Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Diana Bartoiu
Lunes, 16 de abril de 2018
memoria histérica: opinión de Diana Bartoiu

La masacre de Fantana Alba

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Memoria histérica

Diana Bartoiu es una rumana afincada en España -más patriota que muchos autóctonos y más comprometida con Europa que la mayoría de los burócratas sin principios que asientan sus reales en Bruselas-, se suma a este Monográfico "MEMORIA HISTÉRICA" con la conmemoración de un episodio absolutamente desconocido para el público español, pero que es recordado en Rumanía, Moldavia y aun Ucrania: la masacre de Fantana Alba. Aquí está el emocionado y vívido homenaje a las víctimas de esta mujer admirable y encantadora patriota rumana. Esto sí es Memoria Histórica de verdad...

La masacre de Fantana Alba

1 de abril de 1941… cuando tratar de llegar a la Madre Patria se paga con sangre

 

.

 

[Img #10671]

El pacto Molotov-Von Ribbentrop forzó a Rumanía a ceder a la Unión Soviética el norte de Bucovina y Besarabia en el año 1940. Inmediatamente, la administración y el ejército rumanos fueron evacuados y, pronto, el Ejército Rojo y las tropas del NKVD implantaron la dictadura comunista. Sorprendida por los ocupantes, la población tuvo cómo único pensamiento reunirse con sus familias en la Madre Patria, pero las tropas soviéticas pusieron todo su empeño en frustrar cualquier tipo de huida, hasta el punto de reforzar los efectivos destinados a guardar las fronteras. Las autoridades soviéticas decidieron elaborar listas de personas que tenían familiares en Rumanía para ser declarados de inmediato traidores y poder obligarles a realizar trabajos forzados.

 

[Img #10672]

 

Fueron muchos los deportados y asesinados por el mero hecho de querer buscar refugio en Rumanía, pero lo peor estaba por llegar: a principios de 1941, aprovechando las Pascuas, el NKVD lanza rumores de que los soviéticos van a permitir cruzar la frontera con Rumanía sin traba alguna, lo que produce un gran entusiasmo entre la población sometida a la invasión... el gran sueño estaba  punto de cumplirse. El 1 de abril de 1941, gente de distintos pueblos del valle de Siret (Pãtrãutii-de-Sus, Pãtrãutii-de-Jos, Cupca, Corcesti, Suceveni), portando una bandera blanca, estandartes y símbolos religiosos, formaron una columna de más de 3000 personas que se dirigía hacia la nueva frontera. Esperanzados, iniciaron, de manera pacífica, un camino de unos 12 kilómetros, que es la distancia que había que recorrer hacia la Patria. Caminan esperanzados, guiados por los sacerdotes, entonando canciones patrióticas con el corazón henchido por acariciar ya su anhelo. Personas de toda condición, ancianos y bebés, caminan y para ellos no existe ni el cansancio, ni el frío, ni el hambre... [Img #10673]sólo sed de la tierra anhelada… sólo faltan 3 kilómetros.

 

 

 

Al llegar a la Fuente Blanca (Fantana Alba, en la actual Ucrania), las tropas del NKVD les obligan detenerse. Era casi de noche. Habían sido observados durante todo el trayecto mientras se les preparaba el recibimiento en el infierno...las ametralladoras estaban preparadas para la matanza. Empezaron a disparar sin piedad y sin cesar a todo el que llegaba sin poder dar paso atrás por la muchedumbre que llegaba empujando. Cayeron uno tras otro, indefensos ante el terror rojo. Los supervivientes fueron perseguidos y asesinados con las espadas por la caballería. Otros murieron arrastrados por los caballos o ahogados en las aguas del Siret.

 

[Img #10675]

 

Gheorghe  Sidoreac, superviviente, recuerda haber visto el infierno aquella noche...muertos enterrados con los vivos en fosas comunes….se movía la tierra del dolor de las almas que quedaron debajo de la tierra.

 

 

 

Inmediatamente, después de la matanza, los soviéticos borraron cualquier rastro, plantando un bosque 1 y procedieron a las represalias. Fueron perseguidos todos los familiares de los que formaron la columna pacífica, confiscándoles lo poco que tenían o bien obligándoles a trabajos forzados. 13.000 rumanos fueron transportados en vagones para animales hasta Siberia o Kazajstán. Los que trabajan, recibían 300 gramos de pan. Los que no, 150….muchos se vieron obligados a comer hierba para aliviar el hambre.

 

[Img #10674]

 

Según Stalin, el criminal bolchevique, el símbolo del mal, los millones de crímenes son sólo una estadística. Se desconoce exactamente el número de muertos y apenas se habla de ello. Ni siquiera se estudia en las clases de historia.

Que no decaiga en el olvido semejante barbarie.  ¡¡ Siempre presentes!!

 

 

[1] Lo mismo harían con los cadáveres de los desafectos o sospechosos de desafección en Kurapaty (Bielorrusia). Para más información ver: https://latribunadelpaisvasco.com/not/6131/kuropaty-el-katyn-bielorruso-amenazado-por-la-desmemoria-historica-comunista/

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Lunes, 16 de abril de 2018 a las 10:10
Mijail Bakunao
Un siglo de historia ya desde la implantación del comunismo en el mundo en 1917.
100 millones de asesinados por esa ideología criminal.. Divididos por los cien años, sale a un millón de muertos por año. Repartidos entre la URRS, CHINA, CAMBOYA, CUBA, etc.
El comunismo, la mayor y más canalla estafa ideológica de la Historia de la Humanidad.

La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress