Jueves, 19 Julio 2018
Estrategia más que peligrosa y denunciable para conseguir lo que uno quiere Estrategia más que peligrosa y denunciable para conseguir lo que uno quiere Imagen: Twitter

El individuo en cuestión ya protagonizó un hecho similar hace un año, exigiendo 3.000 euros y un bocadillo

Un hombre rumano, encaramado en la concatedral de Cartagena en Murcia. Patética estrategia para reivindicar que ha sido estafado

Lamentable estrategia que ya le funcionó la última vez. Ahora dice que ha sido estafado por su abogado tras recibir una indemnización de 8.000 euros por un accidente de tráfico

Si coló una vez, pues a probar otra vez. Tras dos horas de negociaciones, el individuo, de nacionalidad rumana, ya se encuentra en suelo firme. Pero esa no es la noticia. La noticia es la poca vergüenza que tienen algunos para dar la nota.

Este personaje se encaramó a primera hora de la mañana de hoy a la Catedral De Murcia. Bueno, a la catedral de Santa María de Cartagena en Murcia. Fueron muchos los sorprendidos, pero no tanto cuando la Policía Nacional informó de que se trataba del mismo hombre, de nacionalidad rumana, que allá por noviembre de 2017 utilizó la misma estrategia para exigir un bocadillo y tres mil euros. Lo del bocadillo es lo más lógico del mundo. Todo ser vivo tiene derecho a comer, pero lo de los tres mil euros...

Pero claro, estamos en España, donde todo aquel que viene de fuera y pide se le da. Lógicamente, cualquiera se apunta al carro y algunos montan un circo para exigir porque sí. ¿Qué le va a suceder? Nada. No va a ser detenido por montar tal bochornoso espectáculo. No tiene nada que perder y mucho que ganar.

Este hombre, que hizo exactamente lo mismo hace un año, ha vuelto a encaramarse a lo más alto de la concatedral de Cartagena en Murcia y esta vez para reivindicar que ha sido estafado por su abogado. Al parecer, y siempre según el protagonista de esta tragi-comedia, cobró hace poco 8.000 euros de un accidente de tráfico ocurrido en Castellón. Supuestamente, su abogado se quedó con parte del botín, al margen del 10% pactado por sus honorarios.

Por ello, este hombre ha protagonizado tal pobre espectáculo, exigiendo que se haga justicia por el 'robo' cometido por su abogado mientras la supuesta víctima se recuperaba del supuesto accidente en el hospital.

¿Qué piensa hacer ahora la autoridad correspondiente en la materia?, ¿ le dará lo que pida? Si acceden a su estrategia, no es de extrañar que en poco tiempo tengamos a cientos de inmigrantes ocupando la Catedral de Murcia por los cuatro costados. No son maneras y, al margen de que tenga razón o no, deben imponer la multa estimada.

Ojo, La Tribuna de Cartagena no va a juzgar que se tomen medidas de este calibre cuando la situación lo requiere, pero no por cosas de este tipo. No es la primera vez que esta persona hace algo así. Por algo será.

Destacar por último que el hombre bajó tras dos horas de negociaciones con la Policía Nacional. La última vez costó un poco más. Tuvo que venir el Cónsul de Rumanía para que se tranquilizara y abandonase la Catedral.

 

Sobre el Autor

Equipo de redacción.

Redes Sociales





La Tribuna de Cartagena

Director: Daniel Negroles.