valverde salieron de sobrados al estadio Olímpico y se llevaron una gran bofetada. Todo parecía más que resuelto con el 4-1, con mucha suerte, de la ida. Pobres ingenuos.

 

La eliminatoria estaba prácticamente imposible para los italianos, pero al menos querían dejar claro que el cuatro uno de la ida no fue nada justo. Mereció la Roma mejor resultado y querían dejar un buen sabor de boca ante su afición.

 

Desde el minuto uno, el conjunto local se comió literalmente al culé. Presionó, asfixió la salida de balón de los de Valverde, que no sabían ni que hacer. Fue a por el partido y obtuvo su recompensa a los seis minutos, cuando Dzeko aprovechó un balón largo para establecer el uno a cero. El Olímpico creía y los jugadores se animaban, aún más.

 

El equipo catalán fue un juguete roto en manos de la Roma, que asustó a los culés. Messi, desaparecido; Iniesta, asustado; Rakitic, no quería ni tocar la bola...hasta Ter Stegen creó dudas bajo palo.

 

Y es que sólo Piqué aguantó el tipo en estos primeros 45 minutos en los que hubo un único equipo sobre el terreno de juego, La Roma. Pudo irse al descanso los visitantes con algún gol más en contra, ya que los italianos dispusieron de alguna que otra ocasión, a base de un juego basado en balones largos a Dzeko para que se pelease el bosnio con la poblada defensa blaugrana. Aún así, con un juego tan simple, el Barça sufrió y de lo lindo. Descanso.

 

[Img #10597]

 

 

Después del ridículo mostrado en los primeros 45 minutos, todos los presentes y entendidos pensaban que la imagen del Barça cambiaría tras la reanudación. Que aprovecharía una contra, ya que la Roma estaba totalmente volcada, para marcar un gol y matar el partido. Otra equivocación.

 

Los segundos 45 minutos fueran una copia de los primeros. Siguió empujando el equipo local a base de coraje y muchos balones largos. Siguió merodeando el área catalana hasta que Dzeko cayó en el área en una lucha con Piqué y penalti claro. De Rossi no falló y dos a cero cuando todavía quedaba más de media hora por jugar. 

 

La remontada imposible parecía tomar cierta credibilidad. Y es que el Barça estaba totalmente desaparecido. No hizo nada. No disparó a puerta. Ni lo intentó. Dejó pasar el tiempo jugando con fuego.

 

Mientras tanto, la Roma a lo suyo. Siguió acercándose. Naionggolan avisó con un disparo flojo dentro del área. Se acercaba el final y los de Valverde seguían mostrando un pasotismo digno de ser sancionable.

 

Esta vez no tuvo tanta suerte. En un saque de esquina a falta de ocho minutos, Manolas se adelantó a Jordi Alba y estableció el tres a cero. Nadie se lo creía. El Olímpico estalló mientras los jugadores se echaban las manos a la cabeza. Tanto los de la Roma, como los del Barça. Nadie se imaginaba un resultado así. Tres a cero. El Barcelona eliminado.

 

Fue entonces, con muy poca vergüenza, cuando algunos jugadores se calzaron las botas e intentaron crear algo de peligro. Demasiado tarde. Tuvo Messi una ocasión, pero no llegó bien al balón cuando estaba ante Allison.

 

La última, y única ocasión, por decir algo...la tuvo Dembélé. Con Piqué a la heroíca como delantero, llegó un balón dividido al pico del área que el defensa no toca por poco porque se adelanta el meta de la Roma que despeja, no lo hace fuerte y el esférico le llega a Dembélé con el portero fuera del área, pero su vaselina se marcha alta.

 

No hubo tiempo para más. La Roma mató el partido y al Barcelona. Si algunos radicales culés querían la independencia...ahí la tienen; están fuera de Europa.

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress