Lunes, 19 Noviembre 2018
Cambian el nombre al mercado de Navidad para no ofender a los musulamnes. ¡Hasta dónde llega el esperpento con el buenismo y la inmigración!


Cambian el nombre al mercado de Navidad para no ofender a los musulamnes. ¡Hasta dónde llega el esperpento con el buenismo y la inmigración!

Bélgica, ciudad de Brujas, llega el esperpento. Por ella pueden recorrer sus calles personajes

De fuera vendrán y de casa nos tirarán. Celebrar la Navidad en silencio para no ofender a
Bélgica, ciudad de Brujas, llega el esperpento. Por ella pueden recorrer sus calles personajes como Puigdemont y muchos musulmanes.

 



Publicación del Diario HLN de Bégica

Todavía queda población autóctona, cada vez son menos pero aún son mayoría. Sin embargo su voluntad está plegada a la dictadura de la corrección política.

De toda la vida se ha celebrado un impresionante “Mercado de Navidad” pues Brujas tiene uno de los centros medievales mejor conservados de Europa. Pero este año ha fallado algo.

Parece que algún genio le ha dado por pensar que eso de la Navidad podía ofender a los musulmanesY por primera vez en siglos no se llamará Mercado de Navidad sino “Mercado de invierno” (‘wintermarkt’). 

También las luces de colores se eliminarán para evitar ambiente festivos y se recurrirá a luces “neutrales”. Esperemos que no fusilen a Papa Nöel.

Entre Puigdemont y los musulmanes Bélgica está acabada.

Comenta esta noticia




La Tribuna de Cartagena

GRUPO TRIBUNA DE ESPAÑA