Martes, 23 Octubre 2018
Castejón y Aznar de visita en Ambulancias Martínez Castejón y Aznar de visita en Ambulancias Martínez

Varias sanciones de inspección de trabajo y dos sentencias de derecho fundamentales

Ambulancias Martínez, el principio del fin

Supuesto fraude a la Seguridad Social por un valor de 3.700.000 euros. Ambulancias Martínez, que 'gobierna' en Cartagena en los últimos cincuenta años, podría cambiar el nombre y asociarse con otro empresario para volver a presentarse a concurso público

¿Quién no conoce en Cartagena a Ambulancias Martínez? Tienen el monopolio de las ambulancias en Cartagena durante los últimos cincuenta años. Ya de por sí eso es bastante raro. Nadie tiene tanto tiempo el dominio sobre un sector. Pero bueno, vayamos por partes.

Actualmente, Ambulancias Martínez (servicio programado) y Murciana de Asistencia y Emergencia (servicio de emergencia), que son del mismo dueño, tienen dos contratos públicos con la Consejería de Sanidad, al margen de tener un servicio privado (Levante). Los contratos públicos terminaron el 30 de julio, pero se le ha dado una prórroga de seis meses. Llama la atención la verdad, cuando en Murcia no se le concedió ninguna prórroga a SSG al no cumplir las bases del concurso...Ambulancias Martínez, supuestamente, ha cometido más irregularidades y sí se le ha dado la prórroga...¿curioso, no?

En definitiva, un chollo que se traduce en muchos ingresos, pero que lógicamente requiere de una gran plantilla para sacar adelante el trabajo. Y ahí viene el problema. Sus trabajadores están totalmente enfrentados a su empresa. Decenas de denuncias (la primera en 2016) que podrían ser el principio del fin de Ambulancias Martínez. Denuncias por presunta explotación, doblando turnos y sin jornadas de descanso. Sin cobrar horas extras, ni cotizando en la Seguridad Social. Un fraude a todas luces de Ambulancias Martínez a la Seguridad Social por un importe total de casi cuatro millones de euros.

Hasta 23 denuncias por horas no pagadas. Algunos han llegado a denunciar en dos ocasiones. 

La empresa ha tenido que desembolsar por dichas denuncias hasta 25.000 euros en algún caso. En las primeras cinco denuncias se llegó a un acuerdo, pero ahora han cambiado la estrategia. Ahora recurren y esperan al juicio.

No obstante, dichas denuncias dejan bien claro que hacía falta más personal para el buen funcionamiento de la empresa con los servicios contratados por la Consejería de Sanidad.

Ambulancias Martínez incrementa su plantilla un 35%. Contratan 'en prácticas' a 45 trabajadores nuevos. La plantilla supera ya los cien, pero el supuesto fraude ya está sobre la mesa. La empresa ocultaba la cotización de las horas extras de sus trabajadores. Ésto se traduce en un fraude a la Seguridad Social por un total de 3.700.000 euros por los años que ha durado el contrato.

 

Y más denuncias

 

El problema al que se enfrenta Ambulancias Martínez es más grave de lo que pensamos. Sus trabajadores ya no aguantan más. Supuestamente, se han visto explotados y han sufrido acoso cuando han denunciado. Ahora no se callan una y han sacado a la luz todos los trapos sucios. "Hemos llegado a ver como un compañero que llevaba tres días seguidos trabajando, lo mandaban a Madrid a realizar un servicio y cuando volvía, después de la paliza de viaje, tenía que seguir con su turno. No había descanso, con el peligro que eso conlleva para una persona que lleva una ambulancia", comentó uno de los denunciantes a La Tribuna de Cartagena.

Y aún hay más. "Hemos visto mucha injusticias mientras ellos chupaban del bote. Como, por ejemplo, cambiar las ruedas a una de las ambulancias para pasar la ITV. Una vez pasada, se le volvían a poner las viejas...también nos decían que 'robásemos' material de los hospitales a los que íbamos para reponer el de la ambulancia. Nosotros mismos manipulábamos las balas de oxígeno. Hacíamos las mezclas y las rellenábamos, cuando hay empresas específicas para eso...un desastre y nos decían que si no estábamos contentos, ahí teníamos la puerta. Una injusticia y encima acoso y amenazas a los que denunciamos".

De todo ésto hay pruebas y respaldo de algunos partidos políticos que exigen que se tomen medidas al respecto. Pruebas de varias sanciones de inspección de trabajo y dos sentencias de derechos fundamentales; una que se declaró despido nulo porque el trabajador previamente denunció en inspección, la cual es firme por el TSJ. La otra, por acoso y no respetar el derecho sindical, sancionada con 15.000 euros. En este caso, la sentencia es firme, pero la empresa recurrió y está pendiente del TSJ.

Ojo, a pesar de todo ésto, se han presentado al nuevo concurso público, del que el plazo ya está abierto. "Al parecer, piensan cambiar el nombre y asociarse con otro empresario para seguir chupando del bote", destacó otro de los denunciantes.

Lógicamente, sería una vergüenza que el Servicio Murciano hiciese la vista gorda ante tal fraude a la Seguridad Social por parte de Ambulancias Martínez, si se demuestra que así es. Lamentable que pueda optar al nuevo concurso público.

 

¿Amiguismos?

 

Pero ésto que ha salido a la luz ahora no es cosa de un día. "No me creo que la Consejería de Sanidad no estuviese al tanto de este fraude. Era un secreto a voces y llevamos mucho tiempo denunciándolo. A pesar de todo, siempre ganan el concurso público. Entre unas cosas y otras, llevan cincuenta años con el monopolio de las ambulancias en Cartagena y eso no es normal. En ninguna Comunidad Autónoma pasa eso. Miren, en Murcia sin ir más lejos, han pasado dos o tres empresas distintas en los últimos años. Aquí siempre los mismos. Ahora está abierto el plazo para el nuevo concurso, pero ellos siguen mandando. Le han dado una prórroga de seis meses a pesar de todo esto. Siguen chupando del bote, mientras que en Murcia, a SSG, no le han dado la prórroga por mucho menos. Algo no huele bien", afirmó.

¿Y qué tiene que decir el sindicato de los trabajadores, UGT, cuya misión es mirar por el trato justo a los empleados? Nada. Para variar...nada...

"Creemos que son partícipes del fraude. Es vergonzoso. Cada vez que hay un juicio, ¡sale en defensa de la empresa! No son parciales. Son partícipes del fraude. UGT es la empresa", destacó el trabajador de Ambulancias Martínez a la Tribuna de Cartagena de manera contundente.

Parece ser que los empleados de la empresa de ambulancias tienen poca ayuda o ninguna. Ni la de la actual alcaldesa de Cartagena, Ana Belén Castejón.

"En 2015, cuando era vicealcaldesa, un compañero nuestro se puso en contacto con ella para hacerle saber el problema que teníamos. Ella dijo, y tenemos pruebas, que nos ayudaría. El tiempo pasó y en abril de 2016 se hizo unas fotos en Ambulancias Martínez y los puso por las nubes en las redes sociales, destacando el servicio que hacían en el ámbito sanitario y dándonos con la puerta en las narices", terminó de decir el empleado de la empresa.

Ambulancias Martínez, una empresa que ha tenido el monopolio del sector en los últimos cincuenta años, con, supuestamente, muchos amigos en las altas esferas, se encuentra, a día de hoy, entre la espada y la pared. Supuesto fraude a la Seguridad Social por un valor de casi cuatro millones de euros y decenas de denuncias de sus trabajadores hacen, en teoría, que no pueda seguir 'triunfando' en el concurso público, al menos bajo el nombre de Ambulancias Martínez...

Por último, La Tribuna de Cartagena ha sabido que los trabajadores han interpuesto una demanda de conflicto colectivo, a través de CGT (juicio en el mes de octubre), porque Ambulancias Matínez les ha quitado de la nómina una media de 500 euros, ya que la empresa se encuentra en número rojos (otro motivo por el que no pueden presentarse a concurso público). Le quitan dicha cantidad de la nómina en concepto de incentivos, derecho adquirido. Al parecer, la empresa se escuda en que tiene que tomar esta decisión para hacer frente a las sanciones por las denuncias puestas por los trabajadores. Mala gestión y pagan el pato los trabajadores.

Sobre el Autor

Director de La Tribuna de Cartagena.

Redes Sociales

Comenta esta noticia




La Tribuna de Cartagena

Director: Daniel Negroles.