Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Raquel González
Sábado, 2 de septiembre de 2017
Dos profesionales sanitarias relatan a ‘La Tribuna de Cartagena’ la cruda realidad de no tener plaza en el sector de la sanidad pública

"Mañana tienes que estar a las tres en Huesca"

Guardar en Mis Noticias.

 

[Img #4780]Siempre se ha dicho que los interinos sanitarios viven con una maleta hecha en la puerta de casa, y no precisamente porque discutan con su pareja. Sino porque tienen que vivir pendientes del teléfono por si les llaman de algún hospital para ir a trabajar, ya sea para cubrir vacaciones, sustituciones o incluso por cubrir una baja o guardia de 24 horas.

 

Ya sean enfermeros, técnicos de farmacia, celadores o auxiliares de enfermería, entre otros, tienen que estar años y años fuera de sus casas para poder conseguir puntos suficientes para poder trabajar cerca de casa. Rechazar un contrato de una semana, por ejemplo, porque tienen que trasladarse a 600 km de sus hogares es algo que no pueden permitirse muchas personas, ya que ese rechazo le supondría un año de sanción en el hospital. Es el caso de dos trabajadoras de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia que llevan más de dos años sin deshacer las maletas porque saben que en cualquier momento les pueden llamar.

 

Lucía Serrano y Berta García (nombres ficticios), quienes prefieren mantenerse en anonimato, relatan a ‘La Tribuna de Cartagena‘ la cruda realidad de no tener trabajo en el servicio murciano de salud (SMS).

 

“En esta Comunidad es imposible trabajar”

 

Lucía Serrano, 23 años, terminó su carrera de enfermería en julio de 2015 y desde el primer momento sabía que era difícil trabajar en su ciudad, por eso, se inscribió en las bolsas de empleo de otras comunidades autónomas. «Quería trabajar en el hospital público y en Murcia no hay trabajo todo el año para la puntuación que tengo», indica  Serrano en una entrevista, quien destaca que la primera provincia en ofrecerle un puesto de trabajo como enfermera fue Huesca.

 

Era mayo de 2016 cuando su teléfono sonó para ofrecerle un contrato de casi cinco meses. Sin dudarlo, aceptó el trabajo a 700 km de su casa. En la Comunidad Autónoma, le hubieran ofrecido como mucho dos meses en verano por su puntuación y no le hubiera compensado. “En Murcia es imposible trabajar”, recalca.

 

Al igual que Lucía, Berta García, una auxiliar de enfermería de 48 años, también se fue a la Comunidad de Aragón para poder trabajar y sumar puntos. Lleva más de tres años encadenando contratos entre Zaragoza, Teruel y Huesca con el objetivo de poder trabajar algún día cerca de su familia. “Mi propósito es conseguirlo aunque me cueste trabajo. Si no me marchó fuera nunca conseguiré que me llamen del SMS”, señala la auxiliar de enfermería.

 

En la Región no solo les exigen más puntos sino que también tienen que temer un mínimo de oposiciones aprobadas y cuando llevan años sin salir, resulta más complicado.

 

“Al ser hospitales públicos en toda España deberían de ser las mismas leyes,  y no en cada comunidad  distintas para que todos tengamos las mismas oportunidades de trabajar”, expresa la auxiliar de enfermería, quien tampoco entiende porque el sueldo tiene que variar tanto de una provincia a otra.

 

Por si fuera poco, según las interinas, en verano los hospitales de la región no cubren plazas ya que las bajas las cubren los propios trabajadores. “En verano cierran plantas de hospitalización. De manera que mandan a esas enfermeras a trabajar a otras plantas y así se ahorran contratar a gente”.

 

“Necesito cuatro transportes para llegar a mi destino”

 

Vale la pena irse fuera porque tienen trabajo de su profesión y saben que antes o después recogerán los frutos sembrados. “Es una buena  experiencia y también conoces gente en tu misma situación. Te llevas una familia al salir de tu lugar de confort”, indica la enfermera, quien reconoce que tiene ciertas desventajas, no solo porque eche de menos a los suyos, sino porque las comunicaciones no son buenas. “Necesito cuatro transportes para llegar a mi destino”, destaca.

 

Asimismo, estar inscrito en otras bolsas de empleo es un riesgo que corren en el sentido de que les pueden llamar de un día para otro. Con suerte, les pueden avisar con dos semanas. Decir que no a un contrato, ya sea de dos meses o dos días, supone una sanción de un año. “Mañana tienes que estar a las tres en Huesca”, es lo que le comunicaron con una antelación de 24 horas a la enfermera Lucía. Sin tiempo para meditarlo dijo que sí, a pesar de que no disponía de un alojamiento en la ciudad ni billete de tren.  “No deberían de ser tan duros si encima no te da tiempo a llegar”, considera Berta.

 

Encontrar una vivienda cuando ni ellas mismas saben cuánto tiempo van a estar allí, es una de las fases más complicadas. “Cuando te vas poco tiempo nadie quiere alquilarte una vivienda o habitación”, afirma Berta.

 

Tanto Lucía Serrano, como Berta García, saben que merece la pena irse, ya que uno de los mayores retos en esta profesión es puntuar. Así que cuanto más trabajes más puntos obtendrás, aunque sea a 700 km de casa.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Lunes, 4 de septiembre de 2017 a las 01:01
Ana
Si quieres que hablen de los médicos. ...habla tú. ..no van a hablar ellas de los médicos cuando son enfermeras y auxiliares. .es absurdo...hablan de lo.suyo...
los medicos tienen mucho más Respaldo ...hacen lo que quieren y consiguen lo que quieren...por. desgracia ellas tienen que recurrir a estos medios para poder defenderse...y que se sepa la.verdad...Para mi gusto han contado poco...xq si se contara todo....
Fecha: Domingo, 3 de septiembre de 2017 a las 10:55
Juan El Algar
Este tipo de artículos son los que se ganan a la ciudadanía porque un periódico decente le da voz a los débiles e intenta que se conozcan las injusticias. Artículos así de valientes difilmente los vamos a encontrar en otros medios .
Fecha: Sábado, 2 de septiembre de 2017 a las 23:47
Goyo
Esperaba otra actitud de la tribuna de Cartagena en materia de sanidad, primera noticia y ya estamos con mas de lo de siempre, pobrecitos todos en el sms MENOS LOS MEDICOS!!!!
Srpan que en cartagena hay interinos de mas de 11 años con nivel altisimo sin plaza, medicos especialistas con contratos de 17 horas de guardia y la mayoria sacando trabajo a monton con medios precarios..... pero alabar al medico no vende.... no iban a huir del buenismo??? Decepcion

La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress