Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

www.latribunadecartagena.com
Domingo, 27 de agosto de 2017
BAJO LA TUTELA DE UNA MONAQUÍA DIMISIONARIA Y DE UN GOBIERNO RENDIDO ANTE EL VACÍO SOCIALDEMÓCRATA

España evidencia ante el mundo las razones por las que Occidente perderá su batalla contra el totalitarismo islamista

Guardar en Mis Noticias.

[Img #4561]

 

Dentro de algunos años, alguien comenzará a escribir la historia de cómo Occidente, bien entrado el siglo XXI, se rindió ante el totalitarismo musulmán y frente al terrorismo islamista, y en ese relato, la manifestación que ha tenido lugar hoy en Barcelona tendrá un lugar preferente como uno de los momentos álgidos de la infamia.

 

La concentración, encabezada por el Rey, convocada por un Gobierno autonómico golpista y agazapada bajo un lema vacuo (“No tinc por”)  escrito en un idioma hablado por una parte ínfima de los españoles, ha mostrado al mundo ejemplos palpables de todos los elementos éticos, políticos y culturales sobre los que se está labrando la caída de la civilización occidental frente a la barbarie nacida del Islam.

 

La vergonzosa marcha del “No tengo miedo” y del “Todos somos Barcelona”, por su incapacidad para señalar a los culpables, por su pavor para nombrar la palabra terrorismo, por su patética exhibición del multiculturalismo demoledor que ha puesto a las principales capitales europeas en estado de preguerra, por su aberrante mezclar de víctimas y verdugos, por su corrosiva exhibición de un “buenismo” empalagoso e inane en el que nadie es responsable de los crímenes cometidos y por su inutilidad para gritar al mundo que los valores sobre los que se levanta nuestra civilización son superiores a cualesquiera otros que nos quieran imponer, se ha convertido en una gigantesca y cínica grosería moral que ha subyugado, como no podía ser de otro modo, a sus organizadores y principales impulsores: la chusma independentista y de extrema-izquierda que se ha adueñado de los destinos de Cataluña.

 

Lo más grave e increíble de toda esta situación es que detrás de estaindecorosa exhibición pública de sentimientos, emociones e imágenes teatralizadas que solamente tratan de apagar, de acallar y de censurar cualquier intento de petición de explicaciones, de responsabilidades, de medidas, de respuestas y de iniciativas frente al terror, se encuentra el Estado español en su conjunto, que bajo la tutela de una monarquía dimisionaria y de un Gobierno del PP rendido al totalitarismo socialdemócrata que asuela Europa, no ha dudado, acompañado de los cantos ceremoniosos de una oposición delirante y de los principales medios de comunicación, en arrastrar a todo el país a un establo lleno de corderos que esperan, entre ositos de peluche, flores, cantos hippies y símbolos pacifistas, ser sacrificados. Por el rito halal, por supuesto.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress