Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Carlos Roldán
Miércoles, 6 de septiembre de 2017

Ante los fascistas de Cataluña... Tápense sus delicados oídos

Guardar en Mis Noticias.

 

El 7 de octubre de 1934 el Ministerio de la Guerra de la II República Española emitía un parte oficial declarando el estado de guerra para que se retomara la normalidad legal en Cataluña ante el desafío secesionista que en aquel entonces llevo a la proclamación del Estado Catalán. 

 

Al margen de los comentarios bien pensantes que se ofusquen ante la crudeza del término "guerra" que no era sino la forma jurídica que tenía entonces una situación excepcional que reclamaba una restauración de la legalidad y no un choque bélico convencional tal y como lo entendemos, lo que es claro es que la II República no dudó en hacer uso de la fuerza para sacar de las instituciones a quienes las utilizaban para subvertir la Unidad del Estado.

 

Hoy, el Régimen del 78 es incapaz de mostrar una actitud enérgica no ya hacia el Referéndum del 1-0 sino ante todo un régimen segregacionista  e imperialista que bajo las enaguas de la autonomía ha ido pacientemente tejiendo un régimen político que discriminaba por razones de lengua, que ha falseado la historia en los colegios públicos y que ha tomado decisiones de gestión pública por razones de sangre y suelo. 

 

Lo que ha ocurrido en Cataluña no es que no los españoles no hemos sido capaces de "seducir" sino algo mucho más grave: En Cataluña una élite delincuente ha tomado el control de las instituciones y ha azuzado la división y el odio no sólo contra el resto de España, sino contra la mitad del propio pueblo catalán que se ha visto repetidamente discriminada y perseguida por ser y sentirse española. 

 

Si no estuviéramos impedidos por los complejos hacia lo español que preside el Régimen, los nazi-onalistas catalanes estarían en la cárcel hace ya tiempo y sobre ellos se arrojaría una política pública de prevención cultural parecida a la de los totalitarismos del siglo XX. 

 

Si ya de por sí es penosa la actitud del Gobierno, la de la izquierda es aún peor. El PSOE pretende ahondar aún más en las causas que nos han traído hasta aquí pretendiendo que España esté llena de naciones... sabiendo que eso es precisamente el resorte que necesitan para reclamar la soberanía. El reconocimiento de nación es paso necesario para llegar a la soberanía y es justo con lo que el ignorante-guapo, bienintencionado pero ignorante como él sólo- Pedro Sánchez va a conseguir si sigue por esta línea. La "plurinacionalidad" son alas gratuitas al secesionismo. 

 

Podemos sigue hipnotizado por esa trampa histórica trágica que une izquierda con antiespañolismo y que nos tiene a muchos socialistas españoles  sin tener nada ni nadie que votar. 

 

Que a nadie se le escape que es el propio Régimen del 78, la Monarquía Confederal que de facto se amaño en la Transición entre los nacionalistas, la Monarquía y los partidos de izquierda apadrinados por la Trilateral, verdadera artífice de nuestra "democracia". Sin el Régimen del 78 no habría Puigdemont, están escenificando una disputa familiar.

 

El capitalismo, que no es sino un separatismo entre clases, unido al nacionalismo, que es un separatismo entre territorios y a los partidos (partido significa roto) que son un separatismo de ciudadanos son las tres losas que debemos quitarnos de en medio. No nos engañemos, ninguna de las soluciones frente al 1-0 hará sino aplazar el problema. 

 

Sueño con una España unida y republicana, que destierre al capitalismo y no me pienso despertar, por ello soy miembro de La Tribuna de Cartagena.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
4 Comentarios
Fecha: Sábado, 21 de octubre de 2017 a las 00:37
Rada
Estoy contigo y comparto tu inciso Carlos,
.. Esto es vergonzoso e inadmisible, encima en una sociedad y estado de derecho que ha sufrido durante tantos años a los hijos de la gran puta de los etarras y vascos radicales. Esta violencia y acoso son intolerables.

Mi más sincero apoyo, agradecimiento y absolutamente todo lo que por mi parte puedan necesitar a toda esa genye en tierra histil "atricherada" los cuales son ante todo españoles, asi como a los compañeros de la Guardia Civil y Policía Nacional que con su indiscutible profesionalidad y escrupulosa serenidad están en primera línea aguantando a tanto subnormal. Igualmente, tampoco deben de quedar en el olvido, aquellos policías locales y mossos d'Esquadra que se ven ninguneados y acorralados ante esta escalada de sinsentido separatista y a quienes esto hoy, el simple hecho de ir a trabajar, se les torna en una verdadera encrucijada.

Fuerza y honor !!
Fecha: Jueves, 14 de septiembre de 2017 a las 16:58
Gabi33
El independentismo es creado por intereses ajenos a la gente, si se quisiera una España unida sería así desde hace mucho, simplemente con la semilla de la educación desde pequeños.
Fecha: Miércoles, 6 de septiembre de 2017 a las 15:52
Ban Ki Moon
Ojiplático desvelo me traen hasta la sede de NYC la situación en Catalonia donde sujeto a la perversión histórica un nuevo "País Catalá" emerge ubicado en el marco legal de otro que lo aborta per se, no nato en sí mismo.

Azuzada la maniobra desde sectores de la izquierda alejada de la socialdemocracia, más atenta al oportunismo electoralista que a pasar a la historia cual inmortales estadistas. No deben haber comprendido a Nicolás de Maquiavelo en su celebérrimo "El Príncipe" en tanto en cuanto desean hacer prosperar un proyecto desamortizador de la unidad estatal en pos de la vuelta a una suerte de reinos de taifas sustentados en imaginarios colectivos que no avanzan en la línea temporal más allá del s. XIX....Narnias al uso.
Qué partido nacional que aspira a gobernar un país trae en su programa un diluir territorial sin coste electoral? a menos territorio más votos? los independizas una vez independizados votarán a un partido español?
No me tiene menos perplejo el encasillamiento dentro del marco jurídico del Derecho Internacional de este nuevo estado: una nación sin soberanía recaería en el pueblo español. Irracional. Qué todos sean naciones!!! Tú también!! J.R.G.
Fecha: Miércoles, 6 de septiembre de 2017 a las 14:23
Joseg
Ante el nacionalismo, la respuesta debe ser internacionalista y solidaria con todo el mundo, independiente de la tierra o lugar de origen de las personas. Tanto con Cataluña, como en España como fuera de España

La Tribuna de Cartagena • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress